Un drama alimentado por la violencia

Familia de desplazados en Colombia
Image caption Los desplazados son fácil presa del turismo sexual infantil.

Colombia es un país que en los últimos años ha visto un aumento alarmante del turismo sexual infantil, concentrado en las principales ciudades y balnearios, donde los clientes llegan mayormente de Europa.

El país comparte algunos de los factores comunes que fomentan la explotación sexual de la niñez, como la extrema pobreza y un importante flujo de turistas que invaden sus playas, hoteles y atracciones.

Pero Colombia lleva décadas envuelta en un conflicto civil en el que las fuerzas armadas están casi que permanentemente enfrentadas a grupos armados irregulares de izquierda y de derecha en una gran parte del territorio nacional.

Además de esto, el narcotráfico es otro problema que golpea a la sociedad colombiana.

Como consecuencia de lo primero, el conflicto civil ha provocado el desplazamiento de miles de familias del campo a la ciudad. Una situación humanitaria que se convierte en fuente que alimenta el fenómeno del turismo sexual con menores.

"Las familias que llegan a las ciudades tienen muchas dificultades para interactuar e incorporarse a su nuevo ambiente", dijo a BBC Mundo Luz Estela Cárdenas, directora de la Fundación Renacer, una organización que vela por los niños víctimas de la explotación sexual en Colombia.

"No encuentran ubicación física ni empleo y éstas necesidades son obviamente aprovechadas por otros que empiezan a sonsacar a los niños para ponerlos a trabajar en este mercado", continuó.

Deterioro de valores

Luz Estela Cárdenas también explicó que la prevalencia del narcotráfico ha logrado deteriorar los valores sociales y familiares. La fijación en el dinero fácil y los bienes materiales se imponen al comportamiento moral.

Los niños, entonces, provienen de una situación donde todo su entorno -la comunidad, los vecinos y hasta la familia- hacen parte del negocio.

"Hay de todo; botones de hoteles, taxistas, vendedores de comida ambulante, señoras en discotecas que se acercan a ofrecer sexo con menores", añade la trabajadora social.

"Hay mucha gente involucrada de manera informal en las distintas ciudades que hacen el papel de intermediarios entre los niños y los visitantes", concluyó.

Turismo de doble filo

Otro factor curioso de este fenómeno tiene que ver con la ofensiva del actual gobierno del presidente Álvaro Uribe contra los grupo armados ilegales y los operativos de erradicación de cultivos ilícitos de coca.

El gobierno le ha propinado duros golpes a los rebeldes de izquierda, mientras que implementó un plan de desmovilización de los paramilitares de derecha, al tiempo que ha extraditado a varios capos de las drogas.

De alguna manera, este relativo éxito le ha devuelto la buena imagen internacional a Colombia que, a su vez, ha estimulado nuevamente el turismo hacia esa nación.

Irónicamente, el turismo sexual con menores también se ha estimulado.

"Tenemos mucho más movimiento y llegada de extranjeros, que es bueno para la economía del país, el país lo necesita. Pero, a la vez, Colombia está siendo vista por turistas sexuales como una oportunidad donde pueden realizar sus actividades", señala la directora de Renacer.

Una de las fallas en el combate contra el turismo sexual infantil es que el abusador pocas veces es castigado por la ley. Quien paga muchas veces suele ser el (o la) menor y el proxeneta, si se logra identificar su responsabilidad en el asunto.

Otro problema particular de Colombia es que la edad de consentimiento para relaciones sexuales es de 14 años. Así que, sí los menores no denuncian a los clientes (y pocos suelen hacerlo), no es muy probable que se pueda probar abuso, explotación o prostitución.

No obstante, Luz Estela Cárdenas dice que se acaba de aprobar una ley para castigar más fuertemente a quienes promuevan esas actividades y la policía está haciendo esfuerzos adicionales para reprimir el turismo sexual con menores.

Han iniciado, además, una campaña para involucrar al sector de turismo legítimo para que tome más conciencia de lo que sucede en su ámbito, combata activamente esas actividades y alerte a las autoridades.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.