Michael Moore contra el capitalismo

Michael Moore en Venecia
Image caption Michael Moore estrenó su más reciente documental en el Festival de Cine de Venecia.

El documentalista estadounidense Michael Moore regresó a la pantalla gigante con su último objetivo en la mira: el sistema bancario de su país y las personas que lo manejan.

"Capitalismo: una historia de amor", estrenado en el Festival de Cine de Venencia, es la cinta más reciente de Moore en la que examina la última crisis financiera global y opina sobre lo que están fallando en la economía de la primera potencia mundial.

En otras producciones anteriores el realizador atacó el sistema de salud, la cultura de las armas de fuego y la guerra en Irak.

"He querido hacer una cinta sobre el capitalismo desde hace un año y medio. Finalmente empecé", dijo Moore y agregó: "Vi muchas cosas en torno a gente perdiendo sus empleos y sus casas, con hipotecas que entraron en ejecución".

El documentalista empieza su última película con la misma empresa que fue blanco de su primer documental en 1989, la automotriz General Motors, que tenía una gigantesca planta en su ciudad natal de Flint, Michigan, hasta que cerró dejando hecha trizas la economía local.

Con su acostumbrada ira, Moore afirmó que el problema se remonta casi 30 años con la aplicación de las medidas económicas del entonces presidente Ronald Reagan, que redujeron los impuestos a los más ricos y relajaron las restricciones bancarias.

"Pienso que tenemos un sistema económico injusto, no democrático, que va en contra de los principios en los que supuestamente creemos:-democracia y comportamiento ético que nos obliga a asumir obligaciones con los desposeídos y los que tienen menos que nosotros.

"Pienso que debemos cambiar fundamentalmente lo que mueve nuestra economía, de lo contrario vamos a continuar teniendo problemas y las cosas van a ser peores", añadió.

Rescate vs. desempleo

La enviada especial al festival, Keily Oakes, dice que "Capitalismo: una historia de amor" aborda el multimillonario rescate de los bancos y lo compara a cómo los empleados de pequeñas empresas se encontraron sin trabajo y sin pago de cesantía.

Image caption En el documental Moore intenta arrestar algunos gerentes ejecutivos de bancos.

Según nuestra corresponsal, el realizador se sintió identificado con la iniciativa de los empleados de una fábrica de ventanas y puertas que rehusaron abandonar los predios hasta que recibieran el sueldo que se les debía. Eventualmente, la protesta resultó exitosa.

Moore también descubrió una alarmante práctica de las grandes compañías que sacan seguros de vida a nombre de sus empleados, con una compañía que se benefició en US$5 millones tras la muerte de uno de ellos mientras que su familia no recibió nada.

A pesar de la seriedad del tema y el profundo efecto que la crisis ha tenido en la vida de muchos estadounidenses, Moore logra inyectarle un poco de comedia a su documental.

En una ocasión, intenta realizar un arresto ciudadano contra algunos de los gerentes ejecutivos de los bancos y exige que devuelvan el dinero que les dieron en el paquete de rescate.

¿Y la financiación?

Al director se le preguntó cómo puede justificar hacer una crítica tan severa contra el capitalismo al tiempo que recibe el apoyo económico de los grandes estudios y distribuidores. Su respuesta fue típicamente beligerante, dice Keily Oakes de la BBC.

"Me aprovecho de una de las bellas fallas del capitalismo y es que el capitalista te vendería la soga con la que se ahorcaría con tal de hacer una ganancia", comentó.

"Sólo piensan en dinero -no les importa lo que yo pueda creer- lo que me molesta a cierto nivel. Así que pensé en hacer una película para garantizar que no me vuelvan a prestar un sólo centavo".

El cineasta dijo que había ahorrado su dinero para llegar a un día como éste, en el cual puede producir películas sin estar atado a ellos.

"Tengo mi propio dinero para hacer mis propias películas, así que espero que esta sea la última vez que tengan que dar parte de su dinero".

¿Alternativa?

Moore insiste en que el capitalismo no es el camino a seguir, pero no ofrece una alternativa clara de cómo llevar la economía o una manera para convencer a las personas de que no necesitan tanto dinero para comprar cosas.

Sí aboga por la propiedad compartida de las empresas en la forma de cooperativas, mostrando un puñado de compañías donde este sistema ha dado resultados.

Después de tanta información arrojada a la audiencia durante el documental, Moore tiene un mensaje que espera penetre.

"Espero que la gente empiece a despertar un poco y vean que están participando en algo que les está haciendo mucho daño", concluyó el documentalista.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.