Huelga mapuche marcó conmemoración del golpe estado en Chile

Encapuchado
Image caption Durante la conmemoración se produjeron incidentes que se saldaron con la detención de 20 personas.

La situación de los comuneros mapuches, que hace 62 días permanecen en huelga de hambre, marcó los actos de conmemoración del golpe de estado en Chile, a 37 años de que Augusto Pinochet derrocara al gobierno socialista de Salvador Allende e impusiera un régimen militar.

La principal actividad de este 11 de septiembre estuvo en la tradicional romería que organizaciones de derechos humanos y familiares de las víctimas realizan hasta el Cementerio General de Santiago, a la que asistieron unas 6.000 personas.

"Se salió a la calle a rendir tributo y a decir que no se olvida lo que ocurrió en la dictadura, pero también a exigir y demandar el respeto a los derechos humanos en nuestro país", le dijo a BBC Mundo la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro.

La dirigente destacó que en esta conmemoración de los 37 años del golpe de estado hubo una preocupación especial por el presente de los mapuches en huelga, con críticas hacia el gobierno de derecha de Sebastián Piñera.

"Estuvo muy presente la situación del pueblo mapuche, es muy delicado lo que están viviendo los comuneros que ya llevan 62 días en huelga de hambre y no se ve ninguna voluntad política de este gobierno para enfrentar esto y crear una mesa de diálogo", expresó.

Los 34 comuneros indígenas en huelga piden no ser juzgados por la ley antiterrorista y ponen como condición para deponer su protesta que se establezca una mesa de diálogo para tratar su situación. Pero el gobierno dice que sentaría un mal precedente conversar mientras la medida de presión se mantiene.

Incidentes y violencia

La marcha de este sábado se desarrolló en forma ordenada hasta que la multitud llegó a las inmediaciones del Cementerio General. Allí, un grupo de encapuchados empezó a generar desmanes y atacó a los periodistas presentes en el lugar.

Al menos tres vehículos de prensa resultaron con serios daños y algunos camarógrafos y reporteros fueron agredidos, tras lo cual la policía detuvo a 20 personas, según informó esa fuerza de seguridad.

A través del subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, el gobierno condenó "enfáticamente" los ataques a la prensa, afirmando que se trató de un acto de "cobardía" doblemente grave porque fue contra profesionales que cumplían con su labor.

Además, durante la noche del viernes una persona resultó herida de bala en la comuna de San Bernardo, en la región Metropolitana, al ser alcanzado por un proyectil disparado desde una zona donde grupos quemaban neumáticos como forma de protesta.

Llamado a la unidad

Image caption Según los datos oficiales de la comisión Rettig, el régimen de Pinochet dejó 3.065 muertos o desaparecidos.

De visita en Antofagasta, a unos 1.360 kilómetros al norte de Santiago, el presidente Sebastián Piñera hizo un llamado a dejar atrás las diferencias que se vivieron desde el golpe de estado de 1973, para "construir un futuro de unidad nacional".

El mandatario sostuvo que el derrocamiento de Salvador Allende "fue más bien el desenlace previsible, aunque definitivamente evitable, de una democracia que venía enferma" y destacó que en la actualidad "gracias a Dios tenemos un Chile muy distinto".

Piñera es el primer presidente de derecha en Chile desde que Augusto Pinochet dejó el poder en 1990, tras un régimen que según los datos oficiales aportados por la comisión Rettig de 1991 dejó 3.065 muertos o desaparecidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.