Todos los ojos en Copenhague

Hillary Clinton en Copenhague
Image caption Estados Unidos dijo estar dispuesto a contribuir a un fondo de ayuda a los países pobres.

Después de una noche de intensas negociaciones tras bambalinas, la cumbre del cambio climático en Copenhague entró en su jornada final y la gran pregunta sigue siendo la misma: ¿se firmará un acuerdo?

El primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, dijo que se había presentado un diálogo constructivo entre 25 dirigentes mundiales acerca de cómo resolver los desacuerdos.

Este viernes el presidente estadounidense Barack Obama se unió a las conversaciones.

Lea: ¿Será un fracaso Copenhague?

China podría realizar concesiones en el tema de la verificación de la reducción de las emisiones y Estados Unidos dijo estar dispuesto a contribuir a un fondo de ayuda a los países pobres.

Se espera que en la decisiva jornada del viernes los líderes mundiales tomen decisiones clave.

En cualquier caso, pese a las señales positivas, un documento elaborado por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático filtrado a los medios, indica que el mejor acuerdo que probablemente se alcanzará supondrá un aumento de la temperatura no inferior a los 2ºC.

El documento concluye que, incluso si los países cumplieran con sus promesas más ambiciosas de reducción de las emisiones, se podría producir un aumento de la temperatura de 3ºC.

Pese a las preocupaciones expresadas por las posibles consecuencias del cambio climático, las finanzas se han convertido en el asunto clave en la capital danesa.

Transparencia

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, dijo este jueves que su gobierno está preparado para contribuir a un fondo de US$100.000 millones para ayudar los países pobres, si el acuerdo que se alcanza en Copenhague cumple con los requerimientos de su país.

"EE.UU. está preparado para trabajar con otros países hacia la meta de movilizar de manera conjunta US$100.000 millones anuales para 2020 para responder a las necesidades de países en desarrollo frente al cambio climático", aseguró Clinton.

La principal demanda de EE.UU. es que China sea transparente sobre la reducción de sus emisiones.

Aunque el gobierno de Pekín se ha mostrado hostil en este asunto, el vicesecretario de Exteriores chino, He Yafei, aseguró este jueves que "China está dispuesta a comprometerse en un diálogo y cooperación que no sean invasivos y no violen la soberanía" de su país.

Previamente, el presidente de Indonesia, Susilo Banbang Yudhoyono, hizo un llamado para que los "países en desarrollo y desarrollados sean flexibles" en la cuestión de la verificación de la reducción de las emisiones.

El mandatario indonesio habló de la posibilidad de establecer un mecanismo internacional para monitorear los recortes en las emisiones.

Aumento de la temperatura

Mientras continúan las negociaciones a contrarreloj, se filtró a la prensa un documento preparado por el secretariado de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que confirma que los actuales compromisos para la reducción de gases con efecto invernadero no son suficientes para mantener el aumento de las temperaturas en los 2ºC.

Image caption Greenpeace aseguró que los compromisos actuales conllevarán una aumento de la temperatura de 3ºC.

El informe señala que para alcanzar ese objetivo, las emisiones globales deben mantenerse o incluso bajar de las 44 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente para el año 2020.

Pero incluso si los países desarrollados cumplen son sus máximos compromisos de reducción de las emisiones, éstas estarían 1,9 gigatoneladas por encima de esa cifra. Los compromisos mínimos supondrían incumplir ese objetivo en 4,2 gigatoneladas.

A no ser que esa brecha se cierre -por ejemplo, aumentando los países desarrollados su oferta a un recorte del 30% de las emisiones con respecto a los niveles de 1990 para el año 2020- las emisiones globales persistirán "en un camino insostenible que puede llevar a concentraciones similares o superiores a 550 partes por millón, con una aumento de la temperatura asociado de 3ºC", señala el documento.

"Naciones Unidas está admitiendo en privado que los compromisos de los líderes mundiales conllevarán una aumento de la temperatura de 3ºC", señaló Joss Garma, de la organización medioambiental Greenpeace.

"Todos lo políticos en Copenhague están ahora avisados. Queda un día para que aumenten sus compromisos o serán recordados para siempre como la gente que dejó que esto sucediera", dijo Garman.

Los documentos que los líderes tendrán enfrente el viernes serán las últimas versiones de los textos en los que los gobiernos han estado trabajando desde principios de año, pese a que los anfitriones daneses han sido acusados por los países en desarrollo de intentar introducir nuevos documentos.

Esfuerzos de última hora

Image caption Sarkozy se mostró dispuesto a llevar a cabo mayores recortes de las emisiones bajo el protocolo de Kyoto.

Algunas fuentes han indicado que el primer ministro británico, Gordon Brown, y el primer ministro australiano, Kevin Rudd, han encabezado en las últimas horas los esfuerzos diplomáticos para que se alcance un acuerdo, mientras que el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha mantenido conversaciones con otros líderes mundiales por teléfono.

Rudd y su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, han asegurado estar dispuestos a comprometerse a llevar a cabo mayores recortes de las emisiones bajo el actual protocolo de Kioto, como han demandado los países en desarrollo.

"O sea que quieren mantener Kioto, de acuerdo, mantengamos Kioto, pero déjennos acordar un marco político", dijo Sarkozy.

Por otro lado, hay indicaciones de que algunas de las naciones pobres más vulnerables al cambio climático están descontentas con el paquete de ayuda financiera propuesto por Hillary Clinton.

El negociador jefe de Lesotho, Bruno Sekoli, dijo que ese dinero debe de separarse de la ayuda al desarrollo.

"No se nos puede pedir que elijamos entre hospitales y escuelas o seguridad climática" señaló Sekoli.

Las discusiones en base a los textos existentes continúan, mientras los ministros y negociadores siguen intentando resolver algunos de los asuntos más espinosos antes de que los jefes de Estado y de gobierno se reúnan este viernes.

Algunos observadores están convencidos de que el documento final que salga de la cumbre debe incluir un mandato para que se acuerde un nuevo tratado vinculante antes de fin de año, a más tardar.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.