El Salvador: estudiantes bajo riesgo

Niños en escuela en El Salvador
Image caption Un grupo de niños de Primaria de la escuela Norberto Marroquín juega durante un descanso.

El homicidio de una alumna de seis años de edad de una escuela rural de El Salvador es el último caso de una ola violencia que arremete contra los estudiantes del sector público en ese país.

La menor fue decapitada por sus captores luego de ser secuestrada rumbo a la escuela porque su madre no pudo pagar una extorsión de US$50.

El resto del cuerpo de la niña fue encontrado días más tarde ante el estupor de toda la comunidad escolar que tiene miedo a ser la próxima víctima.

Pese a la atrocidad del crimen, este es uno más de las estadísticas frías que protagonizan alumnos de primaria y secundaria que mueren de forma violenta en El Salvador.

En lo que va del año, sgún la policía, un mínimo de 31 escolares han sido asesinados por pandillas (sin pertenecer a ellas).

De acuerdo a los cuerpos de seguridad, los estudiantes viven en riesgo en las zonas rurales del país y en las zonas semirurales de la capital. La mayoría de estos homicidios sigue impune.

Los hechos

La edad de las víctimas oscila entre los 18 y los 6 años de edad, como es el caso de Marlene Alejandra, la niña de la escuela rural.

La Policía Nacional Civil (PNC) aduce que ninguna de estas muertes se debe al hecho de ser estudiantes, sino al riesgo de vivir en zonas donde hay incidencia de maras o donde persisten las extorsiones denominadas "rentas" en la jerga de las pandillas.

El jefe de la División de Investigación de Homicidios (DIHO), Marco Tulio Lima, le explicó a BBC Mundo que donde secuestraron y decapitaron a la menor "no es un zona catalogada de alto riesgo, sino de riesgo a nivel medio".

Incluso, "hay patrullajes de las unidades combinadas del ejército y la policía", agrega Lima.

Sin embargo la semana en que fue secuestrada esta niña, otros dos estudiantes fueron asesinados por desconocidos en un paraje rural, una docente fue atacada en un punto de asalto y el hermano de una escolar de primaria fue acribillado luego que la llevó a clases en el municipio de Mejicanos.

En esta localidad fue cometida la masacre del transporte público donde pandilleros calcinaron a 16 pasajeros el pasado 20 de junio.

¿Sin miedo?

Image caption Un alumno sale de una escuela ubicada en la zona rural de Verapaz, en la provincia de San Vicente.

En paralelo, el gobierno en turno busca recuperar la confianza en algunos centros escolares en zonas de riesgo a donde ha llegado con la promesa de que las autoridades de Educación y Seguridad Pública ganarán el pulso contra la violencia.

En junio pasado, el Ministerio de Educación (MINED) inauguró la campaña "Aprender sin miedo" en coordinación con la organización no gubernamental Plan Internacional.

El programa inició en el municipio El Paisnal, ubicado 39 kilómetros al norte de la capital, como prueba piloto para luego extenderse al resto de las escuelas públicas del país.

En aquella oportunidad, una encuesta realizada por la ONG a estudiantes del poblado reveló que el 42% de los entrevistados confirmó haber sufrido violencia psicológica y agresión de sus padres y docentes.

Asimismo, el 25% dijo que sufrió violencia física de sus compañeros en los últimos tres meses y el 10% de las alumnas reveló que había sido víctima de acoso o abuso sexual.

El consultor en educación, Óscar Picardo, valoró a BBC Mundo que "en las zonas donde está concentrada la violencia social, ésta va intrínsecamente ligada a los centros escolares".

"O sea, la violencia social impacta de forma directa en la vida diaria de los jóvenes", añade Picardo.

Sin indicadores

Un mes después de la masacre del autobús, el gobierno participó una conferencia en el marco de la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

En ese momento, la Directora Nacional de Educación, Lorena Duque, expuso acerca de las acciones que realiza para prevenir la violencia.

"Hemos establecido convenios con las alcaldías, con la policía internamente, tenemos unos manuales que estamos desarrollando con los jóvenes, en una tarea muy intensa de coordinación con los docentes, los directores y las direcciones departamentales…", dijo.

Pero el MINED no ofrece datos recientes sobre el impacto de la violencia que rodea a los centros escolares en zonas de riesgo.

Ante una solicitud de BBC Mundo, Carlos Marroquín, portavoz del MINED, argumentó a esta cadena que las estadísticas son proporcionadas solamente por los titulares.

El Ministerio de Educación es presidido por el vicepresidente del país, Salvador Sánchez, uno de los líderes históricos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El riesgo

En los centros educativos donde alguno de sus alumnos fue asesinado, la tensión existe al margen de los planes oficiales.

La periodista especializada en educación Susana Joma, observó a BBC Mundo que "es difícil obtener estadísticas recientes desde que cambió la administración gubernamental".

"El acoso de las pandillas es un hecho, es real, pero no tengo estadísticas sobre deserción, por ejemplo", inquiere a BBC Mundo.

"De los 6.000 centros escolares a nivel nacional, alrededor de 1.000 está en riesgo. Basta con ir a las zonas y toparse con la realidad", opina el consultor Oscar Picardo.

Un día después del asesinato, a la escuela El Refugio, donde estudiaba la pequeña, solamente cuatro llegaron a clases de los 27 alumnos.

El profesor Ernesto Peña, director de la escuela ubicada en una zona rodeada de cafetos, relató que suspendieron el Festival del Maíz a raíz de la tragedia.

Marlene iba a participar disfrazada de nube.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.