Última actualización: miércoles, 30 de septiembre de 2009 - 17:43 GMT

El reclamo de los últimos mosetene

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Unas 1.800 personas es todo lo que queda de un antiguo grupo étnico amazónico, los mosetene. Parecen personas de otra época, alejadas de la vida moderna.

Son gente muy pobre que pasa sus días pescando, cazando y recogiendo frutas tropicales de los árboles que les rodean en esta región del oeste boliviano. Sus vecinos son los pequeños monos de los árboles y los felinos salvajes. Son pacíficos, pequeños agricultores que han vivido en ésta zona durante siglos. El cultivo del cacao es su principal, por no decir única, fuente de ingresos.

"Lo producimos nosotros, la calidad es excelente", dice Vilma Mendoza, del pequeño poblado mosetene de Simay, mostrando orgullosa unos granos de cacao secándose al sol encima de hojas secas de banano, en el fulgurante calor de le selva.

"Pero no sé por cuánto tiempo más será así", y su voz se pierde detrás del ruido de un camión.

Un equilibrio inestable

Parece ser que este antiguo equilibrio entre tribu y naturaleza está siendo alterado por el sonido de helicópteros, camiones, máquinas y hombres vestidos con overoles naranjas comunicándose por radio.

Choza de un poblado mosetene

Los mosetene viven en chozas de barro y paja en poblados aislados dentro de la selva.

El motivo: una explotación petrolera de las compañías estatales boliviana y venezolana de hidrocarburos están en el patio trasero de los Mosetene. Y está provocando protestas, discordia y división.

"Nosotros queremos que nuestros derechos sean respetados", explica Mendoza.

"Más allá de los efectos ambientales, que va a provocar cambios en nuestra calidad vida y en la calidad de nuestra comida, esto, por sobre todas las cosas, está dividendo nuestra comunidad. Ya ha habido enfrentamientos entre mosetene”, agrega consternada.

No le falta razón. Recientemente, los mosetene de Simay instalaron un piquete para frenar el paso de las maquinarias de la compañía petrolera y eso provocó choques con otras comunidades mosetene que están a favor del proyecto petrolero.

Esta tierra es nuestra y vivimos de ella y no podemos permitir que el gobierno y la empresa vengan así, arbitrariamente a atropellarnos

Daniel Gigasi

“Pero debimos ceder en nuestra protestas por las constantes amenazas e intimidaciones de otros hermanos mosetene que han sido comprados por el gobierno y las compañías petroleras. Lo hicimos para evitar el derramamiento de sangre”, cuenta Daniel Gigasi, el “cacique” de Simay y sacerdote católico, quien estuvo al frente de las protestas.

“Todavía vivimos con temor, amenazados. Y cada vez que vemos pasar un transporte de la compañía por aquí, tenemos ese sentimiento de querer reaccionar. Porque ésta tierra es nuestra y vivimos de ella y no podemos permitir que el gobierno y la empresa vengan así, arbitrariamente a atropellarnos”, agrega Gigasi haciendo alusión a que el gobierno no les consultó apropiadamente. “Parece que nuestra voz no puede ser escuchada.”

Divisiones internas

Si bien la mayoría indígena de Bolivia siempre ha apoyado la cruzada del primer presidente indígena del país, Evo Morales, para que el Estado tenga más control sobre recursos naturales como el petróleo, está claro que esto está dividiendo a los mosetene, ya que no todos piensan como los de Simay.

Vilma Mendoza

El cacao es una de las principales fuentes de ingresos de los mosetene.

Un ejemplo es la comunidad mosetene de Covendo, que no muy lejos de allí apoya plenamente al gobierno.

“Nosotros somos gente muy pacífica y pasiva. Si hay una confrontación, serán ellos los que la provocan, ya que tienen una forma de pensar y de sentir diferente a la nuestra”, dice Enrique Romero, “cacique” de Covendo.

Algunos analistas locales piensan que la carrera del gobierno por encontrar petróleo en el oeste pobre del país es una maniobra política para contrarrestar el poderío económico del este del país, territorio dónde se encuentran las grandes reservas de gas natural, al igual que la acérrima oposición política a Morales.

Pero para la gente de Covendo, esto va a traer progreso y bienestar. “Esto es una prioridad del gobierno que nosotros tenemos apoyar. Hace tiempo que venimos pidiendo que se haga esta exploración petrolera,” explica convincente Romero.

“Si se llega a encontrar petróleo, esto va a ser beneficioso no sólo para la comunidad mosetene, sino para toda esta región, y quizás así podamos cambiar definitivamente este estado de crisis en el que vive mucha gente. Aquí no tenemos recursos, somos gente muy pobre”, concluye el líder de Covendo.

Argumentos a favor y en contra

Desde la nacionalización de los hidrocarburos, pocos meses después de la posesión de Morales, el gobierno es responsable de cada ámbito de la industria del gas y el petróleo. El Ministerio de Hidrocarburos niega que esta exploración petrolera haya provocado división entre los mosetene, ni que pueda tener algún riesgo ambiental.

El ingeniero Carlos Espinoza, Director de la Oficina de Impacto Socio-Ambiental del Ministerio de Hidrocarburos, describió como en cada poblado la población fue consultada.

"Les explicamos todos los aspectos del proyecto y los posibles impactos", dice Carlos Espinoza.

“El tema de la división en el pueblo indígena mosetene, no existe, no existe”, afirma enfático Espinoza.

“Algunas fundaciones y ONGs han comentado mucho acerca de posibles riesgos ambientales, ha habido mucha especulación. Nosotros hemos estado y el riesgo ambiental no se ha visto; no hay nada, ningún riesgo. Entendemos que la actividad agropecuaria familiar que la comunidad mosetene practica es totalmente compatible con la actividad petrolera.”

Cartel a la entrada de explotación petrolífera

Los mosetene están divididos acerca de lo que una explotación petrolífera pueda significar en su modo de vida.

Una de esas “fundaciones y ONGs” es el Foro Boliviano para el Medio Ambiente y el Desarrollo (FOBOMADE), que con su campaña ‘Amazonía sin Petróleo’ ha seguido el caso atentamente.

“Estamos hablando de gente que no ha tenido contacto con ningún tipo de empresa, menos con una tan contaminante como una petrolera. Los efectos ya se están viendo y si se encuentra petróleo, se verán muchos más y les cambiará la vida radicalmente”, dice Patricia Molina del FOBOMADE.

Con el antecedente de las recientes protestas contra proyectos petroleros en la vecina Amazonía ecuatoriana y, sobre todo, peruana -donde enfrentamientos entre grupos indígenas y autoridades se cobraron varios muertos y heridos-, algunos piensas que lo peor puede llegar a desatarse.

“Los mosetene están evidentemente divididos. Algunos mosetene, no sólo los de Simay, dijeron que estaban dispuestos a todo. Hasta que iban a sacar sus propias armas antes de que la compañía entre en su territorio”, explica Molina.

El presidente Morales es considerado por muchos el campeón en la lucha por los derechos indígenas pero, según Molina, esto podría afectarlo directamente.

“Si esto se da, se va a producir un enfrentamiento entre hermanos donde va a haber seguramente una intervención de las fuerzas policiales o militares. Y eso puede ser realmente grave, un golpe muy fuerte para un gobierno como el nuestro”, concluye la representante de FOBOMADE.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.