La diferencia entre hombres y mujeres

  • 10 febrero 2014
  • comentarios
Sara Takanashi

Los Juegos Olímpicos de Invierno, que acaban de comenzar en Sochi, no son tan amados por el público como los Juegos de Verano o la Copa Mundial de Fútbol… y esto hace más intolerables todavía el gigantismo, el derroche, la manipulación política, el festival autocongratulatorio típico de estas fiestas.

Coline Mattel, de Francia, antes de saltar.

Ah, el derroche, la mentira embozada del "efecto multiplicador de las inversiones", que tanto escandaliza a los brasileños: si protestan así antes del Mundial de Fútbol, de "su" deporte, imaginen cómo pondrán el grito en el cielo cuando comiencen a caer las cuentas de los Olimpiadas de 2016.

Haciendo la salvedad de que los Juegos de Invierno no tienen la envergadura de los de Verano, los costos de los Juegos de Sochi han superado los US$50.000 millones, en contraste con los US$7.000m de Vancouver 2010; Vladimir Putin, el presidente ruso, había calculado US$12.000m en 2007.

Dejando de lado el aspecto estrictamente deportivo, que recién ha comenzado, lo más interesante hasta ahora se ha dado en el plano institucional, con la incorporación del Salto de Esquí femenino al calendario olímpico.

Hay mujeres soldados, mujeres astronautas, alpinistas y artilleras; espías, policías, bomberas y profesoras en escuelas bravas… pero hasta ahora no podían saltar con esquíes en los Juegos Olímpicos.

Las mujeres esgrimían su razón: el derecho de no ser discriminadas; los hombres (del COI, claro) argüían que el lugar no era el adecuado, porque el número de mujeres era muy reducido todavía, con una marcada diferencia de calidad técnica entre ellas.

Carina Vogt, de Alemania, justo al caer.

Jacques Rogge, el anterior presidente del COI, explicó en su momento que el salto femenino todavía no estaba suficientemente arraigado y que su inclusión significaría "devaluar la importancia de las medallas".

Mmm… otros mencionaron el peligro de graves lesiones debido a la dificultad de mantener el control durante el vuelo y el golpe brusco al tocar la pista.

En algunos círculos hasta se invocó el conmovedor argumento de la "protección de los órganos reproductivos femeninos", que es antiguo: justificó, por ejemplo, la antinatural (y peligrosa) postura de las mujeres cuando montaban a caballo con ambas piernas del mismo lado, con un solo estribo.

En su enternecedor afán por proteger el sistema reproductor de las mujeres, los hombres les hacían correr el peligro (mucho mayor) de quebrarse el cuello.

Tenemos la satisfacción de anunciar a nuestros lectores que no se ha comprobado una incidencia estadísticamente válida de daño a los órganos reproductivos de las mujeres que practican el salto de esquí.

Eso sí: llama la atención la cantidad de lesiones en las rodillas de saltadoras de primera categoría, sobre cuya causa los expertos no se ponen de acuerdo.

Algunos lo atribuyen a que las atletas, por ser más livianas y pequeñas, necesitan más espacio para alcanzar la velocidad de despegue, pero que esa misma característica facilita el vuelo y les hace llegar tanto o más lejos de lo que alcanzaría un hombre que despegara a la misma velocidad.

El golpe al tocar la pista tras un vuelo relativamente más largo sería muy exigente para las articulaciones, al menos en esta etapa de la preparación femenina, pero esto no está respaldado con observaciones metódicas.

Sea como fuere, las mujeres se han dado el gusto de tener la razón… y también el lugar.

Competirán en el salto desde el trampolín (o rampa) de 90 metros. Los hombres saltarán desde ese trampolín y también el de 120 metros.

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre las causas de las lesiones en las <br>mujeres saltadoras.

¿Qué ha pasado con el Arsenal?

El Chelsea, que superó 3-0 al Newcastle United, con un gran Eden Hazard, es el nuevo líder de la Premier League: aprovechó la derrota del Arsenal en campo del Liverpool y el empate sin goles del Manchester City en campo del Norwich.

En casa, los de Anfield aplastaron al Arsenal.

La tabla: Chelsea 56 puntos; Arsenal 55 puntos; Manchester City 54 puntos; Liverpool 50 puntos.

El 5-1 que los gunners encajaron en Anfield es uno de los resultados más humillantes en la historia del Arsenal… y de paso uno de los grandes logros del Liverpool, cuya marcha comienza a inquietar a los grandes clubes europeos.

Los números de BBC Sport dan un panorama bastante claro de lo ocurrido:

A los 20 minutos de juego el Liverpool ya ganaba 4-0: Skrtel 1' y 10', Sterling 16', Sturridge 20'; Sterling marcó el quinto a los 52 minutos.

Arsene Wenger sólo atinó a reaccionar a los 60', cuando hizo tres cambios casi simultáneos: Rosicky por Özil, Podolski por Giroud y Gibbs por Monreal.

Arteta marcó de penal a los 69'.

Posesión 43% 57%
Tiros 22 11
En puerta 12 6
Corners 6 6
Faltas 14 14

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo