Un edificio construido en 46 años

Torre Ejecutiva de Montevideo, sede de la Presidencia de Uruguay. Foto:Veronica Psetizki.
Image caption La construcción del edificio pasó por varios gobiernos, de todos los partidos políticos.

"No puedo creer que al fin se termina". "Ya era hora". Son expresiones de transeúntes que en la tarde de este lunes atravesaban la principal plaza de Montevideo, en el centro de la ciudad.

Sus comentarios no son exagerados. Los montevideanos se habían acostumbrado a ver un edificio a medio construir durante más de cuatro décadas y muchos pensaban que así quedaría para siempre.

En un principio se concibió como Palacio de Justicia, con el objetivo de concentrar allí todas las oficinas y juzgados del Poder Judicial. Este lunes, 46 años después, se inauguró con el nombre de Torre Ejecutiva, ya que albergará las oficinas del Presidente de la República.

"Merece estar en el Libro Guinness de los Récords por ser el edificio más lento en construirse del mundo", puede leerse en los foros de un sitio de internet dedicado a la arquitectura, skyscrapercity.com.

Los comentarios sarcásticos abundan. El economista Ramón Díaz, ex presidente del Banco Central, dijo en el diario local El Observador, que el Empire State, rascacielos de Nueva York, ha tenido un costo "menor al del humilde edificio uruguayo".

"Lo que quiero decir es que tiramos la plata", dijo Díaz a BBC Mundo. "El dinero no se ha administrado bien. Se invirtió dinero hace casi cincuenta años y el Estado ha perdido los intereses de esa inversión", explicó.

El edificio de 12 pisos y 28.500 metros cuadrados demandó una inversión de US$30 millones en sus últimas dos etapas, sin contar el costo financiero, "que es difícil de calcular", indicó a BBC Mundo el arquitecto Iván Arcos, de Estudio Cinco Arquitectos, empresa que desde 1963 ha estado a cargo del proyecto.

"Para nosotros como arquitectos siempre fue una asignatura pendiente. Cada vez que empezábamos pensábamos que era la última. Por suerte ahora se culminaron las obras", dijo, refiriéndose a las distintas etapas que atravesó el proyecto.

Marchas y contramarchas

La historia del edificio comenzó en 1963, cuando se abrió un llamado a concurso. Las obras se iniciaron dos años después y se detuvieron en 1967. Por mucho tiempo permaneció como una estructura de cemento vacía. Durante el gobierno militar (1973-1985) se reanudó la construcción bajo la dirección del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. En 1989 se reformuló el proyecto y en 1992 se completó la estructura, se colocó una fachada frontal y los vidrios, pero el edificio continuó vacío.

"Cuando se pusieron los vidrios cambió la imagen. Hasta entonces era un edificio esquelético en el centro de la ciudad, por donde pasan todos los turistas. Era terrible, una muestra de la decadencia del país", dijo a BBC Mundo Manuel Costal, quien desde hace 40 años atiende un quiosco en la Plaza Independencia.

Hace tres años el gobierno del presidente Tabaré Vázquez propuso terminar la torre, no ya para el Poder Judicial, al que se le otorgaron otros edificios, sino para el Poder Ejecutivo.

"Nos parece genial que se haya terminado, jerarquiza la zona", dijo a la BBC Eduardo Glogowski, gerente de un bar ubicado a pocos metros del edificio. "Era una de las tantas frustraciones del país, algo que había quedado en el tintero por un tema de presupuestos derivados hacia otras cosas".

La construcción del edificio pasó por varios gobiernos, de todos los partidos políticos.

"Hubo problemas económicos, ya que nunca se conseguía el dinero para terminarla totalmente, pero también problemas de gestión", explicó el arquitecto Arcos. "Esta vez la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) jugó un rol muy importante ya que logró conseguir un préstamo reembolsable" con lo que se recaudará por concepto de alquileres.

La sede de la Presidencia y otras oficinas del Poder Ejecutivo ocuparán los tres pisos superiores. El resto será ocupado por oficinas administrativas y alquilado a organismos internacionales. La Corporación Andina de Fomento (CAF), que otorgó el préstamo, se instalará en el edificio.

La actual sede de la Presidencia será transformada en un hospital y la mudanza está prevista para julio próximo.

Proyecto adaptado

La Torre Ejecutiva es ahora un edificio moderno con un diseño de hace unas décadas. Los arquitectos debieron adaptar el proyecto en varios aspectos para ajustarse a las necesidades actuales y a la vez utilizar materiales y elementos existentes hoy en día.

"El cálculo térmico del edificio se tuvo que hacer todo otra vez por el tipo de cristales que finalmente colocamos en el edificio, ya que en el momento en que habían sido proyectados, hace 46 años, no existían", explicó Arcos a la BBC. "Los sistemas de calefacción y aire acondicionado cambiaron totalmente", dijo a modo de ejemplo.

El arquitecto señaló que debido a nuevas reglamentaciones se comenzará ahora la construcción de un segundo edificio, para servir de estacionamiento al complejo.

La Torre Ejecutiva no es el último edificio cuya construcción tardó décadas. Todavía quedan otros, como el Auditorio del Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos (SODRE), en el que el Estado lleva invertidos US$40 millones. Su construcción comenzó en 1989 y el Gobierno ha prometido que estará concluido antes de que culmine el actual período de gobierno, el 1 de marzo de 2010.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.