China podría ejecutar a ciudadano británico

Akmal Shaikh
Image caption Akmal Shaikh fue detenido en China en septiembre de 2007 en posesión de cuatro kilos de heroína.

Las autoridades chinas podrían ejecutar en las próximas horas a un ciudadano británico condenado a muerte por contrabando de droga.

Akmal Shaikh, de 53 años, cuya familia reside en un barrio del norte de Londres, fue condenado a la pena capital tras ser detenido en septiembre de 2007 en Urumqui, en el noroeste de China, en posesión de cuatro kilos de heroína.

Su familia y sus abogados sostienen que padece un trastorno bipolar.

Aseguran que fue engañado por una banda de criminales para que llevara la droga con la promesa de que le ayudarían a comenzar una carrera en el mundo de la música.

La cancillería británica confirmó que las autoridades chinas fijaron la fecha de la ejecución para este martes, después de que Shaikh perdiera la semana pasada la última apelación en el Tribunal Supremo de China.

Según le dijo a la BBC la hija del condenado, Leilla Horsnel, de 31 años, este no es consciente de que será ejecutado en las próximas horas, un hecho que considera es "una buena cosa" debido a su frágil estado mental.

Las autoridades chinas dijeron que no han comunicado a Shaikh la noticia de su inminente ejecución por razones humanitarias. Normalmente a los condenados a muerte se les informa de su ejecución con 24 horas de antelación.

Clemencia

Con el apoyo de la ONG británica Reprieve, dos primos de Shaikh han viajado a China para pedir clemencia al presidente Hu Jintao.

El primer ministro británico, Gordon Brown, y la Unión Europea (UE) también han pedido clemencia a las autoridades de Pekín.

Si se aplica la sentencia, Shaikh será el primer ciudadano de la UE en ser ejecutado en China en cincuenta años, según afirman sus abogados.

Hasta el momento Pekín se ha mostrado firme en este caso.

"Las autoridades judiciales chinas han gestionado este caso de forma independiente de acuerdo con la ley", dijo hace unos días Jiang Yu, portavoz de la Cancillería de China.

El relator especial de Naciones Unidas para Ejecuciones Extrajudiciales, Philip Alston, afirmó que hay "indicaciones claras" de que Shaikh sufre un trastorno mental.

"La ejecución de un enfermo mental supondrá un importante paso atrás para China y espero que el gobierno otorgue clemencia en este caso", aseguró Alston.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.