EE.UU.: soldados patrullan frontera con México

Frontera entre Arizona y México. Foto de archivo.
Image caption La frontera entre Arizona y Estados Unidos es una de las más utilizadas por los traficantes.

Más de 500 militares comenzaron a patrullar este lunes la frontera entre Arizona, en Estados Unidos y México.

Este grupo es la primera parte del despliegue de 1.200 efectivos militares que serán enviados por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a cuatro estados del sur del país en respuesta a los llamados a reforzar la seguridad a lo largo de los 3.000 kilómetros de frontera con México.

Aunque estas nuevas patrullas llevarán armas, no tendrán poderes para detener a personas.

"La militarización de la frontera sur de Estados Unidos está en marcha. Poco a poco, unas 30 patrullas de la Guardia Nacional están empezando a trabajar en Arizona. Según las autoridades, esos soldados serán ojos y oídos adicionales que ayudarán a los Agentes de la Frontera que ya existen", señaló el corresponsal de la BBC en Los Ángeles, Rajesh Mirchandani.

Sin poder para detener

En 2006, el entonces presidente, George W. Bush, envió cerca de 6.000 efectivos a la zona con el objetivo de reforzar la seguridad, pero dos años más tarde fueron retiradas.

La medida actual es un intento del gobierno de detener la entrada ilegal de personas y droga a Estados Unidos desde México.

"Las peticiones más insistentes proceden de Arizona, cuya frontera desértica es la ruta preferida por los traficantes. Allí se instalarán cerca de la mitad de los efectivos del despliegue", indicó Mirchandani.

Hace unas semanas, Arizona aprobó una nueva ley de inmigración, más dura, cuyas partes más polémicas fueron suspendidas por un tribunal y encontró la oposición de numerosas personas, entre ellas, el presidente Obama.

"Obama está estudiando cómo crear una forma para conceder la nacionalidad a los inmigrantes sin papeles que ya se encuentran en Estados Unidos", apuntó Mirchandani.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.