Última actualización: martes, 12 de mayo de 2009 - 00:16 GMT

La lección del caracol: tómalo con calma

Los caracoles de jardín están evolucionando y los más aptos desarrollan metabolismos más lentos.

La "selección natural" favorece a los caracoles con metabolismos más lentos, revelaron científicos chilenos.

Hélix aspersa

Hélix aspersa, el caracol de jardín chileno, esconde una ventaja secreta.

Es la primera vez que se logra probar que la selección natural escoge esta característica en los individuos de determinada especie y la favorece.

Los caracoles con metabolismos más lentos llevan la delantera, puesto que cuentan con mayores reservas de energía para gastar en otras actividades, como el crecimiento o la reproducción, señalaron los investigadores en la revista Evolution.

Roberto Nespolo y Paulina Artacho, de la Universidad Austral de Valdivia, pusieron a prueba una vieja hipótesis biológica, conocida como "la definición energética de la aptitud".

"Esta hipótesis supone que los animales que gastan menos energía tendrán un extra para la sobrevivencia y la reproducción", explica Nespolo.

Pocos estudios han puesto a prueba la hipótesis y tres que lo intentaron con roedores no pudieron hallar evidencia de que tuviera algo de cierto.

"El nuestro es el cuarto estudio y el primero que demuestra una selección direccional significativa en base al metabolismo", dice Nespolo.

Nespolo y Artacho midieron casi un centenar de caracoles de jardín (Helix aspersa) y controlaron su tasa metabólica base (SMR, por sus siglas en inglés), de acuerdo a la cantidad de dióxido de carbono que emitían en reposo.

El SMR es un índice del mínimo de energía que necesita un animal para estar vivo.

"En otras palabras, requerir menos para el mantenimiento permite que se guarde más energía para otras actividades, como el crecimiento o la reproducción. Es por eso que menos metabolismo equivale a mayor aptitud física", sostiene el investigador.

Luego de siete meses recapturaron a los animales. Algunos habían muerto, pero recogieron sus caparazones.

El tamaño no importa

Los investigadores descubrieron que el tamaño no predijo cuáles caracoles sobrevivieron. Pero el SMR sí. Los caracoles que llegaron al séptimo mes, tenían una tasa de metabolismo 20% más baja que la de aquellos que sólo dejaron la cáscara.

Cuanto más bajo el SMR, más chances de vivir tenía el caracol. Eso significa que la naturaleza está seleccionando los caracoles que son más "eficientes" desde el punto de vista energético, afirma Nespolo.

La investigación de Nespolo y Artacho funcionó, en parte, porque escogieron caracoles.

Investigaciones previas habían analizado el metabolismo de ratones salvajes. Pero es imposible saber si los ratones que desaparecieron de la zona de estudio murieron o simplemente se "mudaron". Por eso resultaba casi imposible calcular cuántos y cuáles sobrevivían.

Pero con los caracoles, que permanecieron dentro del "jardín" de estudio, Nespolo y Artacho sortearon el obstáculo. Después de todo, los caracoles nunca van demasiado lejos.

"Pudimos recuperar a los muertos porque los caracoles dejan el caparazón detrás, y porque no se mueven más que un par de metros por año", explicó el chileno.

A paso de caracol

Los investigadores ahora quieren resolver otra interrogante: el metabolismo más lento, ¿afecta el movimiento, la velocidad?

Si es así, significa que no sólo los caracoles han evolucionado para aprovechar mejor su energía, sino que además se están tomando las cosas con más calma que antes, y se arrastran más lento.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.