Caza de jabalíes en el centro de Berlín

Familia de jabalíes en Stadtenwicklung Berlin.
Image caption Los jabalíes urbanos han causado jardines destrozados y lugares marcados por la devastación.

Nada más extraño en el paisaje urbano de una moderna ciudad que ver cruzar en una esquina, como quien va de paseo, a una familia de jabalíes, pero la imagen se ha hecho tan habitual en Berlín que el ayuntamiento dio permiso para cazar libremente a los más de 10.000 jabalíes que caminan por sus calles.

El aumento en el número de jabalíes ha causado en el último tiempo jardines destrozados, parques y plazas de juegos marcados por la devastación, basura desperdigada, cementerios profanados, accidentes de tránsito y hasta pánico en algunos vecinos.

"Creemos que este fenómeno se debe a que hemos tenido inviernos muy benignos", declaró a la BBC Sabine Kopetzki, de la Oficina de Caza del Ayuntamiento de Berlín.

"El año pasado se cazaron unos 3.000 jabalíes en toda la ciudad, de los cuales más de 500 fueron muertos en pleno centro, lo que ya entonces fue un aumento del 60% respecto al año 2007" concluyó Kopetzki.

Cerca de medio millón de jabalíes fueron cazados el año pasado en todo el territorio alemán, un 66% más que en el año anterior. Expertos calculan que la población de jabalíes en Berlín y sus alrededores llega actualmente a por lo menos 10.000.

La mayoría de los cazadores son aficionados con un permiso especial de la oficina de cacería de Berlín, aunque también hay cazadores-carniceros especializados en animales salvajes, que venden luego la cotizada carne de jabalí en sus locales por unos 20 dólares por kilo.

No sólo culpa de jabalíes

"Gran parte de las causas del por qué los jabalíes vienen a la ciudad son producto de los hombres", comentó a la BBC Kristina Scherer, del portal de amigos de los jabalíes "wildschwein.net".

"Hechos como el cambio climático, la creciente urbanización que quita los espacios naturales a los jabalíes y también los cazadores, que los atraen con comida a la ciudad, han hecho que se hayan desplazado de su hábitat natural", concluyó Scherer.

Muchos especialistas han observado que los jabalíes urbanos se han vuelto más domésticos y que frecuentemente se acercan a personas pidiéndoles comida, lo que no significa que se hayan vuelto inofensivos.

"No se debe acorralarlos, uno debe comportarse frente a ellos de forma tranquila, sin hacer movimientos bruscos, especialmente cuando están con sus crías" recomienda Sabine Kopetzki. "Si se sienten amenazados pueden ser peligrosos".

En noviembre del año pasado, un experimentado hombre de caza murió a causa de las heridas que le provocó con sus colmillos un jabalí que intentaba cazar en los bosques que rodean a Berlín.

Cazadores contra amigos de la naturaleza

Image caption No todos los berlineses están de acuerdo en dejar cazar a los jabalíes.

Pero lo más conflictivo parece ser que no todos los berlineses están de acuerdo en dejar cazar a los jabalíes.

Muchos habitantes de la ciudad acusan a los cazadores de mera crueldad e incluso se habla de vecinos que pinchan las ruedas de los automóviles de aquellos que persiguen a los jabalíes o desbaratan las trampas para atrapar a estos animales. Para Scherer, del portal de amigos de los jabalíes, "hay que buscar la manera de llevarlos de vuelta a los bosques".

Pero a Kopetzki, de la Oficina de Caza del ayuntamiento, esta tarea le parece difícil:

"Los jabalíes que nacen en el área urbana siempre se quedan en ella y si se los llevara al bosque, volverían otra vez a la ciudad".

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.