El presidente, la princesa... la fantasía

La princesa Diana de Gales y el ex presidente francés Valery Giscard d’Estaing
Image caption El presidente se parece a él... la princesa a ella.

Un presidente de Francia vive un romance apasionado con una princesa británica. Hay palacios, castillos, adulterios, intrigas, accidentes... y hasta un plan para fusionar la república francesa y el Reino Unido.

Es la última novela del ex presidente francés Valery Giscard d’Estaing, 83 años de edad, en la que un mandatario muy parecido a él se enamora y seduce a una princesa en la que muchos ven a la fallecida Diana de Gales.

La Princesse et le Président (La Princesa y el Presidente), novela sentimental que saldrá al mercado el 1º de octubre próximo, dice: "Me levanté y empujé la silla para permitir que la Princesa de Cardiff se sentara. Ella me agradeció con una de esas miradas oblicuas que revelaban todo su encanto".

Más adelante agrega: "Regresé al Elíseo y subí las escaleras con la cabeza encendida y mi corazón estallando de felicidad".

Pese a elementos como que la princesa era infeliz en su matrimonio y otros que recuerdan a Diana de Gales, observadores políticos y biógrafos del mandatario -que le atribuyen una inclinación por mujeres más jóvenes- tienen sus dudas sobre las verdades históricas que esconda el texto.

Romántico G-7

En el libro, el primer encuentro entre el presidente Jacques-Henry Lambeertye y la princesa Patricia de Cardiff ocurre en 1975, en el palacio londinense de Buckingham, en una cena de clausura de una cumbre del Grupo de los Siete, creado justamente a iniciativa de Giscard d’Estaing, como dice desde París Daniela Fernandes, de la BBC.

En ese año, cuando Diana de Gales tenía solamente 14 años de edad, fue creado el G-7, durante un encuentro de los líderes de los siete países más industrializados del mundo, en el Castillo de Ramboullet, en Francia, añade la periodista.

Y ese castillo ocupa un lugar central en la ficción literaria de Giscard d’Estaing al ser una de las dos principales localidades donde el presidente y la princesa se solían encontrar.

Como añade Fernandes, en la época en que era presidente, entre 1974 y 1981, Giscard d’Estaing organizaba cacerías en el coto de ese castillo.

El ex presidente se pudo haber inspirado en una variedad de hechos reales pero el diario francés Le Figaro, que publicó extractos de la novela, se mostró escéptico y confundido a la vez.

"¿Hasta dónde un romance literario puede mezclar la ficción y la realidad? ¿Qué corresponde a los recuerdos y qué a los sueños? Sólo el autor tiene la respuesta del enigma", se preguntó.

Contenido relacionado