Regreso "blindado" a clases en México

Clase en México
Image caption Antes de comenzar el curso, los alumnos mexicanos han tenido que aprender medidas de seguridad.

En México unos 27 millones de alumnos regresan a clases. Pero no será un curso normal: en algunos estados las autoridades establecieron programas especiales de seguridad para proteger a los estudiantes de la violencia que genera el tráfico de drogas.

Mochilas transparentes para detectar armas o droga, consejos para sortear un enfrentamiento armado, monitoreo de las escuelas por internet y sobre vigilancia policiaca son algunas de las acciones implementadas a partir de este lunes, cuando inicia el nuevo ciclo escolar.

El caso más extremo ocurre en Nayarit, en el oeste del país, donde el gobierno local contrató un seguro de vida para maestros y alumnos de educación básica.

Recientemente, en ese estado se adelantó el cierre del anterior ciclo escolar debido a una ola de enfrentamientos armados entre bandas rivales de narcotráfico.

El gobernador Ney González reconoció que la violencia ocurre sobre todo en Tepic, la ciudad capital, y pidió a los padres de alumnos que denuncien "las guaridas" de delincuentes.

"Cuentas claras, amistades largas. En los barrios y colonias sí sabemos quién anda mal", dijo González.

Clases antibomba

Pero no sólo en Nayarit existen medidas especiales de seguridad en las escuelas.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, en el norte de México, los maestros de primaria y secundaria recibieron capacitación especial para actuar en caso de enfrentamientos a balazos o amenazas de explosivos.

Lea: México lanza manual escolar para sobrevivir a la violencia narco

La población es considerada la más violenta de México y en los últimos dos años han muerto unas 7.000 personas en enfrentamientos de bandas de tráfico de drogas.

Muchos incidentes han ocurrido en los alrededores las escuelas e incluso algunos alumnos han sido atacados por pandillas vinculadas al Cartel de Juárez.

En este regreso a clases la alcaldía desplegó a miles de policías para cuidar los planteles.

"No queremos que la violencia alcance a los niños", dijo el alcalde José Reyes Ferriz.

Simulacros

Image caption Desde 2006 han ocurrido varios incidentes armados en zonas cercanas a escuelas.

En el sur del país también existen medidas especiales de seguridad en las escuelas.

En Chilpancingo, Guerrero, las autoridades realizaron simulacros de enfrentamientos armados en algunos planteles, para enseñar a los alumnos la forma de evitar algún daño.

Policías aconsejaron a los niños que, al escuchar disparos, deben tirarse al suelo con las manos en la cabeza y permanecer tranquilos, sin moverse.

La secretaría de Educación local informó que habrá simulacros en al menos 5.000 escuelas del estado.

Guerrero es un territorio que disputan dos grupos que pertenecían al cartel de los hermanos Beltrán Leyva y que se separaron tras la muerte del líder, Arturo Beltrán, conocido como El Barbas, en diciembre pasado.

Desde 2006, cuando el gobierno intensificó la lucha contra carteles de la droga, han ocurrido varios incidentes armados en zonas cercanas a escuelas.

En marzo pasado, por ejemplo, dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey murieron durante un enfrentamiento entre soldados y presuntos sicarios.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos acusó al Ministerio de Defensa de uso arbitrario de la fuerza en este caso y acusó al ejército de entorpecer las investigaciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.