Última actualización: martes, 6 de julio de 2010 - 13:55 GMT

Encuentro cercano con harpías venezolanas

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Un equipo de la BBC logró filmar la vida íntima de una de las águilas más grandes y poderosas del mundo, la harpía de Centro y Sudamérica.

Y cuando llevaba a cabo la filmación, el equipo fue atacado por la rapaz cazadora de primates.

A pesar de su enorme tamaño, estas aves son notoriamente reservadas, y rara vez se les ve en la selva sobre las copas de los árboles.

Sin embargo, durante la filmación, los camarógrafos lograron captar secuencias extraordinarias de una familia de harpías, que incluían la cría de un polluelo hasta volverse adulto.

El águila harpía (Harpia harpyja), que habita desde México hasta Argentina, es la segunda águila más grande del mundo y puede llegar a medir un metro de largo con una envergadura de dos metros.

Las harpías hembras son hasta 40% más grandes que los machos, pueden pesar hasta nueve kilos y sus garras miden hasta 13 centímetros de largo.

A menudo cazan y matan monos que pueden pesar tanto como ellas mismas. Pero sus presas también incluyen perezosos, venados jóvenes y un tipo de cerdo de selva llamado pecarí de collar.

Sin embargo, debido a que viven entre el espeso dosel de la selva amazónica, es muy difícil estudiar u observar a estos animales.

Cámara escondida

Águila harpía

La harpía vive en Centro y Sudamérica y rara vez ha sido estudiada.

Por esta razón, el creador de documentales de vida silvestre de la BBC, Fergus Beeley y un equipo de productores y camarógrafos decidieron enfrentar los desafíos y registar en el curso de un año a una familia de harpías que vivían en la selva del Orinoco en Venezuela.

"La poderosa sensación que tienes cuando ves a estos animales en la vida silvestre es que no están viendo un ave sino un dinosaurio" dice el señor Beeley.

"Tienen una postura y un rostro bastante amenazadores".

Para filmar a las aves, el equipo colocó una cámara en un árbol ubicado frente a otro donde vivía una pareja de harpías que habían construido un nido.

Posteriormente siguieron la suerte de las águilas cuando empollaron y criaron a un solo polluelo. Y a lo largo de la filmación tuvieron encuentros extraordinarios con las aves.

El equipo pudo filmar al macho cuando regresaba al nido con monos y perezosos muertos para alimentar a su familia, sin embargo, también se vieron atacados repetidamente por las águilas lo que los forzó a utilizar cascos y chalecos protectores por su propia seguridad.

Harpía

Las hembras tienen una envergadura de hasta dos metros.

En una ocasión, la hembra voló peligrosamente cerca de uno de los camarógrafos, James Aldred, quien había escalado el árbol para colocar una cámara más cerca del nido de las harpías.

Después, durante una segunda expedición para arreglar la cámara, la hembra atacó directamente a Aldred, arrancándole el micrófono y dejándolo aturdido.

Ambos, camarógrafo y ave, sobrevivieron el encuentro.

Tal como explica Beeley, las garras de la harpía hembra son del tamaño de una mano humana.

"Pero en cada uno de sus dedos tienen una uña que es tan grande como mi pulgar. El ave está armada con un poder devastador que le permite cazar a grandes primates".

"Sabíamos que no nos veía como alimento, pero al mismo tiempo también sabíamos que el águila no nos tenía absolutamente ningún miedo".

Hábitos de caza

Además de estos encuentros cercanos, el equipo pudo también obtener información valiosa sobre la conducta de estos animales.

La cámara del nido filmó horas de imágenes nunca antes vistas de una hapía desarrollándose en su nido.

Los miembros del equipo también observaron que el polluelo permaneció en el nido durante al menos un año después de salir del cascarón, mucho más que los polluelos de otras especies.

Selva del Orinoco

El equipo filmó durante un año a una pareja de harpías en la selva del Orinoco.

Esto quizás se debe a los hábitos de caza tan particulares y especializados de las harpías, los cuales puede tomar meses en aprender.

Aunque no hay evidencia científica que lo compruebe, el equipo de la BBC sospecha que las harpías adultas no cazan activamente a monos que estén cerca de su nido.

Más bien salen a buscarlos, lo cual da a los polluelos la oportunidad de tener cerca de casa un terreno fértil para practicar sus hábitos de cacería.

"Es increíble la forma como las águilas pueden perfeccionar la forma de vivir en la jungla" dice el señor Beeley.

"Cuando hay un enorme depredador en campo abierto te sientes más tranquilo porque sabes lo que está ocurriendo".

"Pero siempre hay más suspenso cuando un enorme depredador está escondido en el espesor de la selva" agrega.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.