Cuatro días mirando al cielo

Despegue del Apolo 11
Image caption El Apolo 11 despegó a más de una década de haber comenzado la carrera por conquistar el espacio.

"Diez, nueve, comienza el arranque, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero. Todos los motores funcionando. Despegue, tenemos un despegue a los 32 minutos pasada la hora. Al Apolo 11 está despegando".

Era un 16 de julio de 1969. El escenario: Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos, lugar ya habitual para los lanzamientos de cohetes de la misión espacial Apolo.

Se estima que un millón de personas se concentraron para ver el despegue. Poco después de escucharse estas palabras en la base de control, la nave espacial estaba a salvo en órbita.

A bordo, tres astronautas, Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin "Buzz" Aldrin, que ya había estado antes en el espacio y en duros entrenamientos durante meses.

Durante cuatro días el mundo entero miró hacia arriba.

Pero esta misión era un tanto diferente a las anteriores. El presidente John F. Kennedy se había comprometido en "llevar al hombre en la Luna y regresarlo de forma segura a la Tierra." Apolo 11 despegaba para cumplir esta promesa.

A mitad de camino

La atmósfera en la base de control se fue tornando más tensa a medida que Apolo 11 se acercaba a su destino.

Los científicos de la Agencia Espacial Estadounidense, Nasa, estaban confiados de que la nave llegaría a la Luna, pero no existían precedentes sobre qué pasaría al tocar la superficie lunar.

Si el Apolo 11 llegaba a volcarse, la tripulación, en el mejor de los casos, no habría podido regresar a la Tierra.

Pero como millones de personas en todo el mundo pudieron ver en vivo a través de sus televisores, todo tipo de preocupación fue injustificada. Cuatro días después del despegue, un domingo 20 de julio, Neil Armstrong hizo un perfecto alunizaje en una zona nombrada como Mar de la Tranquilidad.

En la base de control se escuchó su voz: "Houston, aquí la base Tranquilidad. El Águila ha alunizado".

Cuando dio los primeros pasos en la superficie de la Luna declaró: "Esto es un pequeño paso para el hombre, pero un salto gigante para la humanidad".

El primer encuentro

Armstrong describió la superficie lunar como de carbón pulverizado. Estos primeros momentos del hombre en la Luna fueron captados por cámaras de televisión instaladas en la nave espacial.

Image caption Neil Armstrong deja claro quién había ganado la carrera por conquistar la Luna.

También develaron una placa conmemorativa con la firma del presidente Richard Nixon que decía: "Aquí estuvieron por primera vez los hombres del planeta Tierra en Julio de 1969. Venimos en son de paz con toda la humanidad".

El 24 de julio, los astronautas regresaron a salvo a la Tierra y recibieron una bienvenida de héroes.

En los tres años siguientes, la misión Apolo llevó otras seis expediciones comandadas a la Luna. Desde entonces, el hombre no ha salido de la órbita de la Tierra.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.