Venezuela: ¿Han sido los medios acallados?

Protestas por el cierre de RCTV
Image caption El cierre de RCTV en 2007 generó protestas en todo el país.

Ningún país en América Latina, con excepción de Cuba, ha sido tan criticado en los últimos años por su relación con los medios de comunicación como Venezuela.

Sectores de oposición y organizaciones como la Sociedad Interamericana de Prensa insisten en que en el país sudamericano “se han cerrado los canales de la libre expresión”. El gobierno desestima estas críticas y destaca que ha tomado una serie de medidas para regular el ejercicio de los medios y democratizar el acceso a ellos.

El último encontronazo entre el gobierno y los medios surgió en torno a la publicación en el diario El Nacional, uno de los principales periódicos del país, de una polémica foto con amplio despliegue, que muestra una serie de cuerpos dispuestos en forma desordenada en una morgue de Caracas, con la leyenda “muertos sin dignidad”.

Sectores oficiales vieron en esta foto un intento por desestimar los esfuerzos del gobierno por combatir la delincuencia. A raíz de esto, la Defensoría del Pueblo sometió un recurso judicial y esto llevó a que un tribunal prohibiera la publicación de imágenes de contenido violento en los medios ….

La medida fue revocada posteriormente, aunque se mantiene la prohibición para dos periódicos El Nacional y Tal Cual. El director de El Nacional señaló que la foto “evidencia una cosa terrible como es la delincuencia” e interpretó la reacción del gobierno como un nuevo intento de coartar la libertad de los medios.

Para el gobierno, entretanto, la publicación de El Nacional obedeció a una estrategia preelectoral de la oposición de exagerar el problema de la violencia.

Raíces del conflicto

Éste es apenas un ejemplo de un conflicto que ha sido una constante a lo largo del gobierno de Chávez y que se agudizó a partir del fallido golpe de estado de 2002.

En este caso, los principales medios asumieron una posición en contra del mandatario y una vez que éste se fortaleció en el poder, tras el referendo de 2004, adoptó una serie de medidas que la oposición ve como una ofensiva para acallar los medios.

Esto incluyó el cierre en 2007 del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV), lo que generó una serie de protestas estudiantiles en el país y la condena por parte de organizaciones internacionales.

En 2008, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones revocó la licencia de 34 estaciones de radio con el propósito, según dijo, de regular las concesiones de radio. Esto se produjo tras la publicación de un informe de este órgano sobre lo que llamó el “latifundio” en la propiedad de los medios radiofónicos.

El gobierno propuso, además, un proyecto de ley sobre delitos en los medios que imponía fuertes penas a sus dueños, directores o periodistas que infringieran la norma. La propuesta causó alarma y fue finalmente desestimada por la Asamblea Nacional.

Los críticos señalan que tanto la clausura de las radios como el intento de pasar esta ley forman parte de una estrategia para silenciar los medios de comunicación.

Pese a esto, John Green, historiador y analista del Council on Hemispheric Affairs, (COHA), un centro de investigación basado en Washington, sostiene que “no hay en Venezuela una campaña violenta del gobierno para acallar los medios y no creo que éstos han sido silenciados”.

“Ellos (el gobierno) lo hacen indirectamente con medidas para remover sus licencias o impedirles que publiquen ciertas cosas, que al final no es efectivo, porque lo que genera es un boom para la oposición cada vez que el gobierno hace algo”, señala.