Última actualización: lunes, 30 de agosto de 2010 - 13:17 GMT

Los "aliens" de Latinoamérica

PELIGROS DE LAS ESPECIES INVASORAS

  • Pez León. (Pterois volitans). Foto: Kelvin A. Guerrero
    Las especies invasoras aniquilan ecosistemas. Causan enfermedades, infecciones, daños en instalaciones y destrucción de cultivos. Son animales y plantas transportados, generalmente por humanos, a un entorno natural ajeno. Se convierten en invasores si son más fuertes que las especies nativas y no tienen depredadores que acaben con ellas. Rompen el ciclo de la vida y resquebrajan la biodiversidad. Foto: Kelvin A. Guerrero
  • Pez León. (Pterois volitans). Foto: Juliana González
    El pez león, nativo del Indo-Pacífico, se ha tomado tanto el Caribe como el Atlántico. Está presente en el golfo de México, las Antillas, las Bahamas, las Islas Caiman, Jamaica, Puerto Rico y Colombia. Sus espinas tienen veneno y pueden producir desde hinchazón hasta parálisis de extremidades. Es una especie altamente carnívora y come peces pequeños, por lo que representa una amenaza para la biodiversidad. Foto: Juliana González
  • Mejillón dorado. (Limnoperna Fortunei). Foto: Gustavo Darrigran
    "El mejillón dorado es otra de las grandes amenazas en Latinoamérica. Es la única especie de mejillón de agua dulce”, le dice a BBC Mundo el especialista argentino Gustavo Darrigran. Nativo de los ríos de China, en 1991 invadió América a través de la Cuenca del Plata en América del Sur. Causa daños en las infraestructuras de agua para industrias, plantas generadoras de energía y puertos; obstruye cañerías. Foto: Gustavo Darrigran
  • Mejillón dorado. (Limnoperna Fortunei). Foto: Gustavo Darrigran
    “No existe un único método de control de esta especie sino que, de acuerdo a las tomas de agua a tratar, hay que hacer primero limpieza mecánica y luego métodos químicos, térmicos, luz ultravioleta, corrientes eléctricas, protección catódica y cubiertas antiincrustantes”, dice Darrigran. Pero asegura que controlar la dispersión es imposible, aunque puede ser desacelerada con educación de la sociedad y prevención. En la imagen, mejillones dorados incrustados en un bivalvo nativo. Foto: Gustavo Darrigran
  • Lantana Camara. Foto: Imène Meliane.
    Annie Simpson, miembro de la US Geological Survey y líder de la Red Interamericana de la Biodiversidad en EE.UU., le explica a BBC Mundo cuán importante es la educación. “Hacemos cursos de capacitación. Nos preocupa cuando el único medio de vida de las personas es la pesca o la siembra, y puede ser destrozado por una plaga o por plantas. Esto tiene un impacto fuerte en Latinoamérica”. En la imagen, Lantana camara, que reduce la productividad de los huertos. Foto: Imène Meliane.
  • Pinus elliottii. Foto: Silvia. R. Ziller. Instituto Hórus. Brasil
    Simpson añade que es difícil determinar cuáles son los invasores más peligrosos. “Depende de su impacto: algunos afectan a la biodiversidad, otros a los empresarios porque se dañan sus instalaciones, y otros a los agricultores”. En el estudio sobre el impacto económico mundial, David Pimentel estima que el costo de las pérdidas sufridas por las especies invasoras puede alcanzar el 5% del Producto Interior Bruto mundial. En la imagen, Pinus Elliotii, un pino que invade las dunas costeras de Brasil. Foto: Silvia. R. Ziller.
  • Palomilla del nopal. (Cactoblastis cactorum). Foto: Ignacio Baez
    La Palomilla del nopal (Cactoblastis cactorum) es una especie que ataca especialmente al cactus. “Su origen es Sudamérica, pero fue introducida a propósito en Australia para terminar con el nopal donde es dañino. En el Caribe hicieron lo mismo, pero su reproducción ha sido imparable, se extendió por Florida y el Golfo y ya se está acercando a Texas", cuenta Simpson. "El nopal es un producto que se come en México, por eso no conviene que se destruya en algunos lugares”, agrega. Foto: Ignacio Baez.
  • Rata negra. (Rattus rattus). Foto: Ronald T. Richards. NBII LIFE
    La rata negra es nativa del subcontinente indio, pero se ha extendido a todo el mundo. También es conocida como la rata de los barcos y es capaz de vivir tanto en bosques como en asentamientos humanos. Su presencia es especialmente peligrosa en las islas. Transmite enfermedades e infecciones y ha contribuido a la extinción de muchas especies de vida silvestre como aves, pequeños mamíferos, reptiles, invertebrados y plantas. En la imagen, unas crías de rata negra. Foto: Ronald T. Richards.
  • Araña (Cyrtophora citricota). Foto: Kelvin A. Guerrero
    En República Dominicana, la araña (Cyrtophora citricota), introducida desde África Meridional, está causando daños a los cítricos al envolverlos con su tela. “Sin embargo, el peor impacto lo causa a los polinizadores, ya que cuando estos van a las flores, quedan atrapados en la tela, muy resistente y pegajosa”, explica el especialista Kelvin A. Guerrero, quien tomó esta foto.
  • Cervus elaphus. Foto: John J. Mosesso. NBII LIFE
    Las especies pueden llegar de sus entornos en barcos y aviones, o adheridas a los zapatos o en el equipaje de los viajeros. En otras ocasiones, la invasión se produce al soltar una mascota en un entorno natural. Otras son introducidas con la intención de obtener beneficios como ocurre con las plantaciones de algunos cultivos más rentables, o con la pesca deportiva. En la imagen, un ciervo rojo, que produce daños al raspar sus cornamentas contra los troncos de los árboles, están en reservas naturales de Argentina y Chile. Foto: John J. Mosesso.
  • Hemidactylus Frenatus. Foto: Nik Cole. Durrell Wildlife Conservation.
    También hay problema cuando se usan plantas exóticas en jardines, así como el traspaso de algas. A veces, las especies se introducen de forma intencionada para terminar con plagas. Hay las que llegan a lugares insospechados por el comercio en internet, mientras que otras surgen por descuidos o desastres naturales. En la imagen, un gecko, desplaza a las especies nativas y afecta, entre otros, a Nicaragua y Chile. Foto: Nik Cole.
  • Camarón tigre gigante. (Penaeus monodon). Foto: Adriana Gracia y Johanna Medellín
    En camarón tigre gigante (Penaeus monodon) cada vez tiene mayor presencia a lo largo del caribe colombiano. “Puede ser un depredador potencial de especies nativas o de otros camarones de importancia comercial que estarían compartiendo su hábitat”, explica Adriana Gracia del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras de Colombia. En este año de la biodiversidad declarado por la ONU, el control y la prevención de las especies invasoras es una de las líneas fundamentales de trabajo. Los seres humanos deben tomar conciencia de que no se pueden transportar animales, plantas y semillas de un entorno a otro. Las consecuencias pueden ser nefastas. Foto: Adriana Gracia y Johanna Medellín

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.