Brasil: tensión entre gobierno y medios

Lula junto a la candidata oficial Dilma Rousseff
Image caption El enfrentamiento entre el gobierno de Lula y los medios ha alcanzado un punto crítico.

Las relaciones entre el gobierno brasileño y los medios de comunicación han llegado a un punto crítico en el marco de las elecciones generales que se realizarán el próximo domingo.

El presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, ha acusado a los medios de comunicación de actuar como partidos políticos y de manipular la información para perjudicar a la candidata del oficialista Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff.

Los medios han acusado al mandatario de atentar contra la libertad de expresión. El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Alejandro Aguirre, señaló incluso que Lula está siguiendo los pasos del presidente venezolano Hugo Chávez y de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

La corresponsal de la BBC en Brasilia, Fabrizia Peixoto, señala que "siempre ha habido una tensión en las relaciones entre los medios de comunicación y el gobierno de Lula y esto ha alcanzado un pico en el marco de los comicios”.

Acusaciones de corrupción

Los principales diarios del país han sacado a la luz pública una serie de acusaciones sobre presuntos actos de corrupción que llevaron a la renuncia de varios funcionarios públicos.

El gobierno ha dicho que esas denuncias buscan perjudicar al partido oficial en los comicios y agrega que estos no sacan informaciones sobre la gestión de José Serra, el principal candidato opositor, al frente de la gobernación del estado de Sao Paulo.

Lula señaló que la libertad de expresión fortalece la democracia “pero no puede ser usada para difundir mentiras todos los días”.

La corresponsal de la BBC Fabrizia Peixoto resalta que diversos sectores sociales critican a los medios por tener una cobertura desequilibrada en contra del oficialismo.

Pone como ejemplo que la Folha de Sao Paulo, uno de los principales diarios del país, tiene su propio Ombudsman y que éste mismo admitió hace poco que la cobertura del diario era desbalanceada.

Regular los medios

Image caption Lula acusa a los medios de tener una cobertura favorable al candidato opositor, Jose Serra.

Uno de los temores de los medios es que un nuevo gobierno del Partido de los Trabajadores imponga nuevas regulaciones que les afecten.

A fines de 2008, Lula sometió una propuesta de ley para crear un Consejo Federal de Periodismo, compuesto por representantes de las organizaciones civiles para monitorear los medios.

La propuesta fue rechazada por sectores de oposición y por representantes de la prensa. El gobierno se vio forzado a retirarla.

A inicios de este año, en un congreso del PT dirigido a concretar el programa de gobierno de la candidata del PT, se estableció la necesidad de ejercer un “control social de los medios”.

Aunque no se ha definido en qué va a consistir ese control social, los medios interpretan esto como una señal de que se restringirá la libertad de expresión.

“Estamos muy preocupados por la situación en Brasil. Esperamos que la persona que suceda al presidente Lula da Silva respete los derechos humanos y la libertad de expresión como un pilar de la democracia”, señaló el presidente de la SIP.

La relación entre el gobierno de Lula y los medios de comunicación han empeorado notablemente en los últimos meses y muchos se preguntan si esa tendencia continuará con una eventual victoria de la candidata oficial Dilma Roussef.