Recomendaciones para James Rodríguez en el Real Madrid

James Rodríguez Derechos de autor de la imagen AP

En nuestro correo electrónico hemos recibido un mensaje dirigido a James Rodríguez, el futbolista colombiano. Se trata de un error, claro, de modo que reproducimos el texto con la esperanza de que llegue a su destinatario.

De: mahasiah@angeles.org

A: James_Rodríguez@FCF.com.co

Asunto: Nuevo Club-Precauciones

Salve, mi querido James, tú me intuyes pero no me conoces; te he protegido desde antes que te hicieras futbolista. Soy Mahasiah, tu ángel de la guarda, y me especializo en seres que asimilan conocimientos en forma intuitiva, que "nacen sabiendo", como dicen en la Tierra; eres de un tipo poco común entre nuestros clientes (así los llamamos ahora, antes decíamos "almas" pero esta palabra ha caído en desuso) y tu trayectoria me ha hecho muy popular en nuestra oficina del Empíreo*: dicen que mi influencia ha facilitado tus hazañas.

No les creo, sé muy bien que el mérito es tuyo, yo sólo aparté algunas piedras.

Derechos de autor de la imagen AFP

El Ángel Supervisor me ha ordenado que estemos en contacto directo, porque si bien tienes un Coeficiente de Riesgo (CdeR) bastante bajo, al pertenecer a un club tan famoso tendrás muchos enemigos y los tropiezos pueden ser más dolorosos. Todos sabemos de la frustración del querubín Haziel, que trató de velar por Kaká: ahora el Adjudicador le ha reasignado para ayudar al serafín Lelahel, custodio de Luis Suárez, cuyo CdeR es el doble que el tuyo.

En poco más de un año tu Valor de Mercado (VdeM) se ha puesto por los cielos (perdona, es un chiste que causa gracia por aquí) y debemos redoblar las precauciones, porque como sugiere un escritor compatriota tuyo, Gustavo Colorado Grisales, es posible que los números hayan alcanzado "una condición que los dota de conciencia, de capacidad para hacer el bien o el mal".

Ten en cuenta que Toni Kroos ha costado tres veces menos que tú. Ahora nadie repara en ello, pero si las cosas no salen muy bien te lo refregarán.

Ya sabes qué puede ocurrir si no juegas bien dos o tres partidos: muchos preguntarán si no eres una estrella fugaz, si tu ficha no fue una locura, si eres inconstante, si tienes cabida en el esquema táctico; si puedes jugar con CR7, Benzema y Bale, si eres compatible con Kroos, que si Di María, Khedira e Isco…

Derechos de autor de la imagen EPA

Es el precio del dinero, claro. Tú corres con ventaja porque eres seductor. Ya sabes: pocas palabras, frases breves, una sonrisa luminosa y por encima de todo sigue mostrándote con tu esposa Daniela, que parece una mujer normal en vez del trofeo o hembra intimidante que favorecen muchos de tus colegas.

El Supervisor nos recomienda el uso del correo electrónico (aunque no Facebook o Twitter) porque antes era un bodrio: el cliente debía ayunar por 24 horas, abstenerse de sexo, vestirse de blanco, levantarse al amanecer y recibir al sol de frente… Uff, ahora puedes enviarme un correo a la dirección de arriba.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption ¿Qué dirá Cristiano Ronaldo de la llegada de James?

Bueno, a trabajar. Primero, lo básico; después profundizaremos por esta vía. Estás en el club de tus sueños, James, pero la llegada de un chico tan joven, con tanto festejo y trompetas y tambores, puede despertar algunos celos.

En primerísimo lugar, por supuesto, debe estar tu relación con Cristiano Ronaldo, un superdotado cuya personalidad es muy susceptible ante cualquier desafío que socave su influencia, tanto en el juego como en la tribuna.

Debo decirte que Chamyel, uno de los quince ángeles del trono, que lleva la cuenta de CR7, garantiza que es un buen chico, pero también reconoce que puede fastidiarse con los compañeros que no contribuyen a su lucimiento.

En esto es bueno que compartas agente con Cristiano, y uno tan astuto como Jorge Mendes, pero recuerda que el corazón no siempre atiende al bolsillo.

Al mismo tiempo debes cerciorarte de que tu afinidad con CR7 y los otros pupilos del agente portugués no provoque recelos entre los españoles de la plantilla. Esmérate en tu trato con Sergio Ramos, Iker Casillas y Xabi Alonso.

Derechos de autor de la imagen EPA

Otro peligro, mi querido James, es el torbellino de pasiones que provoca el Real Madrid, una institución que no deja indiferente a nadie. Y esto se refleja en la susceptibilidad de los dirigentes ante las críticas, incluso las de buena fe.

En el club se espera que la prensa de Madrid sea tan parcial y adicta como lo es con el Barça la de Barcelona (donde hay un fuerte abono político) y eso obliga a los futbolistas a ser cautelosos en el trato con "el mal periodismo".

¿Y cómo distinguir entre el malo y el bueno? Muy fácil: para los dirigentes del fútbol, el mal periodismo es el que publica mentiras o verdades desagradables, mientras que el bueno es el que publica verdades o mentiras agradables.

Ya sé que los jugadores colombianos tienen un trato muy amistoso con los periodistas compatriotas, que hay camaradería, una relación cordial y hasta íntima, pero si haces lo mismo en tu nuevo club te expones a una catástrofe.

La gloria suele pagarse con la moneda de la paranoia y ambas cosas abundan en los grandes clubes. Te recomiendo la máxima prudencia, no hables más de la cuenta y cerciórate de que tus allegados más íntimos respeten tu discreción.

Derechos de autor de la imagen AP

En los pasillos, recuerda que el Presidente Florentino Pérez es tanto o más susceptible que el crack portugués: tú estás allí porque él quiere, no porque te haya pedido Ancelotti. Tu engarce es en el proyecto presidencial, no el requerimiento del entrenador, que debe encontrar la fórmula en el campo.

Para Ancelotti tú representas una oportunidad, por supuesto, pero también un problema de selección que pondrá a prueba su famosa flexibilidad.

Podría ubicarte en lugar de Di María o Modric, o alterar la formación ofensiva, pero Bale y Benzema son hombres de Florentino. ¿Cómo podrías encajar? ¿4-3-3, 4-4-2 ó 4-2-3-1? ¿Tú y Bale por las bandas, Benzema y Ronaldo por el centro? ¿Bale detrás de Benzema y tú más adelantado? ¿Ronaldo de 9?

No te han traído para que hagas goles, sino para cautivar: debes mejorar una maquinaria casi perfecta. Ruega por un momento de inspiración de Ancelotti.

Lo siento, James, ya habrás advertido que no soy hombre (es un decir) de fútbol. También admito que para los seres humanos de tu era nuestra oficina pueda parecer un poco… anacrónica, pero así están las cosas.

Estoy seguro, eso sí, de que cuando comience a rodar la bola deberás estar en tu máximo rendimiento: el Real Madrid es el club más exigente del mundo y en cualquier momento el presidente puede comprar a otro galáctico…

Derechos de autor de la imagen AP

*Empíreo: el más alto de los cielos. (Nota de Lalo)

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo