Chile: de figura del fútbol a minero atrapado

Foto de Franklin Lobos mostrada por un familiar.
Image caption Franklin Lobos fue un futbolista conocido en los años 80.

Franklin Lobos fue un nombre ilustre del fútbol chileno en los años 80 cuando vistió las camisetas de importantes equipos del norte del país. Hoy en día es uno de los 33 mineros que permanecen atrapados desde el 5 de agosto a 700 metros de profundidad, en la mina San José.

Este ex futbolista profesional de 52 años manejaba el camión que trasladaba a los trabajadores, y al momento del derrumbe había ingresado recién hace unos minutos hasta el interior del yacimiento San José, ubicado a unos 800 kilómetros al norte de Santiago.

"Había mucha gente que daba informaciones de que él estaba muerto, a nosotros nos habían dicho que no había alcanzado a llegar el refugio, entonces fue más complicado todavía", dijo a BBC Mundo su hija Carolina.

La historia de Lobos fue una de las primeras que alcanzó notoriedad debido a su prominencia, al destacar como mediocampista creativo de equipos como Antofagasta, Cobresal o Regional Atacama, hasta que en 1995 se retiró defendiendo los colores de su natal Copiapó.

Fue en Cobresal donde jugó junto a un delantero que hacía sus primeros pasos, y que llegó a transformarse en uno de los máximos referentes del fútbol chileno: Iván Zamorano.

"Iván jugó con mi papá en Cobresal y lo tenía como un ícono, lo miraba como un referente. Cuando se enteró se contactó conmigo y se mostró súper preocupado por la salud y por el estado de mi papá, así que nos dijo que contáramos con él", expresó Carolina Lobos.

Lea: ¿Qué hacen los mineros mientras los rescatan?

Liderazgo e historias

Image caption Carolina Lobos, es la hija del exfutbolista chileno.

Franklin Lobos se encuentra en buen estado según lo que le ha dicho a su familia a través de cartas y en la comunicación telefónica del pasado domingo 29. Según su hija el pasado como futbolista profesional puede ayudarle para soportar mejor las difíciles condiciones del encierro.

"Fue súper impactante verlo en esas condiciones, pero lo noté que estaba mucho más compuesto que el resto. Yo creo que la preparación física que tuvo es buena para él, tiene una condición física en que puede aguantar más y tiene más resistencia", sostuvo.

Y es esa experiencia como deportista la que también le puede servir para adoptar un rol de liderazgo en el refugio, tal como lo hacía en las canchas cuando encabezaba las labores creativas de sus equipos.

"Mi papá siempre ha tenido liderazgo, y sé que él está apoyando a sus compañeros y dándole ánimo a todos, y además contando sus historias de fútbol, que son muchas. Cuando hablé con él le dije que mostrara su garra de líder", señaló su hija.

Nunca más

Tras dejar el fútbol, Franklin Lobos se compró un auto y empezó a trabajarlo como taxi colectivo, pero con el paso de los años ingresó a la actividad minera como conductor de camiones y de maquinaria pesada.

Y fue en su paso por la minera Carola cuando ya le había tocado vivir una situación trágica, que su familia no está dispuesta a permitir que se repita.

"En Carola hubo un accidente donde se incendió un equipo a la entrada del socavón, y murieron tres personas, entre ellas el jefe de turno. Ellos eran hartos (muchos) y llegaron hasta el último nivel, y lograron sacarlos a las 14 horas de encierro", narró su hija.

El apoyo ofrecido por sus ex compañeros y por la gente del fútbol en general van a permitir que este jugador que vistió la camiseta de la selección chilena para unas clasificatorias olímpicas pueda tomarse un tiempo antes de buscar una nueva opción laboral.

Y ésta por ningún motivo va a estar relacionada con la minería. "Nosotros como familia estamos en una postura súper firme, que ya no vuelve más a una mina aunque quiera. Es el segundo accidente, entonces tener un tercero es mucho", aseveró Carolina Lobos.

Lea: diario de los familiares

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.