Acuerdo en marcha para el fútbol argentino

Lionel Messi jugando con la selección argentina
Image caption El gobierno y la AFA planean trabajar en conjunto para comercializar la televisación del campeonato.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner dieron un paso adelante en las negociaciones que garantizarían el inicio del campeonato del deporte preferido de los argentinos: el fútbol.

Tras un esperado encuentro en la Casa Rosada, las dos partes anunciaron que se pondrán a trabajar conjuntamente para comercializar los derechos de televisación para el próximo Torneo Apertura, que debería iniciarse el 21 de agosto.

La AFA, que rompió su contrato con la empresa Televisión Satelital Codificada (TSC), recibiría US$133 millones anuales, casi el doble de lo que percibía antes.

Sin embargo, el gobierno destacó que el acuerdo se hará sin “nacionalizar” el negocio que gira en torno a los estadios y sus aficionados.

“No tenemos interés en estatizar el fútbol. No hay ningún interés y nunca lo va a haber. Hay muchas posibilidades para la explotación de un producto muy valioso”, declaró el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, una vez concluida la reunión de la mandataria argentina con el presidente de la AFA, Julio Grondona, y los dirigentes de algunos clubes de la división mayor.

Según el funcionario, las partes trabajarán para “preservar la pasión y garantizar que los 40 millones de argentinos puedan ver el fútbol de forma gratuita”, aunque el proyecto de televisación no debería significarle al Estado “ni un solo centavo”.

El acuerdo sobre el que trabajan la AFA y el gobierno podría poner fin a las transmisiones en circuito cerrado o codificado (bajo el sistema “pague para ver”), y las haría abiertas para todos los televidentes.

Sin precisiones

Image caption De alcanzarse el acuerdo, las transmisiones del fútbol podrían ser abiertas para todos los televidentes.

El secretario ejecutivo de la AFA, por su parte, destacó que la presidenta Fernández había mostrado “solidaridad” ante la decisión del organismo rector del fútbol de romper vínculos con TSC, propietaria de los derechos de televisación desde 1987 y hasta 2014.

“Le hemos ofrecido la posibilidad de colaborar en un nuevo orden del fútbol argentino”, declaró José Luis Meiszner.

La decisión unilateral de rescindir el contrato, anunciada el martes, representó un duro golpe al Grupo de medios Clarín, dueño de TSC y enfrentado abiertamente con el matrimonio Kirchner desde hace más de un año.

Lea también: El fútbol argentino cambia de canal

El canal 7, de propiedad estatal, pasaría ahora a centralizar la emisión de los partidos, mientras TSC se prepara para llevar adelante acciones judiciales contra la AFA y los clubes, según anunciaron sus voceros.

Sin embargo, las precisiones otorgadas a la prensa después de la reunión de Grondona y la presidenta Fernández fueron escasas: no se detalló cómo será la transmisión del campeonato en el futuro, ni si el Sistema Nacional de Medios que maneja el Estado cuenta con la infraestructura necesaria para hacer frente a la tarea.

Asimismo, el jefe de Gabinete desestimó los rumores que señalaban que el Estado desembolsaría US$160 millones al año para hacerse cargo de los derechos televisivos. La AFA, por su parte, bajó sus pretensiones iniciales y estaría dispuesta a aceptar 100 millones menos por el convenio.

Según trascendidos, el Estado adelantaría unos US$25 millones para que los clubes solucionen sus problemas operativos y paguen sus deudas impositivas.

En este sentido, el gobierno argentino podría intervenir para que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el principal ente recaudador del país, abra una amnistía fiscal para los clubes de primera división que tienen sus cuentas en rojo, y que en conjunto adeudan al Estado más de US$78 millones.

Sobre la fecha de inicio del torneo, tampoco hubo precisiones: la AFA dejó abierta la posibilidad de que se mantenga la que marca el calendario de partidos, 21 de agosto, aunque todavía queda por resolver los reclamos del sindicato de Futbolistas Agremiados por pagos adeudados a los jugadores.

Para todos

Horas antes de la reunión, el ex mandatario y esposo de la actual presidenta, Néstor Kirchner, se manifestó a favor de la participación del Estado en el negocio del fútbol.

“Debe ser gratis para todos los argentinos”, opinó Kirchner, quien destacó el “contenido de cultura popular” que tiene el deporte del balón en Argentina.

Sin embargo, las reacciones de los aficionados en las calles fueron dispares, según pudo constatar BBC Mundo.

“No me importa si el inicio del campeonato se demora, me gusta el fútbol pero creo que es fundamental solucionar todos los problemas para retomar el campeonato como se debe”, opinó Pablo Sosa.

“Yo creo que es una buena respuesta a los problemas del fútbol. Hoy muchos no pueden ver los partidos porque tienen que pagar mucho dinero para tener acceso al codificado, y creo que todos deberían tener la posibilidad de ver fútbol”, declaró por su parte Alejandro Caputo.

“Es muy raro, no sé cuál es la relación de Grondona y la AFA, la televisión y los Kirchner. Después de todo, todas las partes involucradas son mafias, y no me extraña porque aquí en Argentina asumimos que las cosas siempre funcionan así”, dijo a BBC Mundo otro fan del deporte, Fabrizio Jesan.

En tanto, las negociaciones continúan. Analistas del deporte y representantes del gobierno coinciden en que el acercamiento de Grondona y Kirchner es sólo el comienzo, y aún quedan muchas cuestiones, y muchos intereses, por poner sobre la mesa de debate antes de que el balón eche a rodar.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.