¿Confabulación en Copenhague?

Lula da Silva y Barack Obama en reunión multilateral en Copenhague
Image caption Lula da Silva y Barack Obama fueron dos de los cinco que firmaron el acuerdo en Copenhague.

India reconoció que trabajó con China y otros países para frustrar la presión de parte del mundo en desarrollo para firmar un acuerdo vinculante sobre las emisiones de carbono durante la cumbre sobre el calentamiento global en Copenhague.

El ministro para el Medio Ambiente, Jairam Ramesh, dijo ante el Parlamento en Delhi que todos los intereses indios habían sido protegidos, incluyendo la resistencia a un acuerdo que obligara legalmente a reducir las emisiones de carbono.

Añadió que el grupo de países compuesto por China, India, Sudáfrica y Brasil, emergieron como una poderosa fuerza durante las negociaciones sobre el cambio climático.

Con anterioridad, China había negado las acusaciones del gobierno británico de que había saboteado la cumbre.

En un comunicado la cancillería china dijo que su país había trabajado arduamente para llegar a un acuerdo sobre el calentamiento global.

Satisfacción

Aún así, el ministro Ramesh lució optimista al dirigirse al Parlamento con su informe sobre Copenhague y añadió que el desempeño de la delegación india había sido reconocido como constructivo.

Image caption India protegió todos sus intereses en Copenhague, dijo el ministro del Medio Ambiente.

El corresponsal de la BBC en Delhi, Chris Morris, había comentado con anterioridad que el gobierno de India tendría razones para sentirse satisfecho con los dividendos logrados por esa alianza informal con China y el hecho que no tuvieron que ceder en ninguno de los temas claves.

El país también está complacido con las condiciones bajo las cuales la comunidad internacional estaría verificando las medidas voluntarias que tome hacia el control de gases que producen el efecto invernadero.

La reducción voluntaria es lo más sobresaliente del acuerdo impulsado por estos países.

China se jacta de la meta que se ha impuesto para recortar las emisiones de dióxido de carbono.

La misma tónica de metas voluntarias caracteriza la postura de Brasil que se compromete a reducir las emisiones en por lo menos 36% y la deforestación en 80%.

De los países mencionados la postura de Sudáfrica es la que más sorprende. El país representaba los intereses colectivos del continente africano, pocos de los cuales fueron satisfechos.

El corresponsal de la BBC en Johannesburgo, Jonah Fisher, concluye que la oferta de fondos para el desarrollo mantuvo el contingente africano a bordo.

Una gran porción de los US$100.000 millones al año prometidos para ayudar a los países en desarrollo a ajustarse al cambio climático muy posiblemente terminará en África.

Participe: ¿Cumbre inútil?

"Fracaso"

A todos estos se unió Estados Unidos que también le puso la firma al acuerdo que describe como "modesto".

El acuerdo ha sido severamente criticado por organizaciones no gubernamentales y una multitud de países, incluyendo los de Europa y el mundo en desarrollo.

Éstos últimos se mantuvieron firmes en su insistencia que las naciones industrializadas, responsables de la mayoría de la contaminación, deberían pagar la mayor parte del costo para mitigar los efectos.

Este martes, en una reunión de ministros del Medio Ambiente de Europa, el titular de Suecia describió la cumbre de Copenhague como un desastre y fracaso total.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.