El Barça y la cifra de Kubala

  • 24 febrero 2014
  • comentarios
Tata Martino
László Kubala
Kubala marcó 243 goles y ganó doce títulos diferentes con el Barcelona.

El Real Madrid, que llegó a estar seis puntos por detrás del Barcelona, encabeza ahora las posiciones de la Liga, con tres puntos de ventaja sobre un Barça vacilante y un Atlético de Madrid que muestra signos de agotamiento.

El equipo de Carlo Ancelotti ha ganado los tres partidos que jugó sin su gran figura, Cristiano Ronaldo, mientras que el Barça se lamenta por dos derrotas (2-3 ante el Valencia y 1-3 ante la Real Sociedad) y dos empates (Levante y Atlético de Madrid) en las últimas siete fechas: diez puntos perdidos, en un marco de profundización de la crisis institucional que afecta al club.

Dado que alguien tiene que cargar con la culpa, todos los dedos apuntan a la figura del Tata Martino, aplaudido poco antes por la victoria en Champions ante el Manchester City: ahora se dice que "ha traicionado" el estilo de juego.

Saber y…

Dos leyendas: Kubala (derecha) y Di Stéfano

El gran László Kubala, uno de los próceres culés, decía que el fútbol se cifraba en tres verbos auxiliares: "saber, poder, querer". Saber cómo jugar, tener los atributos técnicos y físicos necesarios y la energía y voluntad para hacerlo.

Algunos interpretan esto como una verdad de Perogrullo, pero otros lo consideran la síntesis del esfuerzo deportivo de alto nivel.

¿En que está fallando el Barça? ¿O es que la cifra de Kubala requiere un nuevo elemento, una actualización de la fórmula o por lo menos de sus ejecutantes?

Santi Giménez, que cubre los partidos del Barça para el Diario AS, critica con severidad al Tata ("ya es tan suicida como la institución"), pero también dice que "los referentes de este equipo han dimitido por diversos motivos."

Faltan líderes

Apunta que "Valdés se irá a final de temporada; Puyol juega un partido de cada cuatro; Xavi lleva un mosqueo importante; Iniesta está harto de salir siempre y Messi sólo acude a actos publicitarios. Faltan líderes en el vestuario."

El sistema de Guardiola se basó en una variante exitosa del proyecto original de Johan Cruyff.

Esto sugiere que el factor "poder" en la ecuación de Kubala requiere una actualización: todo sistema, en particular uno con variantes impredecibles como el deportivo, necesita un mantenimiento regular durante su fase operativa.

Siguiendo con el símil del desarrollo de sistemas, Pep Guardiola diseñó una variante exitosa del proyecto original de Johan Cruyff, cuya implementación dio al club catalán el periodo más brillante de su historia.

El mantenimiento

Los problemas comenzaron con el "mantenimiento" del sistema, cuya duración depende de su vigor original: muchos creen que una de las principales razones del alejamiento de Guardiola fue su convencimiento de que el modelo necesitaba cambios de personal que el club no estaba dispuesto a hacer.

Dado que el Barça no fabrica refrigeradores sino fútbol, un producto cuya importancia depende de las expectativas y sueños de sus seguidores, el "mantenimiento" también requiere un sólido respaldo institucional.

Algo que brilla por su ausencia en estos momentos.

Desconcierto institucional

Las cuentas del fichaje de Neymar precipitaron la renuncia de Sandro Rosell.

Tras la renuncia del presidente anterior, Sandro Rosell, interpretada por algunos como "fuga", se agrega ahora un nuevo capítulo en la saga de la contratación de Neymar Da Silva: La Vanguardia informó ayer que el club se disponía a ingresar en la cuenta de la Hacienda Pública, como medida precautoria, nueve millones de euros que la fiscalía reclama por impuestos.

Mundo Deportivo, también catalán, dijo hoy que el pago llegará a 13 millones.

Todas las miradas se concentran ahora en la figura del DT, que ha reconocido sus errores en Anoeta: además de equivocarse en la alineación fue expulsado tras insultar al segundo entrenador de la Real; su segundo, Jorge Pautasso, dio la impresión de estar paralizado en el banquillo.

¿El culpable?

Un juego de titulares de Sport, el periódico deportivo catalán, refleja la situación:

"El técnico acabó tan desubicado que no habló con el equipo tras perder""El vestuario, atónito por las decisiones del Tata Martino" "Tuvo un 'ataque' de entrenador y quiso demostrar que con juego físico y vertical también se puede ganar partidos"

Martino atraviesa su momento de mayor vulnerabilidad en el Barcelona: para salvarse deberá hacer todo bien, recuperar la delantera en la Liga, seguir avanzando en Champions (el 12 de marzo el Barça recibirá al Man City) y hacer buen papel en la final de la Copa del Rey, ante el Madrid, el 16 de abril.

Muchos en el Barcelona, "el club del suicidio" (así titula su artículo Santi Giménez), responsabilizarán al entrenador, pero cabe preguntarse si echarlo, como piden algunos, no significará cortarse la garganta, como decía Hitckcock.

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo