Paliza a Argentina en La Paz

En una histórica derrota, el seleccionado de fútbol de Argentina cayó por paliza ante su par de Bolivia por 6-1, en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial Sudáfrica 2010.

Image caption El 6-1 fue una paliza para Argentina y una hazaña para Bolivia.

Se trató del segundo partido oficial del director técnico del seleccionado argentino, el astro del fútbol mundial Diego Maradona, que asumió en octubre pasado en reemplazo de Alfio Basile.

Tras el cotejo, jugado en La Paz, a 3.560 metros sobre el nivel del mar, el técnico argentino rechazó la sugerencia de que la derrota pudiera estar relacionada a problemas de altura.

"Los jugadores jugaron de acuerdo a lo que le permitió el rival y punto. Hay que darle un mérito a Bolivia. Cometimos errores y los pagamos", se sinceró Maradona, ante el aplauso espontáneo de la prensa local.

"Bolivia hizo un gran partido, cualquier equipo hubiera sufrido lo mismo que nosotros", agregó.

"Ganaron bien, no hay nada qué decir", indicó que el que fuera campeón del mundo en México '86.

Sin embargo, comentaristas de fútbol en Argentina remarcaron que, si bien el equipo nacional jugó mal, la altura fue un factor decisivo.

Para ellos, las palabras de Maradona reflejan el conocido apoyo del ex jugador al derecho de Bolivia a jugar en la altura de su país, cosa que quiso prohibir la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) en 2007, aunque la iniciativa no prosperó.

El equipo argentino viajó a La Paz el martes tras vencer a Venezuela el sábado en Buenos Aires por 4-0.

Repercusiones

"Ganamos en la altura con mucha altura", celebró el mandatario boliviano Evo Morales, quien asistió al partido.

Los medios bolivianos reflejaron el júbilo por la inesperada victoria.

"Bolivia dio una lección de fútbol y goleó a Maradona y su corte", tituló la agencia estatal de noticias ABI que, previamente al encuentro, lo había descrito como una contienda entre el David de Bolivia y el Goliat de Argentina.

En tanto, los hinchas argentinos que siguieron el partido a distancia mostraron su decepción ante el sorpresivo resultado, teniendo en cuenta que su seleccionado está plagado de estrellas y que jugó frente a un rival modesto.

"A mí me dio vergüenza, no puede ser que un equipo que se supone está entre los grandes del mundo tenga altibajos así. Esto es una prueba quizás de que Maradona podrá haber sido muy buen jugador, pero no necesariamente está a la altura para ser el técnico que necesita la selección", le dijo a BBC Mundo Sabrina Reinoso, de 38 años.

Pero Horacio Rosetti, de 62 años, opinó que "éste es uno de esos partidos que se da una vez en mil, y se dio hoy".

"Como un puñal"

Consultado por la prensa, Maradona afirmó que sufrió la derrota junto con los simpatizantes. "Cada gol de Bolivia era un puñal al corazón", señaló.

Sin embargo, el ex jugador Osvaldo Rinaldi, que jugó con el crack argentino, le aseguró a BBC Mundo que el astro se sobrepondrá a la dura derrota.

"Diego lo va a sufrir, sobre todo por cómo él siente la selección y cómo la ha sentido toda su vida, pero lo va superar y va a poder demostrar que fue sólo un accidente muy fuerte", dijo.

El resultado de este miércoles no afectó -por ahora- las posibilidades de Argentina de clasificarse al Mundial de Sudáfrica, pero sí puede afectar su temporal segundo puesto detrás de Paraguay.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.