Última actualización: jueves, 11 de junio de 2009 - 17:57 GMT

Fase 6: ¿Y ahora qué?

Los titulares se esperaban desde hace días: que la gripe porcina había alcanzado proporciones pandémicas.

Un técnico indio recoge muestras de pacientes con síntomas de gripe porcina.

La fase 6 significa que el virus continúa expandiéndose geográficamente.

Pero ahora que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado oficialmente la fase pandémica 6 de la enfermedad, ¿qué significa realmente esta decisión?

Técnicamente, una pandemia es cuando la transmisión comunitaria de una infección de humano a humano comienza a verse en dos regiones del mundo.

Eso quiere decir que el virus está en el mundo para quedarse y que seguirá extendiendo su propagación.

Lo que no significa, afirman los expertos, es que el virus haya cambiado o se haya vuelto más letal y que empecemos a ver una propagación de la enfermedad a la escala de la gripe española de 1918 que mató a 50 millones de personas.

Según la OMS, hasta ahora el virus H1N1 no está causando una infección más grave o más muertes, pero geográficamente está cumpliendo los requisitos de una pandemia.

En muchos aspectos, la fase 6 de la pandemia, tal como la clasifica la OMS, es según los expertos una etiqueta y ni la gente ni los países deben alarmarse.

Planes nacionales

Mucha gente quizás nunca entre en contacto con el virus y, si llega a contagiarse, lo más probable es que experimente síntomas moderados de gripe.

Lo que ahora es importante, dice la OMS, es lo que cada país haga para combatir la enfermedad, y eso sólo lo puede dictar cada gobierno nacional.

Aunque es preocupante que todavía estemos viendo casos en el hemisferio norte a pesar de estar en verano cuando la influenza por lo general no se propaga, todavía podemos estar tranquilos porque ésta es una enfermedad relativamente moderada

Prof. Paul Hunter

El anuncio de la OMS quizás no hará mucha diferencia en muchos países en vías de desarrollo que por falta de recursos enfrentan dificultades para implementar sus planes de contingencia.

Y en países desarrollados, como el Reino Unido, las autoridades han decidido que el combate del virus siga en la misma línea que se ha tomado hasta ahora.

"La decisión de la OMS es irrelevante" dijo a la BBC el profesor Steve Field, presidente del Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido y uno de los asesores del gobierno en el desarrollo de los planes de contingencia.

"Lo que realmente es importante es lo que sucede en lugares donde el virus se está extendiendo. El enfoque que se ha tomado está basado en la contención de la enfermedad.

"Hasta ahora ha funcionado, pero las cosas pueden cambiar súbitamente" señala el experto.

Esta "etapa de contención" es el protocolo estándar que establecen las autoridades de salud en la lucha contra una epidemia y requiere dar antivirales al enfermo, aislar el caso y rastrear a la gente con quien tuvo contacto.

También suele ordenarse el cierre de escuelas donde se ha identificado el virus.

Si a pesar de la contención el virus continúa propagándose, las autoridades pueden declarar el "estado de mitigación", para el cual se requiere un enfoque diferente.

Esta etapa puede involucrar desde restricciones de reuniones públicas, como juegos de fútbol y conciertos, a limitar el uso de medicamentos para las personas que se han contagiado, en lugar de darlos como medida preventiva a quienes han tenido contacto con el virus.

En esta etapa también se puede considerar detener todas las operaciones quirúrgicas de rutina para que los hospitales puedan manejar el incremento en el número de pacientes con influenza.

Visión global

"Los niveles de alerta de la OMS reflejan la visión global", afirma un portavoz del Departamento de Salud del Reino Unido.

Una enfermera comprueba la salud de una estudiante en Filipinas.

El virus hasta ahora ha causado sólo síntomas moderados de gripe.

"Pero cualquier decisión que se tome en el Reino Unido estará basada en la situación que se vea dentro del país.

Igual que en el Reino Unido, otros países como Australia (donde el aumento en el número de casos provocó la decisión de la OMS de declarar la pandemia), deberán monitorear la situación de forma constante y si algo cambia las autoridades deberán reaccionar apropiadamente.

Entonces, ¿están las autoridades de salud reaccionando de forma exagerada? Los expertos no lo creen así.

Una pandemia, incluso de una enfermead moderada como ésta, puede causar enormes problemas a la sociedad y la industria porque los principales afectados han sido jóvenes en edad productiva y escolar.

El profesor Paul Hunter, experto en protección a la salud de la Universidad de East Angia, en Inglaterra, cree que las consecuencias de la primera pandemia en más de 40 años serán más políticas que operacionales.

"Existe el riesgo de que surja el pánico y se pida la restricción de viajes u otras cosas similares", dice el investigador.

"Y aunque es preocupante que todavía estemos viendo casos en el hemisferio norte a pesar de estar en verano, cuando la influenza por lo general no se propaga, todavía podemos estar tranquilos porque ésta es una enfermedad relativamente moderada".

Fases de una pandemia

La amenaza de la gripe porcina

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.