Hallan al "padre" del T. rex

T rex
Image caption El T rex pudo haber tenido antepasados mucho más pequeños, según revelan los fósiles.

Un hallazgo de fósiles en China podría dar información importante sobre la evolución del gigante que reinó la Tierra hace 65 millones de años: el Tyrannosaurus rex o T rex.

Los restos, descubiertos cerca de la ciudad de Jiayuguan, pertenecen a otra especie de tiranosaurio bautizada Xiongguanlong baimoensis.

Los fósiles, afirman los científicos en Proceedings B, la revista de la Sociedad Real, datan del período Cretácico medio y podría ser el "eslabón perdido" en la evolución del T rex, el pariente que lo une a sus antepasados mucho más pequeños.

Según los científicos, los fósiles muestran los primeros signos de las características que se volvieron muy pronunciadas en los tiranosaurios posteriores.

Dos grupos

El conocimiento paleontológico de la familia de dinosaurios conocidos como tiranosaurios está basada en dos grupos distintivos de fósiles procedentes de distintas épocas del período Cretácico, que comenzó hace 145 millones de años y terminó hace 65 millones de años.

Uno de los grupos data del Cretácico inferior (la primera parte del período) de una era conocida como el Barremiano, y el otro data de decenas de millones de años antes.

Hasta ahora había sido muy difícil para los paleontólogos trazar el linaje de un grupo al otro.

"Tenemos una brecha de entre 40 y 50 millones de años en la que hay muy poca información en el registro fósil" afirma Peter Makovicky, curador asociado del Museo Field, en Chicago, quien dirigió el equipo de chinos y estadounidenses que descubrió los nuevos fósiles.

Pero, agrega, el X baimoensis parece ser un "bello eslabón" entre ambos grupos.

"Ahora estamos llenando los vacíos en esa parte del registro fósil", dice el investigador.

El doctor Makovicky y sus colegas creen que el X baimoensis es un "eslabón filogenético, morfológico y temporal" entre los dos grupos distintos de tiranosaurios.

El fósil tiene ciertas marcas características del gran tiranosaurio, como el cráneo en forma de caja, huesos reforzados en la sien que podían soportar grandes músculos mandibulares, dientes frontales modificados y una columna vertebral mucho más fuerte para soportar la cabeza.

Pero también muestra características que están ausentes en otros tiranosaurios más antiguos, como un hocico largo y delgado.

Un ejemplar adulto pudo haber medido 1,5 metros de altura hasta la cadera y pesado cerca de 250 kilos.

El T rex, por su parte, medía 4 metros de altura hasta la cadera y pesaba más de 5 toneladas.

Más fósiles

Image caption Los dinosaurios pico de pato se extendieron rápidamente en el Cretácico superior.

La misma edición de Proceedings B publica también otras dos investigaciones sobre fósiles de dinosaurio.

Uno de los hallazgos fue llevado a cabo en China por varios de los paleontólogos que encontraron en tiranosaurio. Las muestras, descubiertas en la Cuenca de Yujingzi pertenecen a un dinosaurio muy similar a la avestruz moderna, llamado ornitomimosaurio.

Aunque ya se han encontrado muchos de estos ornitomimosaurios, el análisis de los huesos de la nueva especie, bautizada Beishanlong grandis, sugiere que ésta es una de las más grandes.

Se cree que el ejemplar mide 6 metros de alto y pesa 626 kilogramos.

Y la otra investigación detalla el hallazgo de fósiles de un dinosaurio con pico de pato (hidrosaurio) encontrado en Uzbekistán, llamado Levnesovia transoxiana.

El análisis de los fósiles, llevado a cabo por Hans-Dieter Sues del Instituto Smithsoniano en Washington y Alexander Averianov de la Academia Rusa de las Ciencias, podría brindar nueva información sobre la forma como se expandieron los hidrosaurios durante el Cretácico superior, afirma la investigación.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.