Chile defiende a sus internautas

Mujer con pantalla de computadora.
Image caption Los proveedores no podrán cortar la conexión cuando crean que el cliente está haciendo uso excesivo de la red.

Esta semana Chile hizo historia. Se convirtió en el primer país del mundo que obliga por ley a los proveedores de internet a no limitar el servicio a usuarios que descarguen grandes volúmenes de información.

La nueva legislación aprobada por el Congreso introduce el concepto de internet en la Ley General de Telecomunicaciones y establece una serie de derechos para los usuarios del servicio.

El principal es el que prohíbe que los proveedores corten o enlentezcan la conexión de algunos clientes cuando consideran que éstos están haciendo un uso excesivo del sistema.

Según los expertos, es una práctica común de muchas empresas proveedoras limitar el acceso de personas que bajan material pesado, como música o películas, haciéndolo parecer como que son errores accidentales de conexión.

"El problema es que las compañías toman más clientes de lo que deberían para el ancho de banda que ofrecen, y, por tanto, si muchos de esos clientes hacen un uso fuerte de la conexión, afectan el acceso de los otros usuarios", explicó a BBC Mundo Alejandro Prince, experto en informática y telecomunicaciones.

"Es como si una empresa le vendiera a uno un pase para utilizar una carretera de cuatro carriles, pero si demasiadas personas tienen derecho a usarla, nadie podrá transitar", ejemplificó.

Para el ministro de Transportes y Telecomunicaciones de Chile, Felipe Morandé, se trata de "un proyecto importante, porque hace más transparente la provisión del servicio de internet y permite que los usuarios estén mejor atendidos".

Problema creciente

Según Prince, los problemas de conexión son un asunto creciente en todo el mundo, ya que cada vez hay más contenidos audiovisuales en la red, que son los que más pesan.

Para el experto, la nueva normativa, que obliga a los proveedores a informar en detalle a sus clientes sobre la calidad y la velocidad máxima del servicio, tendrá un efecto limitado.

"Es muy difícil de comprobar que una empresa está entorpeciendo la conexión de un usuario", señaló.

No obstante, Prince elogió otra parte de la ley, que prohíbe que las compañías bloqueen o restrinjan las aplicaciones que eligen utilizar los internautas.

"Cada persona debería decidir qué quiere bajar a su computadora", opinó.

Soluciones

En algunos países del mundo los proveedores de internet advierten a los clientes que utilizan material más pesado que deberán reducir su uso o pagar más por un servicio de mayor ancho de banda, a riesgo de que se les cancele el contrato.

En general, la mayoría de los proveedores del mundo ofrecen una tarifa plana, que no cuantifica el uso de cada cliente.

No obstante, para Prince, en el futuro cercano se deberá rediseñar el modo de tarifar y cobrar el servicio, para que cada uno pague según su consumo.

Para ello, se deberán empezar a adoptar tecnologías nuevas, que permitan medir el uso individual de la conexión.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.