El alargue mundialista

Brasil 2014 Derechos de autor de la imagen AP
Image caption De Brasil nos queda el recuerdo. ¿El mejor Mundial de la historia?

Tenía la intención de pasar la página y no hablar más del tema. Quería esperar cuatro años. Aguantar y no insistir más. Pero cómo no ver otra vez lo que se vio con vértigo.

Cómo no ultimar en los detalles. Si para eso es el fútbol, para hablar de él siempre que se pueda y repetir una y otra vez esos instantes de éxtasis en los que se pierde la racionalidad.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El Cristo Redentor, una y otra vez (con los colores de todos los participantes)

Soy de los que trasnocha entre semana buscando goles y jugadas memorables en YouTube. Soy de los que maldicen durante semanas la mala fortuna de encontrarse en un Mundial con un árbitro que dejó que le pegaran a James Rodríguez y de los que se pregunta una y otra vez qué hubiera pasado con Chile si las reglas del fútbol hubieran estipulado una portería un centímetro más alta.

Soy de esos, y por eso me pareció prudente cerrar el Mundial y aprovechar este espacio para releer textos que me gustaron en el último mes.

Es una selección arbitraria, sin ningún método científico. Sólo utilicé el filtro de mi memoria y la de algunos de mis compañeros de redacción. Si se animan mándenme los textos que les gustaron y que valdría la pena releer. Acá van los míos, sin ningún orden, como me llegaron a la cabeza.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Muchos se emocionaron con la actuación de la selección Colombia.

Arranco con el corazón y con el homenaje que le rindió el cronista colombiano Alberto Salcedo Ramos a la selección Colombia.

Y este homenaje me hizo recordar "Fuimos a toda madre", la reflexión de Juan Villoro sobre su México, "que enfrentó a Holanda sin miedo, pero se temió a sí misma".

Y si de temor hablamos, cómo no acordarse del texto de nuestro maestro Lalo, Raúl Fain Binda, que sentó a los penales en el diván del psicoanalista.

Es que cuando escribe Lalo, siempre sale el sol.

Después de una sesión con el terapeuta bien vale oír cómo se cantan los goles en diferentes partes del mundo gracias a esta fantástica animación del New York Times.

Y de la euforia del gol a la exaltación del héroe argentino que escribió en Página 12 Juan Sasturain.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los uruguayos no tuvieron una Copa para celebrar.

Crucemos el río de la Plata y recordemos el triste melodrama uruguayo bajo la pluma de Ignacio Pardo en Anfibia.

Para terminar comparto la medicina que me libró de la depresión postmundial: este texto de mi amigo Mauricio Silva en El Tiempo de Colombia en el que sustenta por qué este Mundial fue el mejor de toda la historia.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Löw, todo un personaje.

Bueno, ya basta. Aunque me acabo de percatar que no hay nada referente a Alemania. Y eso no puede ser. Si de esta Alemania fue fácil enamorarse, no sólo por su extraordinario fútbol sino por las respuestas que dieron fuera de la cancha, como esta que registró Axel Torres en su blog.

Qué vaina, se nos acabó el mundial. Aunque Yolanda debe estar feliz.