El DT es un mago extranjero

  • 23 diciembre 2013
  • comentarios
ET Image copyright Getty

E.T., brillante entrenador del Brodo Asogi, que encabeza las posiciones en el campeonato de fútbol de la galaxia de Andrómeda, es el favorito para convertirse en el próximo DT del Tottenham Hotspur, el equipo terráqueo de Londres.

La semana pasada informamos de que el portugués André Villas-Boas había sido despedido, tras la humillante derrota que el Liverpool infligió al Spurs.

Otros candidatos mencionados son los holandeses Louis Van Gaal, Frank de Boer y Guus Hiddink, el argentino Mauricio Pochettino, el español Luis Enrique, los italianos Cesare Prandelli y Fabio Capello, el danés Michael Laudrup, el francés Rudi Garcia, el ítalo-suizo Roberto Di Matteo…

El equipo ha quedado interinamente a cargo de Tim Sherwood, el director de desarrollo de los juveniles, que aspira a ser confirmado en el cargo a pesar de su falta de experiencia, para no hablar del defecto de ser inglés en Inglaterra.

Glenn Hoddle, hombre "de la casa", también quiere el puesto, pero el hecho de ser inglés no habla en su favor. Así están las cosas.

E.T. podría tener un gran éxito en la Premier League porque además de ser extranjero reúne otras condiciones básicas: carece de sentido del humor, tiene la piel gruesa, cree en las estadísticas, desconfía de la voluntad humana, es sumiso ante la "fuerza" (del presidente que lo contrata) y detecta la dirección del viento cósmico.

Política y magia

Image copyright Getty
Image caption El portugués André Villas-Boas fue despedido de la Dirección Técnica del Tottenham Hotspur.

La proliferación de los entrenadores extranjeros en muchas disciplinas, y en particular el fútbol, es uno de los aspectos políticos del deporte: se ha impuesto la noción de que un extranjero puede impartir con más facilidad que un nativo la noción de Cómo Deben Ser Las Cosas, requisito básico en política y en fútbol.

También hay razones concretas, claro, como la disponibilidad de buenos profesionales en cada país (España, por ejemplo, forma muchos más técnicos que Inglaterra), pero los extranjeros caen mejor en casi todos los clubes que tienen sueños de grandeza.

El oficio requiere de una vocación firme: un viejo chiste asegura que en un solo pub de Glasgow, Escocia, hay más entrenadores que en todo Londres.

Y no olvidemos el factor mágico que aporta el ilusionista y prestidigitador que llega "de la capital", porque los magos locales son conocidos y no convencen al público.

No es que los técnicos nacionales sepan menos que los extranjeros: lo que ocurre es que por una serie de factores más o menos impenetrables los forasteros, sin ligaduras locales, suelen encontrar más fácil la cooperación de los jugadores y, al mismo tiempo, cuentan con más tolerancia de los dirigentes, el periodismo y la tribuna.

Un amigo electricista de nuestra tertulia nos explicó que los extranjeros "descargan mejor a tierra", mientras que los nativos "hacen cortocircuito".

En Inglaterra

Image caption Arséne Wenger (francés), José Mourinho (portugués), Manuel Pellegrini (chileno) y David Moyes (escocés) lideran los clubes ingleses.

El fenómeno es muy marcado en Inglaterra, el mercado que tiene suficiente dinero para contratar a los magos más cotizados.

Veamos: el francés Arséne Wenger (Arsenal), el portugués José Mourinho (Chelsea), el chileno Manuel Pellegrini (Man City), el español Roberto Martínez (Everton), el norirlandes Brendan Rodgers (Liverpool)...

Luego, después de un "intruso" inglés, Alan Pardew (Newcastle United), están el argentino Mauricio Pochettino (Southampton), el escocés David Moyes (Manchester United), el danés Michael Laudrup (Swansea), el escocés Paul Lambert (Aston Villa), y otros dos ingleses: Steve Bruce (Hull City) y Sam Allardyce (West Ham).

Con buena voluntad podríamos anotar como nacional a Chris Hughton, del Norwich City, que tiene doble nacionalidad, inglesa e irlandesa (fue internacional irlandés).

Otros foráneos

Los demás son todos extranjeros o por lo menos "no ingleses", que en términos futbolísticos es lo mismo: el escocés Malky Mackay (Cardiff City); los galeses Mark Hughes (Stoke City) y Tony Pulis (Crystal Palace); el holandés René Meulensteen (Fulham) y el uruguayo Gustavo Poyet (Sunderland).

El escocés Steve Clarke fue despedido hace diez días, tras la cuarta derrota consecutiva del West Brom en la Premier League; el DT interino es un inglés, Keith Downing, pero no hay noticias de su reemplazante efectivo.

Para estos efectos consideramos "extranjeros" a los británicos no ingleses: estamos hablando de fútbol y los mismos británicos hacen una marcada separación entre las cuatro "nacionalidades", Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, algo que les conviene porque así tienen cuatro plazas en la FIFA y en los torneos internaciones.

Otros casos

Image copyright AFP
Image caption En España, el Barcelona es dirigido por el argentino Gerardo "Tata" Martino.

En otras ligas el fenómeno no es tan marcado, aunque en España, por ejemplo, los argentinos Tata Martino y Diego Simeone, y el italiano Carlos Ancelotti dirigen al Barcelona, el Atlético de Madrid y el Real Madrid, los tres primeros clasificados.

En el ámbito de los seleccionados nacionales la tendencia está muy extendida, aunque cabe señalar que en la mayoría de los casos se trata de países con una trayectoria futbolística relativamente breve en el máximo nivel y que requieren, entonces, el conocimiento de profesionales más experimentados.

En Brasil 2014

El Grupo C de Brasil 2014 ofrece la peculiaridad de que los cuatro seleccionados estarán dirigidos por extranjeros: Colombia por el argentino José Pekerman, Grecia por el portugués Fernando Santos, Costa de Marfil por el francés Sabri Lamouchi y Japón por el italiano Alberto Zaccheroni.

El caso de Colombia es especial, porque sus entrenadores tienen una extensa y exitosa trayectoria internacional: otros tres países están dirigidos por colombianos: Costa Rica, Jorge Luis Pinto; Ecuador, Reinaldo Rueda; y Honduras, Luis Fernando Suárez.

Los otros seleccionadores extranjeros en el mundial:

Australia, el griego Ange Postecoglou; Argelia, el bosnio Vahid Halilhodzic; Camerún, el alemán Volker Finke; Chile, el argentino Jorge Sampaoli; Estados Unidos, el alemán Jurgen Klinsmann; Irán, el portugués Carlos Queiroz; Rusia, el italiano Fabio Capello; y Suiza, el alemán Ottmar Hitzfeld.

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo