Última actualización: miércoles, 22 de abril de 2009 - 08:55 GMT

EE.UU. apuntala su candidatura al Mundial

Chica fanática de fútbol de EE.UU.

Estados Unidos podría ser sede de una próxima Copa Mundial de Fútbol.

Una carta personal del presidente Barack Obama, la experiencia internacional de Henry Kissinger y el respaldo de una desarrollada infraestructura deportiva echaron a rodar los sueños estadounidenses de convertirse nuevamente en sede de alguno de los próximos campeonatos mundiales de fútbol.

En un mensaje personal entregado en mano a Joseph Blatter, presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), Obama recurrió a su poco conocido pasado futbolista para avalar la candidatura del país.

"De niño jugaba al fútbol en las calles de tierra de Yakarta, y ese juego unía a los niños de mi barrio", escribió Obama, recordando su infancia en la capital de Indonesia, donde vivió de los 6 a los 10 años.

"Como padre, pude ver ese mismo espíritu de unidad vivo dentro y fuera de las canchas en los juegos de fútbol de mis propias hijas en Chicago", agrega, justificando la "importancia personal" que para él tiene la candidatura de su país.

El presidente estadounidense, en todo caso más conocido por su afición al básquetbol, parece ahora decidido a utilizar su buena imagen internacional para inclinar la balanza en favor de las aspiraciones de su país para organizar la Copa Mundial de Fútbol 2018 o 2022.

Ya había hecho algo parecido algunas semanas atrás con un video enviado al Comité Olímpico Internacional impulsando a su ciudad adoptiva, Chicago, como sede olímpica para 2016.

Por si más peso político fuera necesario, también se ha sumado a la Junta Directiva del comité para la candidatura al ex secretario de Estado Henry Kissinger, uno de los funcionarios más influyentes que haya tenido el país.

Pero esta vez el veterano diplomático no tendrá que vérselas con la Guerra Fría, la China de Mao Tse Tung o el régimen comunista vietnamita.

Ahora sólo lo esperan las propuestas rivales de Australia, Inglaterra, Indonesia, Japón, México, Rusia, Qatar y Corea del Sur, o las candidaturas conjuntas de Holanda-Bélgica y España-Portugal.

En búsqueda de otro récord

Esta semana, la Federación Estadounidense de Soccer -como se conoce al fútbol en este país- (USSF, por sus siglas en inglés) también publicará la lista de los estadios que confirmaron su interés en ser posibles sedes para el torneo.

Los números del fútbol

  • En 1994, la Copa Mundial de Fútbol se llevó a cabo en EE.UU.
  • Registró 3.587.538 espectadores
  • Batió el récord de mayor asistencia en la historia del torneo.
  • Entonces el formato de la competencia era de 24 equipos y 52 encuentros.
  • Actualmente es de 32 naciones y 64 juegos.
  • La FIFA exige a cada postulante proponer un mínimo de 12 estadios.
  • Cada uno de ellos debe albergar al menos a 40.000 personas.
  • El doble de capacidad en caso de ser la apertura y final del torneo.
  • En EE.UU. ya se contactaron más de 70 operadores de instalaciones deportivas en todo el país.

En ella estarán el Memorial Coliseum de Los Ángeles, el Rose Bowl de Pasadena, el Soldier Field de Chicago, el Medowlands aún en construcción en Nueva Jersey y el de los Cowboys en Dallas.

Según le dijo a BBC Mundo Jurgen Mainka, director de Comunicaciones del Comité para la Candidatura Estadounidense, la idea no es involucrar únicamente a grandes ciudades con una fuerte presencia hispana, principales consumidores de fútbol en el país.

"Queremos romper nuestro propio récord de asistencia del mundial anterior, pero trataremos de hacerlo con una combinación de estadios de alta capacidad con otros más pequeños que nos den la posibilidad de llegar a cada uno de los rincones del país", señalo.

Con 3.587.538 espectadores, la Copa Mundial de Fútbol de 1994 en Estados Unidos fue la que registró mayor asistencia en la historia del torneo.

En aquel entonces el formato de la competencia era de 24 equipos y 52 encuentros.

Con el actual de 32 naciones y 64 juegos seguramente no será difícil para los estadounidenses superar su propia marca.

La FIFA le exige a cada postulante proponer un mínimo de 12 estadios, cada uno de ellos capaz de albergar al menos a 40.000 personas, y del doble de capacidad en el caso de los que serán utilizados para el partido de apertura y la final del torneo.

A la USSF no le faltarán alternativas de dónde elegir entre los más de 70 operadores de instalaciones deportivas contactados en todo el país, que tenían hasta el viernes pasado para hacer público su interés.

Peso presidencial

En las manos de Blatter, la carta de un presidente de Estados Unidos vale más que un veintena de votos del Comité Ejecutivo de la FIFA.

Joaquín Maroto, jefe de internacionales del diario deportivo español AS.

Sunil Gulati, presidente de la Federación Estadounidense de Soccer, se declaró encantado con la adhesión presidencial.

"El apoyo del presidente, con su extraordinaria popularidad en todo el mundo, es un inmenso empujón a nuestra candidatura", reconoció Gulati.

Aunque desde una perspectiva distinta, Joaquín Maroto, jefe de Internacionales del diario deportivo español "As", también coincide con la evaluación del peso presidencial.

"En las manos de Blatter, la carta de un presidente de Estados Unidos vale más que un veintena de votos del Comité Ejecutivo de la FIFA".

"Competir con ellos siempre es un problema por la preparación y la capacidad de presión que tienen", le aseguró el periodista a BBC Mundo

Igualmente, Maroto afirma que en España la sensación es que si deciden otorgarle los Juegos Olímpicos a Chicago, la Copa de Fútbol se quedará en la Península Ibérica, y si las Olimpíadas van a Madrid, el mundial entonces será para los estadounidenses.

Las sedes para las dos próximas Copas Mundiales de Fútbol ya fueron adjudicadas a Sudáfrica en 2010 y Brasil en 2014.

Todos los países interesados en albergar la de 2018 o 2022 tienen hasta mayo del año próximo para enviar a la FIFA la documentación necesaria para apoyar sus intenciones.

La decisión final se tomará en diciembre de 2010.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.