Anestesiólogos: "No participen en ejecuciones"

La Junta Estadounidense de Anestesiología (ABA por sus siglas en inglés), que reúne a los médicos anestesiólogos de ese país, informó a sus miembros que revocará el certificado profesional de cualquiera que participe en una ejecución con inyección letal.

Image caption Muchos estados piden la presencia de un médico en las ejecuciones.

La mayoría de los hospitales en el país requieren este certificado para que el anestesiólogo pueda trabajar en ellos.

La decisión, según un comunicado de la ABA, surge porque "los médicos son miembros de una profesión dedicada a preservar la vida", y como tal, agrega, no deben "violar la ética de su práctica médica".

La mayoría de los estados en Estados Unidos permiten la pena capital y casi todos los estados utilizan inyección letal como medio de ejecución.

Ayuda

La inyección letal requiere, por lo general, la asistencia de un médico -incluidos anestesiólogos- y algunos estados han pedido ayuda a estos especialistas.

La ayuda médica varía de un estado a otro. En ocasiones se requiere la consulta del anestesiólogo para saber cuál es la dosis a suministrar.

Pero otras veces han participado directamente insertando el catéter en el condenado o preparando el cóctel de los tres fármacos que se requiere inyectar.

Durante varias décadas la Asociación Médica Estadounidense (AMA por sus siglas en inglés) se ha opuesto a la participación de médicos en la pena capital.

Pero la ABA es el primer organismo de este tipo que ha dicho que "castigará" a los miembros que participen en estos procedimientos.

Legal pero no ético

Según el doctor Mark Rockoff, secretario de la ABA, la organización no tomó esta decisión en base a una posición sobre lo apropiado o no de la pena de muerte.

"Los anestesiólogos, como todos los médicos y todos los ciudadanos, tienen diferentes puntos de vista sobre la pena capital", dice el funcionario.

"Sin embargo, la ABA, como la AMA, cree firmemente que los médicos no deben participar en la pena capital".

"Los pacientes no deben confundir la práctica de la anestesiología con la inyección de fármacos para causar la muerte. No debe esperarse que los médicos actúen en formas que violen la ética de la práctica médica, incluso cuando estos actos sean legales", agrega.

La medida, sin duda, será bien recibida por los opositores de la pena de muerte.

Pero quienes la defienden afirman que no es necesaria la presencia de médicos durante la ejecución ya que la inyección puede ser administrada por los empleados de la prisión.

"Inhumano"

Image caption La inyección letal requiere una combinación de tres fármacos.

Actualmente hay unos 3.200 individuos en los llamados "corredores de la muerte" en las prisiones de Estados Unidos y desde 2008 se han llevado a cabo unas 50 ejecuciones cada año, la mayoría con inyecciones letales.

No es la primera vez que los médicos expresan preocupación por este procedimiento.

En 2005, un estudio publicado en la revista médica The Lancet expresó que la ejecución por inyección letal "no era humana ni indolora".

Según los autores del estudio llevado a cabo en Estados Unidos, los presos ejecutados por inyección letal "habían estado conscientes y experimentado sufrimiento innecesario porque no habían estado adecuadamente sedados".

Los investigadores ponían en duda el tipo y combinación de fármacos utilizados y su efectividad para evitar sufrimiento.

El informe pedía poner fin al uso de inyección letal "para evitar crueldad innecesaria" y llevar a cabo una revisión pública de los procedimientos de anestesia durante las ejecuciones.

Y The Lancet también afirmó entonces que "los médicos no deberían participar en el negocio de matar. Los que participan en este acto barbárico -expresó la publicación- son un vergonzoso ejemplo de cómo una profesión ha permitido que sus valores se vean corrompidos por la violencia estatal".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.