Última actualización: jueves, 3 de septiembre de 2009 - 22:23 GMT

Amazonas: ¿el lado positivo de la crisis?

Deforestación en el Amazonas. Foto: Greenpeace.

La deforestación de 2008-2009 es casi la mitad de la del período anterior.

El gobierno de Brasil anunció esta semana que la deforestación en la selva amazónica es la más baja de los últimos años y posiblemente de las últimas décadas.

El ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, señaló que los datos difundidos por el Instituto Brasileño de Estudios Especiales (INPE) mostraban los índices de tala más bajos desde que comenzó a utilizarse el Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter), en 2004.

Según el INPE, entre agosto de 2008 y julio de 2009 se perdieron 4.375 km2 de selva, lo que representaría la cifra de tala más baja en 20 años.

La deforestación registrada en 2008-2009 es casi la mitad de la del período anterior, cuando alcanzó los 8.147 km2.

Minc atribuyó la caída a las acciones de fiscalización y de combate a la tala de árboles promovidas por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables (Ibama), una agencia de su ministerio.

Sin embargo, la organización ecologista Greenpeace opinó que el declive podía estar relacionado con la crisis económica mundial.

"La mayor parte de la deforestación del Amazonas tiene causas económicas, así que la retracción del mercado es un factor determinante", le dijo a BBC Mundo Tica Minami, vocera de Greenpeace en la ciudad amazónica de Manaos.

Contradicción

Es necesario cambiar los conceptos. La floresta de pie debe valer mas que la floresta desforestada

Carlos Minc, ministro de Medio Ambiente

La activista resaltó, no obstante, que el Ibama "tiene un papel importante" en la lucha contra la deforestación, aunque consideró que las políticas del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva respecto al medio ambiente son "contradictorias".

En ese sentido, Minami opinó que si bien el mandatario promueve algunas políticas "verdes", su programa de desarrollo económico -conocido como PAC (Programa de Aceleración del Crecimiento)- fomenta los abusos del medio ambiente.

Una iniciativa gubernamental que sí cuenta con el visto bueno de Greenpeace es la propuesta de pagar una cuota anual a dueños de áreas verdes que protejan los bosques.

El programa, bautizado Bolsa Carbono, busca revertir la lógica del incentivo económico que lleva a la deforestación.

"Es necesario cambiar los conceptos. La floresta de pie debe valer mas que la floresta desforestada", señaló Minc al diario O Globo.

El estado de Amazonas ya aplica un programa parecido, conocido como Bolsa Floresta, pero en vez de premiar a los propietarios, promueve la "buena conducta ecológica" entre los habitantes de la región selvática.

clic Vea: ¿Cómo salvar el Amazonas?

Señales preocupantes

Deforestación en el Amazonas. Foto: Greenpeace.

Según los ecologistas, la crisis fue "un factor determinante".

Más allá de la caída en la deforestación registrada en los últimos meses, lo cierto es que el problema sigue en aumento.

En julio pasado, cuando comenzó el período seco -considerado el más propicio para la tala de árboles-, se volvió a registrar un fuerte aumento de la deforestación, que fue un 157% superior a la ocurrida el mismo mes del año anterior.

Una señal, quizás, de que a medida que se va alejando la crisis económica mundial, se sigue acercando el debacle medioambiental.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.