Alcoholímetros para los infractores

Modelo del alcoholímetro que instalarán en los vehículos suecos (Foto cortesía del fabricante)
Image caption Para volver a conducir sus carros los infractores tendrán que usar este dispositivo.

Los conductores suecos que sean condenados por manejar bajo los efectos del alcohol estarán obligados a instalar en sus vehículos alcoholímetros conectados a un dispositivo que sólo permitirá arrancar el motor si la persona está sobria.

La nueva legislación en la que se recoge esta medida está siendo redactada por Ministerio de Transporte Sueco y entrará en vigor a partir de 2010.

"Sabemos que un tercio de los conductores condenados por manejar bajo los efectos del alcohol son reincidentes. Por eso, este mecanismo se dirigirá a los conductores que ya fueron condenados. Es una forma eficaz de reducir este problema en las carreteras", le dijo la ministra de Transporte sueca a un canal de televisión de su país.

El dispositivo es un pequeño aparato que se conecta al panel de instrumentos del vehículo. Para arrancar el motor, los conductores tendrán que soplar, para probar que no han bebido alcohol.

Según la nueva ley, para volver a conducir sus carros, los conductores condenados por manejar ebrios tendrán que usar este dispositivo durante uno o dos años, dependiendo de la gravedad de la infracción cometida.

También se tendrán en cuenta diagnósticos de dependencia o abuso de alcohol para decidir sobre el periodo de tiempo que deberán usar el alcoholímetro.

Para poder volver a utilizar el vehículo con normalidad, los conductores tendrán que evitar infringir las leyes de tránsito durante un periodo probatorio.

A las personas sospechosas de abuso o dependencia del alcohol también se les podría obligar a instalar el dispositivo.

Consejo médico

Image caption Los conductores en Suecia pueden ser procesado por beber menos de una lata de cerveza.

El gobierno plantea dar autoridad a los médicos para que informen al Ministerio de Transporte sobre las personas que, según su juicio, deben llevar los aparatos en sus vehículos.

Los que no estén de acuerdo con la medida, corren el peligro de que se les revoque la licencia de conducir.

El costo de instalación del alcoholímetro será subvencionado parcialmente por el gobierno.

Pero los conductores condenados por una infracción, tendrán que correr con la mayoría de los gastos de instalación, que podrían ascender a US$7.400.

El Ministerio de Transporte sueco consideró hacer obligatoria la instalación del alcoholímetro en todos los vehículos nuevos, aunque finalmente lo descartó porque podría considerarse un impedimento para la competitividad, según las normas de la Unión Europea.

En Suecia para los conductores el límite máximo de concentración del alcohol en sangre es de 0,2 gramos por litro.

Eso significa que un conductor puede ser procesado por beber menos de una lata de cerveza.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.