Berlusconi: "No tengo que pedir perdón"

Silvio Berlusconi, primer ministro italiano.
Image caption Berlusconi negó que hubiera hecho nada malo y reiteró la falsedad de las acusaciones.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pidió el fin de la polémica sobre su supuesta relación con una prostituta, asegurando que no tiene nada que ocultar ni motivos para disculparse.

En una comparecencia ante los medios antes de iniciar sus vacaciones, Berlusconi negó que hubiera hecho nada malo y reafirmó que todos los escándalos y relaciones que se le atribuyen son infundados. "El primer ministro no tiene muertos en el ropero ni puede ser chantajeado por nadie. Nadie ni nada van a conseguir desmoralizar al primer ministro. La mayoría de los italianos aprecia lo que este primer ministro y este gobierno han hecho por este país", dijo en Roma. El político y empresario milanés también se refirió a las declaraciones hechas por una de sus hijas a una revista italiana. En medio de un vendaval político y mediático por la vida íntima del mandatario, Barbara Berlusconi había dicho en una entrevista que los políticos no podían permitirse separar su vida privada de su vida pública, y que deberían defender valores morales. Unas declaraciones que, según su padre, estaban fuera de contexto. "Mi hija me quiere muchísimo y ha expresado una absoluta y completa estima y amor hacia mí. No quería criticarme (...) además, su padre no tiene nada que lamentar sobre su vida privada y no tiene que pedir perdón por nada, ni siquiera ante los miembros de su familia", aclaró el primer ministro.

"Adoro a las mujeres"

Berlusconi también negó las informaciones de algunos medios internacionales, que aseguraban que odiaba a las mujeres. "Si hay algo que adoro, son las mujeres", dijo.

Pero la declaración de inocencia de este político de 72 años tuvo reacciones enfrentadas en Italia. Los políticos de izquierda y algunos periódicos aseguran que ha convertido a su país en un hazmerreír internacional por lo que consideran un comportamiento vergonzoso. Sin embargo, sus seguidores creen que estas acusaciones son falsas o están exageradas. Hace ya 14 meses que Berlusconi volvió al poder y, desde entonces, ha cumplido sus principales promesas electorales, algunas de ellas muy polémicas. Pero desde mayo, su agenda política se está viendo ensombrecida por los escándalos sobre su vida privada, algo que podría amenazar el futuro de su propio gobierno.

Amor y odio

Medios europeos denunciaron supuestos pagos a mujeres que fueron invitadas a fiestas privadas de Berlusconi. Éste se defendió diciendo que "nunca" había pagado "por una mujer".

Sus aliados sostienen que la reciente publicación de fotos "íntimas" por el diario español El País y el escándalo que involucra a Berlusconi con una joven de 18 años son parte de una "campaña" para "debilitar políticamente" al primer ministro.

Silvio Berlusconi nunca ha sido un político que deje indiferente a la gente. Bien por sus políticas, bien por su vida privada, sigue despertando por igual amor y odio entre sus compatriotas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.