Los perros de Kim Jung-un

  • 7 enero 2014
  • comentarios
Kim Jong-un Image copyright Reuters

La historia era espeluznante. Digna de una película de terror, quizás.

Jang Song-thaek, el tío del líder de Corea del Norte Kim Jong-un, un importante personaje de la política norcoreana caído luego en desgracia había sido ejecutado de una manera tan bizarra.

Lo tiraron desnudo a una jaula, junto a otros cinco "traidores", para que unos 120 perros saciaran con ellos su hambre de tres días.

Image copyright AFP
Image caption Jang Song-thaek fue destituido en frente de sus colegas del partido de gobierno. Luego fue ejecutado.

El tío había sido descrito como un ser "ideológicamente enfermo, extremadamente holgazán y despreocupado", según la agencia estatal de noticias, KCNA (por sus siglas en inglés).

Un "antirrevolucionario", "mujeriego" y "depravado", al que también acusaban de consumir drogas.

Pero el hecho era demasiado sórdido para no tomar extremas precauciones antes de publicarlo.

Varios medios se hicieron eco de la barbárica noticia. Lo hicieron con cuidado, señalando la fuente de la historia, adjudicando la información al sitio de donde había salido por primera vez en inglés: el Straits Times de Singapur.

Sin embargo, la fuente original de tal historia era el diario Wen Wei Po de Hong Kong, que la había publicado dos semanas antes.

De confirmarse, una noticia así llamaría la atención. ¿Pero podía ser cierto? Siguiendo nuestra política habitual, antes de publicarla teníamos que confirmarlo.

Hablamos con nuestros colegas del servicio chino, quienes de inmediato coincidieron con nosotros: era demasiado terrible para ser verdad.

Además, según nos explicó Zhuang Chen, editora del servicio chino, el medio que difundió originalmente la noticia, el diario Wen Wei Po, suele caer en el sensacionalismo. Su consejo: no crean en lo que dicen.

Luego llegó la confirmación de la falsedad de la historia: la fuente original que utilizó el diario de Hong Kong fue un mensaje publicado en la red de microblogs china Tencent Weibo a tono de sátira.

Interés en lo desconocido

Image copyright AP
Image caption Jang Song- thaek pasó de ser el mentor del joven líder Kim Jong-un para convertirse en un criminal "antirrevolucionario", "mujeriego" y "depravado".

Pero hablemos claro. Si uno ve este tipo de información sobre cualquier país de inmediato piensa que se trata de un engaño. Pero, ¿por qué la prensa internacional tiene otra actitud en el caso de Corea del Norte?

Quizás por algunos antecedentes de los que hemos sido testigos. Por ejemplo, un informe de Naciones Unidas basado en testimonios de personas que estuvieron detenidas en campos de prisioneros que habla de "atrocidades indecibles" en materia de Derechos Humanos.

En él se habla de casos como el de una mujer que dice fue obligada a ahogar a su propio bebé y el de niños encarcelados desde su nacimiento y obligados a pasar hambre.

No está de más decir que Corea del Norte rechaza tal informe.

Pero ante relatos así no sorprende la reflexión que hace Max Fisher, periodista del diario The Washington Post, sobre la supuesta ejecución con perros del tío de Kim Jong-un:

  • "El problema con esta historia y otras que puedan surgir sobre Corea del Norte es que existe la posibilidad, aunque remota, de que puede ser verdad. Sí, hay bastante evidencia que sugiere que esto probablemente sea falso, pero hablamos de Corea del Norte, por lo que también hay razones para permitir su plausibilidad".

Sin embargo, en mi opinión, el principal problema está en el hermetismo que rodea a la nación asiática. Toda información que proviene de allí es difícil de confirmar de manera independiente. En ese sentido, para la prensa internacional, Corea del Norte es un enigma difícil de descifrar.

Por otro lado está la fascinación que genera la nación asiática, en parte debido a esa falta de información sobre lo que realmente ocurre dentro de sus fronteras.

Casi todo lo que se publica sobre Corea del Norte es muy popular. Y hablo tanto de los lectores de BBC Mundo como el público general, de otros medios.

Corea del Norte interesa, sí. Pero para publicar historias sobre ese enigmático país no podemos valernos solamente de que toda información que proviene de allí "es imposible de verificar de manera independiente" y por lo tanto, pueda que sea posible.