Un gen podría causar la obesidad infantil

La obesidad severa en los niños podría deberse a una alteración genética, en particular a la pérdida de un segmento clave en el ADN, afirman científicos.

Image caption Más de 22 millones de niños menores de cinco años están obesos o con sobrepeso.

El estudio, llevado a cabo por científicos en Gran Bretaña, es el primero que muestra que la causa de la obesidad podría ser un defecto genético que provoca que los niños coman compulsivamente.

Tal como señalan los expertos, los resultados de la investigación, publicada en la revista Nature, podrían conducir a nuevas formas de tratar el problema que muchas veces ha sido atribuido al abuso de los padres que sobrealimentan deliberadamente a sus hijos.

El estudio fue llevado a cabo con 300 niños con obesidad severa, muchos de los cuales habían sido clasificados en los registros de riesgo de los servicios sociales por supuesto abuso de los padres.

Después de las conclusiones de este estudio muchos de los participantes han sido retirados de los registros.

Niño obeso, adulto obeso

La obesidad es un problema en aumento en todo el mundo y se le ha reconocido como un asunto grave de salud pública.

En particular la obesidad infantil, como señala la Organización Mundial de la Salud, es uno de los mayores desafíos de salud ya que la prevalencia del trastorno ha aumentado a un nivel alarmante.

Aunque el problema hasta ahora se ha reconocido como resultado de factores del estilo de vida, como una dieta poco saludable y falta de ejercicio, las causas, como señala la nueva investigación, también podrían ser genéticas.

El estudio analizó todo el genoma de cada participante para buscar un tipo de mutación en el ADN conocida como variante de número de copias o CNV.

Las CNV son grandes trozos de ADN que ya sea se han duplicado o eliminado de nuestros genes y los científicos creen que estos CNV juegan un papel muy importante en las enfermedades genéticas.

Al comparar el perfil del ADN de los niños obesos con el de niños de peso normal, los investigadores encontraron que en el grupo de obesos ciertas partes del genoma se habían perdido.

En particular se enfocaron en una región perdida del cromosoma 16 que parece estar fuertemente vinculada a la obesidad severa.

"Descubrimos que parte del cromosoma 16 puede ser eliminado en algunas familias y que la gente con esta supresión muestra obesidad severa desde una edad temprana" afirma el doctor Sadaf Farooqi, quien dirigió el estudio en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

"Nuestros resultados sugieren que un gen particular del cromosoma 16 llamado SH2B1 juega un papel clave en la regulación del peso corporal y también en el manejo de los niveles de azúcar en la sangre".

Compulsión por comer

Image caption Aunque podría haber causas genéticas no se deben olvidar otros factores de riesgo como la falta de ejercicio y la dieta.

"La gente que presenta supresiones de este gen tienen una fuerte compulsión por comer y sube de peso muy fácilmente", agrega el investigador.

El estudio, afirman los expertos, podría tener implicaciones en el diagnóstico de niños que sufren obesidad severa, que en ocasiones ha sido atribuida erróneamente al abuso de los padres.

El doctor Farooqi agrega que este estudio "confirma la creciente evidencia de que una amplia variedad de variantes genéticas pueden producir una fuerte compulsión por comer".

"Esperamos que estos resultados cambien las actitudes y prácticas entre quienes tienen responsabilidad profesional por la salud y bienestar de los niños", dice el investigador.

Las CNV ya han sido vinculadas a otros trastornos como el autismo o dificultades de aprendizaje, pero tal como señalan los investigadores es la primera vez que se les relaciona a enfermedades metabólicas como la obesidad.

Otros expertos subrayan, sin embargo, que aunque las causas de la obesidad podrían tener raíces genéticas no se deben olvidar otros factores de riesgo muy importantes como la dieta y la falta de ejercicio.

La OMS calcula que en hay más de 22 millones de niños menores de cinco años obesos o con sobrepeso en el mundo, y más de 75% de estos niños viven en países de bajos y medianos ingresos.

Según la organización hay muchas probabilidades de que un niño obeso o con sobrepeso permanezca siendo obeso hasta la adultez, con un alto riesgo de desarrollar enfermedades como diabetes o cardiovasculares siendo joven,.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.