Elegimos las noticias y las coberturas de 2013

Periodismo

2013 fue un año de grandes noticias.

Podría decirse que el año periodístico arrancó con la muerte de Hugo Chávez en marzo y culminó con otra muerte, la de Nelson Mandela, en diciembre.

En el medio vimos el recrudecimiento del conflicto en Siria; la renuncia de Benedicto XVI al papado y la llegada del primer pontífice latinoamericano, el argentino Jorge Bergoglio; el trágico accidente de tren en Galicia; el emotivo triunfo de Brasil en la Copa de Confederaciones, y la legalización de la producción y la venta de marihuana en Uruguay, entre otros acontecimientos.

En el último Blog de los Editores de este año, BBC Mundo le pidió a cada uno de los que han contribuido a este espacio que eligiera lo que, para él o ella, fue la noticia o la cobertura de 2013, explicando por qué.

Se les propuso a los editores una variedad de criterios para escoger la novedad del año: por su relevancia, porque les interesó personalmente, porque planteó un interesante dilema editorial, porque les sorprendió, les impresionó o les pareció que reveló algo insospechado.

O bien por la forma como se presentó, porque se innovó en la cobertura o por el impacto que tuvo en la audiencia.

Ésta fue su selección:

Max Seitz: la muerte de Nelson Mandela

La noticia de la muerte del expresidente y Premio Nobel de la Paz sudafricano Nelson Mandela el 5 de diciembre nos sorprendió por la noche en Londres.

Image caption Mandela, un símbolo de reconciliación.

De algún modo era algo para lo que estábamos preparados, por la avanzada edad de Mandela y porque últimamente había sufrido complicaciones en su estado de salud.

Pero a pesar de la sensación de anticipación, el impacto del fallecimiento de Madiba fue profundo en todo el mundo. Mandela era un símbolo de reconciliación y unidad, la personificación de una utopía a la que aspiraban muchos rincones del planeta.

Pero entre las hagiografías del personaje era fácil ser arrastrado por la marea de homenajes y pasar por alto algunas sombras de la vida y del legado del exmandatario sudafricano.

Nosotros, sin embargo, hablamos también de las deudas de la democracia que dejó Mandela y de sus problemas familiares, y nos preguntamos genuinamente por qué costaba tanto criticar al hombre que alguna vez había afirmado: "En la cárcel me preocupaba ser considerado un santo que nunca fui".

Sin desmerecer la importancia global de Mandela, claro, pero eran cosas que también había que decir.

Pablo Esparza: el primer papa latinoamericano

Si lo inédito e histórico es noticia, una de las historias del año que más dosis reunió de ambos elementos fue la elección del nuevo papa.

Image caption Francisco, el primer Papa latinoamericano y jesuita.

Francisco fue el primer latinoamericano en sentarse en la silla de San Pedro en 2.000 años y el primero no europeo en casi 1.300. La elección de Jorge María Bergoglio estuvo además precedida por otro hecho extraordinario: la única dimisión de un pontífice en seis siglos.

Más allá de las cifras abrumadoras de años, creo que la relevancia de este acontecimiento -que tuve la suerte de cubrir para BBC Mundo- radica también en la influencia que el Sumo Pontífice tiene sobre millones de personas en todo el mundo, especialmente en nuestra región, el mayor granero de fieles católicos del mundo. Esto es algo que es necesario reconocer independientemente de que uno sea creyente o no.

Pero, además del origen del nuevo Pontífice, desde el mismo día de su nombramiento, se empezó a hablar de un papa más cercano, más sencillo, más directo. También de un papado reformista. Quizá sea pronto para evaluar el calado de esas transformaciones, pero en solo seis meses, Francisco logró imprimir un claro de cambio de estilo a una institución milenaria como la Iglesia católica.

Alfredo Ochoa: el ataque químico en Siria

Cuando uno piensa que algunas atrocidades cometidas por el ser humano son cosa del pasado, se estrellan sorpresivamente contra la pantalla de tu computadora en plena cobertura diaria de noticias.

Image caption El ataque en las afueras de Damasco conmocionó al mundo.

Eso me ocurrió con los ataques con el agente nervioso sarín en los suburbios de Damasco, la capital de Siria, en agosto.

Nunca se me han borrado de la memoria las imágenes de Halabja, una localidad kurda del norte de Irak, donde en marzo de 1988 el régimen de Saddam Hussein acabó con casi toda una población civil con bombardeos con gas nervioso.

Ver eso de nuevo, niños muriéndose asfixiados sin posibilidad de ayuda, registrados en videos que inundaron la red segundos después del ataque, no sólo impresiona por la barbarie que lleva implícita una acción así, sino porque además nos llevan a la reflexión de que este tipo de cosas -que aunque ya no pueden ser ocultadas por ningún gobierno del mundo- todavía pasan con total impunidad.

Rafael Chacón: testigo casual de la muerte de Chávez

"¡Viva Chávez!" escuché gritar en la calle. Supe así que había muerto.

Image caption Una multitud se acercó a ver el cuerpo de Chávez.

Estaba en Caracas en esos días. No por trabajo, sino por razones personales. Y la zona en la que vive mi familia no es particularmente chavista.

Por eso el grito fue un claro indicio de lo que acababa de ocurrir.

La confirmación, cosa curiosa, llegó a unos cuantos pasos. Al doblar en la siguiente esquina vi a Abraham Zamorano, corresponsal de BBC Mundo en Venezuela en aquellos días. Corría en mi dirección, con el teléfono en la oreja, con la adrenalina en las venas.

