Última actualización: martes, 23 de marzo de 2010 - 17:20 GMT

Las grasas "sanas" reducen males cardíacos

Reemplazar las grasas saturadas por grasas poliinsaturadas puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, afirma un estudio.

Carne de res

La carne roja y la mantequilla contienen grasas saturadas.

Los científicos de la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos, señalan que la investigación confirma la creciente evidencia sobre los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en algunos tipos de pescado y aceites vegetales.

El equipo analizó los resultados de ocho estudios previos, que involucraron a un total de 13.000 personas.

Encontraron que los individuos que sustituyeron en su dieta a las grasas saturadas -que se encuentran en la mantequilla y la carne- por las poliinsaturadas lograron una reducción de casi 20% en el riesgo de eventos cardiovasculares.

Los científicos recomiendan que los adultos no obtengan más de 11% de su consumo de energía de las grasas saturadas.

Esto se debe a que estas sustancias elevan los niveles de colesterol "malo" que bloquea las arterias.

Por otro lado, dicen, los ácidos grasos poliinsaturados tienen el efecto opuesto ya que pueden aumentar los niveles del colesterol "bueno" en la sangre.

Los investigadores de Harvard afirman que por cada 5% de aumento en el consumo de grasas poliinsaturadas hay una reducción de 10% en las enfermedades cardíacas.

Reemplazo

Pescado

El estudio confirma los beneficios de las grasas poliinsaturadas, como las del pescado.

El doctor Dariush Mazaffarian, quien dirigió el estudio, afirma que siempre existe el riesgo de que las grasas saturadas se reemplacen por otras opciones malas como los ácidos grasos trans, que se encuentran en los alimentos procesados como galletas y pasteles.

"Nuestros resultados revelan que las grasas poliinsaturadas deben ser la principal alternativa de reemplazo de las grasas saturadas para lograr una buena salud cardíaca", dice el científico.

Según Victoria Taylor, de la Fundación Británica del Corazón, esta investigación refuerza las recomendaciones existentes que piden reducir las grasas saturadas.

Pero agrega que "lo que este estudio no toma en cuenta es si la sustitución con grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva o de colza, podría tener beneficios similares. Por eso es necesario llevar a cabo más investigaciones para estudiar esta área más a fondo".

"Aunque el contenido de grasa en la dieta es claramente importante, es un factor que debe ser visto como sólo una parte de una dieta para un corazón sano en la que un bajo consumo de grasas saturadas y de sal se combina con la ingestión de pescado graso y de al menos cinco porciones de frutas y vegetales al día" afirma la experta.

Los detalles del estudio aparecen publicados en la revista PLoS Medicine.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.