Bolivia no sabe qué hacer con la coca ilegal

Coca.
Image caption Coca lista para ser quemada.

Centenares de toneladas de hoja de coca ilegal se acumulan en galpones y depósitos de las diferentes ciudades de Bolivia sin que el gobierno de Evo Morales sepa qué hacer con esa carga.

En Bolivia, la coca tiene reconocimiento constitucional y es considerada sagrada tanto por el gobierno como por los pueblos indígenas. Sin embargo, las autoridades decomisan la coca que es transportada sin las autorizaciones oficiales, porque se presume que será destinada a la fabricación de cocaína.

El problema radica en que la incautación no está acompañada de un presupuesto para la eliminación de esa sustancia. Estados Unidos financiaba esa tarea, pero, tras el enfriamiento de las relaciones con Bolivia, la cooperación antidroga se ha reducido drásticamente.

Actualmente, existen en Bolivia 794 toneladas de coca ilegal acumulada en depósitos.

Olor a coca

Image caption Oficina del director de coca inundada de coca ilegal.

BBC Mundo fue en busca del director nacional de comercialización e industrialización de coca, Luis Cutipa, para preguntarle qué hará con este cargamento. Apenas se cruza el umbral rumbo a su oficina, se puede sentir un penetrante olor a coca. No es para menos, los bultos decomisados inundaron incluso las gradas que conducen al despacho de Cutipa.

El funcionario explica que se requieren dos bolivianos de presupuesto por cada kilo eliminado, lo que lleva a deducir que para deshacerse de la coca existente actualmente se requerirán US$ 240.000.

Cutipa se reunió con la División de Asuntos Antinarcóticos de la Embajada de Estados Unidos (NAS, por sus siglas en inglés) en La Paz, para pedirle cooperación destinada a eliminar esta carga.

El compromiso es financiar la eliminación de aproximadamente 500 toneladas hasta fin de año. Sin embargo, el propio Cutipa indica que el ritmo anual de decomisos de 500 toneladas significa que los depósitos estarán llenos a fin de año pese a la destrucción de la coca anteriormente incautada.

Extraña la ayuda de la NAS

Image caption Quema de coca ilegal en Cochabamba.

Cuando BBC Mundo le pregunta a Cutipa si la NAS redujo su ayuda por la tensión política que existe entre los gobiernos de Estados Unidos y Bolivia responde: "Yo creo que sí".

Y de inmediato se lamenta porque, incluso su oficina debe erogar dinero para pagar los alquileres de los depósitos. "Si la NAS nos hubiera apoyado, nos habríamos librado de hacer estos pagos", dice Cutipa.

En algún momento surgió la idea de destinar esta coca a la industrialización, pero Cutipa explica que el cargamento decomisado es de mala calidad y, además, es coca producida con químicos para apurar su crecimiento.

Por eso, la autoridad espera que alguna repartición del estado le pida ciertas cantidades de esa coca para utilizarla como fertilizante en algún proyecto.

En junio de este año, la cantidad de coca acumulada había llegado a cerca de 4,5 millones de kilos, pero la NAS ya pagó la eliminación de una parte de esta carga.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.