A hijo borracho, padre multado

El creciente abuso del alcohol por parte de los jóvenes es un tema que preocupa en todo el mundo, y Argentina no está exenta de esta tendencia.

Image caption En Argentina ha bajado la edad en la que los jóvenes comienzan a consumir bebidas alcohólicas.

Por eso, una pequeña ciudad en este país ha comenzado a aplicar una modalidad que -espera- ayudará a reducir el problema.

Las autoridades de San Francisco, en la provincia central de Córdoba, han empezado a multar a los padres de los jóvenes que están ebrios en la vía pública.

En las últimas semanas, la municipalidad labró 80 actas de infracción a menores de edad que fueron hallados borrachos en lugares de diversión nocturna.

"Los padres en Argentina tienen que responder por las conductas de sus hijos", afirmó a BBC Mundo el intendente de San Francisco, Martín Llaryora.

Las penas que se aplican van desde los 100 a los 1.000 pesos (US$27 a US$270).

Sin embargo, el intendente cree que los padres no son los únicos culpables del problema y está proponiendo una nueva legislación que permita aumentar las penas a quienes venden bebidas alcohólicas a los menores.

"Ninguna medida por sí sola es la solución. Hay que hacer una política sistémica; son varias las causas. Entonces uno tiene que hacer una política preventiva, una política de control", señaló.

Participe: ¿Padres responsables de todo?

Soluciones pragmáticas

Una de las propuestas de Llaryora que no tuvo aceptación fue la idea de colocar alcoholímetros en los colegios secundarios, luego de que los docentes se quejaran de que los alumnos llegaban alcoholizados a la escuela.

Sin embargo, el ministro de Educación de la ciudad, Walter Grahovac, se opuso a la medida por preferir políticas preventivas.

"Lo único que estamos haciendo como intendencia es ocuparnos y preocuparnos de estos temas, ofreciendo alternativas y haciendo medidas, pero no soy un totalitario", aclaró el intendente.

Otra de las medidas que promueve Llaryora es que padres e hijos hallados con altos índices de alcohol realicen trabajos comunitarios.

"La idea es crear un mecanismo de vergüenza del padre, que va generando también una toma conciencia, de prestarle más atención a lo que hace el joven", afirmó el funcionario.

El intendente cree que hace falta una programa nacional para tratar el tema y critica la falta de estadísticas oficiales sobre el abuso del alcohol entre los menores.

Según datos recientes del Hospital Fernández, uno de los principales de Buenos Aires, los pedidos de atención por intoxicación alcohólica juvenil están en aumento y se ha reducido la edad de iniciación en el consumo de alcohol, con intoxicados de 12 o 13 años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.