El Salvador: "Un tercer emigrante sobrevivió a la masacre en México"

Familiares de Sabas Napoleón López Sánchez, uno de los fallecidos.
Image caption Familiares de las víctimas aguardaron durante horas el arribo de un avión militar con los restos mortales.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, reveló el domingo la existencia de un tercer sobreviviente de la masacre de Tamaulipas, de nacionalidad salvadoreña.

El anuncio sorpresivo lo hizo durante la ceremonia póstuma en honor de 11 connacionales asesinados el 24 de agosto en un rancho al norte de México por presuntos miembros del cartel de Los Zetas.

"Sabemos también de un salvadoreño, que se encuentra ya en Estados Unidos, que afortunadamente evitó ser asesinado", afirmó el gobernante.

Lea: La mayor masacre de indocumentados en México

La Procuraduría (fiscalía) de México declaró el viernes que había 77 personas en el grupo de inmigrantes centro y sudamericanos que fue secuestrado y retenido en un rancho en Tamaulipas.

Según esta fuente el grupo incluía a 72 personas que fueron asesinadas, dos que se dieron a la fuga y tres nacionales mexicanos cuyo paradero se desconoce.

"Testimonios clave"

Hasta ahora se tenía conocimiento de al menos dos supervivientes:un ecuatoriano, que fue trasladado a su país, y un hondureño, quien está en México bajo la protección de las autoridades de ese país y cuya existencia fue revelada por el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Lea: Honduras califica de "irresponsabilidad" la revelación de Correa

La Procuraduría mexicana no hizo comentarios sobre la declaración de Funes.

El mandatario salvadoreño añadió que el testimonio de los sobrevivientes "puede ser clave para esclarecer el crimen; pero, sobre todo, para esclarecer la identidad de quiénes lo cometieron y de quiénes sirvieron de nexo acá en El Salvador".

Familiares de las víctimas aguardaron durante horas en la base militar adjunta al Aeropuerto Internacional de El Salvador el arribo del avión tipo hércules C-130 de la Fuerza Aérea Mexicana que trajo los restos de sus familiares.

"Amedrentados por el coyote"

Image caption Algunos de los familiares han sido amedrentados por el traficante de personas que guió a las víctimas.

"Tenemos que investigar quiénes son los de acá que operan en conexión con los que cometieron este crimen", declaró Funes en la ceremonia fúnebre de los primeros repatriados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores identificó inicialmente un total de 13 connacionales, de los cuales dos víctimas son menores de edad.

Los cuerpos de ambos adolescentes serán sometidos a una prueba de ADN para confirmar su identidad, informó a BBC Mundo una oficial de prensa de la cancillería.

Desde la masacre, el Estado salvadoreño ha sido muy cauteloso con la identidad de las familias dolientes por razones de seguridad.

Una de ellas confirmó a BBC Mundo que han sido "amedrentados por el coyote (traficante de personas)" que guió a su pariente.

La mayoría de las víctimas salvadoreñas procedían de zonas empobrecidas del interior del país.

"Hay algún nivel de responsabilidad entre quienes toman contacto con sus familiares y los llevan por esta ruta peligrosa sin ninguna garantía de que va a haber protección hacia su integridad física", advirtió Funes.

"Sueño americano"

Image caption El hallazgo de los cadáveres de indocumentados centró la atención en las redes de tráfico de personas en México.

Durante el discurso, el presidente lamentó que "no llegamos a tiempo de evitar esta tragedia", en alusión a un viaje que realizó la cancillería salvadoreña por el sur de México para conocer de primera mano la realidad de los emigrantes.

"Tenemos que seguir trabajando porque seguramente más salvadoreños; sobre todo jóvenes, acarician este sueño americano de lograr en EE.UU. o en Canadá una condición de vida que aquí no lograrán", aceptó el gobernante.

Funes reiteró el compromiso de su administración para "que ya no haya más salvadoreños que tengan que irse a los EE.UU. a buscar lo que el Estado les tiene que proveer".

Lea: Las otras víctimas que destapó la masacre

De este país centroamericano, a diario emigra un promedio de 250 ciudadanos debido a la crisis económica en Centroamérica, según promedia el Centro de Recursos Centroamericano (CARECEN).

Esa cifra significa un descenso a raíz de la crisis económica global porque el promedio regular era 500, dice Jesús Aguilar, director de la organización.

La migración es estimulada "por la insatisfacción de las necesidades básicas, la falta de oportunidades laborales y los bajos salarios, los conflictos sociales, los desastres naturales, la desintegración familiar y la inseguridad", puntualiza Aguilar.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.