Radiactividad divide a aborígenes

Símbolo de radioactividad
Image caption El vertedero sería para desechos de radiactividad baja e intermedia.

Los planes del gobierno australiano de crear un vertedero de desechos radiactivos en tierras de aborígenes han provocado divisiones entre los pobladores locales.

La propuesta cuenta con el apoyo de una familia aborigen, quienes dicen que el vertedero ofrecerá nuevas oportunidades laborales en un área donde hay mucho desempleo.

Una de las personas en el centro del debate es Amy Lauder, una líder tribal.

Su comunidad Nagpa podría ganar hasta US$9 millones en subsidios gubernamentales si se construye el sitio.

Image caption Amy Lauder señala que el proyecto generará empleos e inversiones en la comunidad.

Para ella, no se trata de algo que afeará el paisaje sino de una vía para atraer empleos e inversiones a esta remota parte de Australia meridional, Muckaty Station, situada a unas seis horas de viaje por automóvil al norte del pueblo de Alice Springs.

"Queremos educación, salud, pistas de aterrizaje, carreteras, electricidad, calles alumbradas", dice.

"Sabemos que será un lugar seguro. Hemos estudiado bastante el caso antes de tomar nuestra decisión", añade.

"Profanación"

Sin embargo, otras familias aborígenes se oponen con vehemencia al vertedero, al que irían a parar desechos de bajo nivel como los provenientes de hospitales, pero también otros de una concentración radiactiva intermedia.

Según ellas, el sitio representaría un peligro no sólo para el medio ambiente, sino también para la cultura aborigen, ya que lo ven como una profanación de sus tierras sagradas.

Image caption Se han propuesto cuatro sitios para el vertedero.

"No podremos ir al campo y contar historias; no podremos ir al campo a bailar y a pintarnos los cuerpos y hacer las cosas ceremoniales que, como aborígenes, estamos obligados a hacer en nuestras tierras", dice una mujer que se hace llamar Mitch.

El gobierno del primer ministro Kevin Rudd llegó al poder con la promesa de que anularía la legislación que sirvió de base para la propuesta del vertedero radiactivo nacional, pero eso no ha ocurrido.

Las intenciones del gobierno sobre lo que se está convirtiendo en un debate cada vez más emocional siguen sin ser claras.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.