Israel tiene un "nuevo adversario" en EE.UU.

Barack Obama y Benjamin Netanyahu Derechos de autor de la imagen Getty

No es un secreto que la opinión pública de Estados Unidos ha estado tradicionalmente del lado de la causa israelí por lo menos en las últimas tres décadas de conflicto con los palestinos.

Tampoco es un misterio que la política exterior estadounidense ha sido por mucho tiempo favorable a Israel, al que no sólo apoya diplomáticamente, sino que además impulsa con un presupuesto robusto cuando se trata de temas de seguridad y defensa.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Obama firmó la resolución del Senado de EE.UU. de otorgar US$225 millones para el Domo de Hierro.

Un ejemplo claro fue la muy reciente aprobación en el Congreso de EE.UU. de US$225 millones para financiar la permanencia del sistema antimisiles israelí conocido como Domo de Hierro, que ha sido casi impenetrable tras la nueva ofensiva con cohetes del grupo islamista palestino Hamas.

Esta tendencia de apoyo a Israel ha estado alimentada por medios de comunicación locales que, pese a tener enfoques distintos, presentan una línea editorial que muestra más simpatías hacia la causa israelí.

Independientemente de qué medio de comunicación o encuestadora haga el sondeo de opinión, la tendencia siempre ha superado el 50% de respaldo a Israel.

Sin embargo, ese apoyo casi automático de EE.UU. parece estar experimentando, desde la más reciente ofensiva de Israel en Gaza, un cambio casi imperceptible, pero cambio al fin.

La más clara señal ha venido de la Casa Blanca.

"Legítimas preocupaciones"

Derechos de autor de la imagen Getty

En unas declaraciones que llamaron la atención, el presidente Barack Obama expresó que le era difícil "reconciliar la legítima necesidad de Israel de defenderse" con las "legítimas preocupaciones" que le estaba generando el creciente número de muertos en Gaza, gran parte de ellos civiles.

Obama con esto no quiso dar el respaldo incondicional que -por ejemplo- mostró su predecesor George W. Bush al final de su mandato ante una ofensiva israelí similar a la actual.

Y en todo esto, algunos medios de comunicación y redes sociales parecen estar jugando un papel catalizador.

Un caso que hay que citar ocurrió hace más de dos semanas y tiene que ver con la cobertura de la muerte de niños palestinos.

El hecho ocurrió en la playa de Ciudad de Gaza y su impacto en la opinión pública tuvo repercusión, especialmente por la manera como fue narrada por dos reporteros.

El primero, el galardonado fotógrafo de The New York Times Tyler Hicks, quien mostró en un artículo cómo murieron cuatro niños palestinos a consecuencia de un ataque israelí.

Lo que más afectó a los lectores estadounidenses fue el hecho de que minutos antes del ataque, los niños jugaban fútbol desprevenidos de lo que vendría poco después. Una particular foto de Hicks no necesita explicaciones.

(Advertimos que la imagen de Hicks puede herir su susceptibilidad. Nosotros reproducimos otro ángulo de la misma escena).

Derechos de autor de la imagen Reuters

Hicks además se preguntaba al final del blog que publicó, cómo Israel había confundido a militantes de Hamas con seres humanos que medían solo un poco más de un metro de estatura.

El otro caso es el del corresponsal de la cadena NBC News en Gaza, Ayman Mohyeldin, que narró ese mismo hecho para la televisión.

Poco después del reportaje, el periodista fue sacado de Gaza por el canal citando razones de seguridad. Sin embargo, regresó a la pantalla luego de protestas de la audiencia de la televisora en las redes sociales.

Otro caso que hay que señalar es mucho más revelador.

Al Jazeera America

Derechos de autor de la imagen Reuters

Desde que el canal de noticias catarí Al Jazeera America estrenó su señal en Estados Unidos hace casi un año, este medio de comunicación no lograba superar una audiencia diaria de más de 30.000 televidentes, hecho que ponía en duda su viabilidad en un país al que llegó para intentar mostrar una realidad noticiosa a la que no están acostumbrados los estadounidenses, en especial cuando se trata de la cobertura de temas del Medio Oriente.

En las últimas semanas, tras desatarse la guerra en la Franja de Gaza, la audiencia diaria promedia los 3 millones de televidentes, 1,8 millones de ellos en horario estelar o prime time, según aseguró un portavoz del canal.

Para tener una idea del salto cuantitativo, Fox News, el líder de audiencia, acapara un promedio diario aproximado de 2,3 millones de usuarios únicos en su prime time.

Pero, cómo se mide esto en términos de cambio en la percepción de la opinión pública estadounidense sobre lo que está pasando en Gaza.

La referencia más clara hasta ahora es una encuesta de Gallup realizada entre el 22 y el 23 de julio.

Sorpresivamente el 51% de los estadounidenses menores de 30 años cree que son injustificadas las acciones de Israel en Gaza.

Mientras tanto, el Centro Pew muestra una tendiencia similar aunque no tan categórica. En los jóvenes entre 18 y 29 años, 29% culpa a Israel por la ola de violencia, mientras que un 21% señala a Hamas.

Lo interesante del sondeo es que fue realizado en fechas similares: entre el 24 y el 27 de julio.

¿Cambio de percepción?

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En Washington hay manifestaciones de apoyo a uno y otro bando.

Estos datos no quieren decir que los dos casos anteriores sobre el comportamiento de la audiencia de NBC News y Al Jazeera America -muy citados en la prensa de EE.UU.- hayan sido determinantes en el cambio de opinión en esa franja de edades, pero dice mucho del impacto que tiene la gama de oferta informativa en los comportamientos de la audiencia y del público en general.

Tampoco se sabe si el uso de redes sociales -más frecuente entre los jóvenes- está generando esta tendencia.

Lo que sí está claro es que un público más informado, con acceso a una oferta noticiosa diversa, también es más crítico.

En BBC Mundo esa es nuestra promesa básica: llevar a nuestros lectores la mayor cantidad posible de información, presentando el contenido que otros no ofrecen e incluyendo un amplio espectro de voces sobre una realidad determinada.

Lo que está ocurriendo entre los jóvenes de Estados Unidos con el caso específico de Gaza tiene mucho que ver con eso.