No necesitaba decir nada. En su mirada estaba la respuesta. Luego, sin parar su carrera, me gritó: "¡vente para mi casa!".

Lo acompañé a recorrer las calles, a recoger testimonios, a vivir el ambiente. Ese día Abraham contó como el cielo se tiñó de rojo y por varios días no paró de relatar lo que pasaba.

Claro, no estuvo solo. A las pocas horas llegaron otros corresponsales y enviados especiales.

Entonces me dediqué a los asuntos que me habían llevado a mi país, y a vivir el momento como otro venezolano más.

Con la curiosidad innata de todo periodista, pero sin la obligación de reportar para nadie, me mezclé con la gente, con los que lo lloraron y los que no. Fue una experiencia que quedará grabada en mi memoria.

Carolina Robino: marihuana y cajas de cartón

Haciendo honor a la noticia como comunicación de algo que antes era desconocido, elijo la ley de regularización del mercado de la marihuana en Uruguay.

Image caption Uruguay, pionero en la legislación sobre marihuana.

¿Por qué? Porque más allá de la polémica que la rodea -Naciones Unidas incluso afirmó que es ilegal-, es una iniciativa inédita y será interesante ver cómo se desarrolla y qué resultados tiene.

Abiertamente o con disimulo, el mundo tendrá que prestarle atención. Si es un absurdo o una audacia del presidente José Mujica es algo que probablemente tardaremos en ver, pero sin duda su implementación dará mucho que hablar.

Siguiendo con el tópico de novedad, también me gustaría destacar la nota sobre por qué los bebés de Finlandia duermen en cajas de cartón.

Evidentemente, no es la noticia del año, pero el hecho de que se convirtiera en la historia más leída de 2013 en BBC Mundo sí fue muy relevante para confirmar que la agenda amplia que ofrecemos tiene eco en nuestro público.

Y eso siempre se agradece.

Hernando Álvarez: dos muertes, un nombramiento y un fichaje

Este año dos muertes y un nombramiento se llevan el rótulo de noticia del año. Van por orden cronológico.

Image caption La portada de <i>Al Akhbar</i> tras la muerte de Hugo Chávez.

El primer gran evento noticioso fue la muerte de Hugo Chávez. Su universalidad quedó confirmada cuando el diario libanés Al Akhbar tituló en español: "Adiós Comandante".

Luego vino la elección del papa Francisco, el hombre que se convirtió en el personaje del año para la revista Time y que sin duda está revolucionando a la Iglesia, o para ser preciso, por ahora el mensaje de la Iglesia.

Finalmente está el fallecimiento de Nelson Mandela. Con él, se perdió a quizás el último gran líder del mundo, un hombre de la altura de Mahatma Gandhi y de quien nadie habló mal. Ahh, me falta el fichaje, que en lo personal fue la noticia más importante del año: la llegada del genio Mesut Özil al Arsenal.

Vladimir Hernández: nuestras coberturas del fútbol en vivo

La noticia del año, para mí, fue la demostración de cómo la cobertura del fútbol no necesariamente debe ser únicamente visual: es decir viendo lo que sucede en el campo de juego, en vivo o por televisión.

Image caption El sorteo para el Mundial de Brasil 2014, una de nuestras coberturas en vivo más exitosas.

BBC Mundo impulsó, como nunca antes, la cobertura con páginas en vivo (llamadas también live text) las eliminatorias sudamericanas, de Centroamérica y el Caribe, la Copa Confederaciones, como también la Copa Libertadores, y el sorteo para el Mundial de Brasil 2014.

La respuesta del público, pese a tener en América Latina acceso a ver el partido por TV, fue abrumadora. Muchos optaron por la cobertura en línea de BBC Mundo o acompañaron la narración en internet con el partido por TV, o incluso por el celular.

Un formato que promete para el Mundial de 2014 en Brasil.

Luis Fajardo: vacas flacas en América Latina

El 5 de septiembre de este año, publicamos una noticia más bien escueta, recogiendo la conclusión de una reunión más bien rutinaria de expertos en Washington, quienes advertían del "fin de la bonanza" económica en América Latina".

Image caption Los problemas de la economía siempre terminan impactando en nuestra vida cotidiana.

La noticia fue la más leída del día y en las redes sociales fue objeto de acalorados debates, que en muchos casos se resumían en frases como "yo no sabía que estábamos en bonanza" o "yo no sé quién se benefició de esta bonanza".

Las tendencias económicas generalmente no tienen el dramatismo de acontecimientos políticos como asesinatos, guerras o elecciones. Son, efectivamente, tendencias, que van ocurriendo de manera gradual. Tanto que a veces no sabemos cuándo empezaron o cuándo terminaron.

Pero, como me lo demostró la reacción de nuestra audiencia en este caso, pueden generar igual o mayor apasionamiento. Tienden a ser historias más sutiles, que requieren más trabajo para explicarlas y presentarlas con claridad a la audiencia. Por eso presentan un reto adicional a nuestro trabajo periodístico.

Cualquiera que recuerde los traumatismos que vivió América Latina en décadas pasadas, entiende que pocas noticias tendrán más influencia en nuestras vidas que la llegada a la región de otra época de vacas flacas, si es que se concreta.

Por eso, el año entrante esperamos seguir contándoles cómo va la economía, quién se beneficiará y quién sufrirá con sus inevitables altibajos.