Blog de Lalo: el partido más crucial de todo el año

La zancadilla de Wenger a Pellegrini Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Wenger le puso una zancadilla a Pellegrini esta última jornada.

En cierto momento de una temporada, cuando la gente del fútbol cree que le ha tomado el pulso a los equipos más poderosos, se suele decir que "este partido, esta visita a (o de), puede ser el partido decisivo del año". El problema es que la frase, de tan repetida, ya parece un cliché irrelevante.

La escuchamos, en relación con la temporada del Manchester City, durante los preparativos para la visita del Arsenal, que concluyó con una clara victoria 0-2 de los Gunners, y ahora se repite con el foco en el viaje del City a Londres, el sábado 31 de enero, donde lo recibirá un Chelsea entonado.

(El sábado 24 se jugará la cuarta fecha de la Copa de la FA: el City recibirá al Middlesbrough y el Chelsea al Bradford.)

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El Manchester City dejó escapar tres puntos en un partido "decisivo".

La importancia de la visita del Arsenal se debía a que el City, tras remontar el terreno perdido en su persecución del Chelsea (llegó a compartir la primera posición el 1 de este mes, cuando el equipo de Mourinho cayó 5-3 ante el Tottenham Hotspur y el de Pellegrini ganó 3-2 al Sunderland), había dado un paso en falso el sábado 10, cediendo dos puntos al empatar 1-1 ante el Everton.

Manuel Pellegrini y sus jugadores sabían que no se podían dar el lujo de dejar escapar nuevamente a un equipo tan correoso como el puntero. Pero es lo que hicieron, y ahora están de nuevo a cinco puntos, ya que el Chelsea, jugando un fútbol lujoso, fulminó 5-0 al Swansea en el Liberty Stadium.

Si el City cae el 31 en Stamford Bridge, quedará a 8 puntos de un Chelsea entonado, dirigido por un técnico que no acostumbra a perder terreno… si controla a su plantel, como es ahora el caso.

En tal caso, la visita del equipo de Arsène Wenger habrá sido realmente "decisiva" para el City.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El conjunto de Mourinho luce bien acoplado.

Los comentaristas siguen discutiendo si la decisión de Mourinho de no hacer rotaciones perjudicará el rendimiento en el cierre de la temporada: cuesta creer que al portugués no se le haya ocurrido esta posibilidad; cuando le preguntan suele contestar que el año pasado rotó "mucho".

A comienzos de enero algunos expertos señalaron esta parsimonia como una de las razones de la estrepitosa caída del equipo en White Hart Lane, el 1 de enero. Una estadística publicada algunos días después pareció muy elocuente: contando todos los jugadores que habían disputado 500 o más minutos esta temporada, el Chelsea sólo tenía 11, mientras el City contaba 17 y el Man United 20.

Estos datos no impresionan a Mourinho y los resultados posteriores parecen darle la razón.

Lo más alarmante para los adversarios del Chelsea es que jugara tan bien ante un Swansea City de buen rendimiento esta temporada, aunque el sábado no pudo contar con su goleador Wilfried Bony, que hace unos días fue vendido al Man City por £28m y ahora está en la Copa de África.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El Arsenal de Wenger dio la impresión de ser el aspirante real a la corona de la Premier League.

Las trayectorias del City y del Arsenal esta temporada resultan desconcertantes, con chispazos prometedores y apagones que sus seguidores encuentran particularmente chocantes.

En el caso del Arsenal de Wenger, la buena impresión que dejó en el Etijah es sorprendente porque últimamente no había viajado bien ante los rivales más poderosos: en sus ocho visitas previas a Chelsea, City, Man United y Liverpool, sólo ganó un punto.

Hasta su hombre más decisivo esta temporada, el chileno Alexis Sánchez, no solía mostrar su mejor forma fuera del Emirates Stadium, algo que llamaba mucho la atención porque una de sus características más llamativas es, justamente, su carácter batallador.

Pero ayer todo fue distinto. Arsenal dejó una excelente impresión de juego colectivo e individual, con actuaciones muy sólidas de Cazorla, Bellerin, Giroud, Mertesacker, Koscielny y Coquelin.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Aunque no fue su mejor partido, Alexis, un jugador "decisivo", mostró un gran juego fuera de casa.

Sánchez también jugó bien pero esta vez no fue el mejor, como nos tenía acostumbrados; el portero colombiano David Ospina sólo fue apremiado en dos ocasiones por Navas, respondiendo bien.

Bueno, que el Arsenal dio la impresión de ser el aspirante real a la corona de la Premier League.

El City, en cambio, mostró una imagen penosa. Sin el aporte de Bony y Yaya Touré (también en la Copa de África) y con Agüero y Kompany aún sin alcanzar un buen rendimiento tras sus lesiones, varios medios calificaron con 5 al belga, el argentino, Fernandinho, Demichelis, Fernando y Milner. Hasta David Silva, habitualmente brillante, dio una impresión de desaliento: el Times lo calificó con un 6, reservando un solitario 7 para otro español, Jesús Navas, que llevó peligro al arco de Ospina.

Con su victoria, el Arsenal conserva la quinta posición; en tercer lugar marcha el Southampton (ganó 1-2 al Newcastle) y en cuarto el Man United (superó 0-2 al Queens Park Rangers).

Abundan los signos de irregularidad en la mayoría de los equipos esta temporada.

El Southampton se mantiene tercero a pesar de haber perdido nada menos que cuatro partidos seguidos entre el 30 de noviembre y el 13 de diciembre, mientras que el Man United sólo ha ganado dos partidos de los seis jugados en el último mes: empató tres y perdió el restante.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El Liverpool de Brandan Rodgers tiene el próximo 31 de enero un "partido decisivo" en casa.

El Liverpool (0-2 en su visita del sábado al Aston Villa) ha ganado sus dos últimos partidos, pero esto parece ser típico de su rendimiento: dos partidos ganados y luego empate o derrota…

Brendan Rodgers, el técnico de los reds, no ha dicho que el próximo partido será decisivo: en cambio, asegura que "si seguimos así hasta fin de mes, el cuarto puesto es más que posible."

Es lo mismo, porque en ese lapso sólo jugará un partido de la Premier League: el 31 de enero recibirá al West Ham de Sam Allardyce, otro de los candidatos este año a la cuarta posición.

Será un "partido decisivo" en Anfield. Nada ha cambiado en este sentido.

Siga a Raúl Fain Binda en Twitter a través del @BlogDeLalo

Entradas anteriores al blog de Lalo