Maniquíes en Irán: sin curvas y con velo

Maniquíes en Irán.
Image caption El código de vestimenta que rige en Irán obliga a las mujeres a llevar la cabeza cubierta.

La policía iraní advirtió a los tenderos que no muestren maniquíes femeninos sin el velo islámico o "hiyab", o con las curvas del cuerpo.

La exhibición de pajaritas y corbatas, y la venta de ropa interior femenina por hombres también están prohibidas, advirtió la policía.

Estas medidas son parte de la persecución de las influencias occidentales -que las autoridades iraníes llaman "comportamiento anti islámico"- y la aplicación de estrictos códigos de vestimenta islámicos que comenzó tras el triunfo de la Revolución Islámica en 1979.

Endurecimiento

Tras una ligera relajación durante el mandato de Mohamed Jatamí, la represión relacionada con los códigos de vestuario se endureció de nuevo después que Mahmud Ahmadinejad ganara las primeras elecciones en 2005 y se extendió el temor de que aumentara en caso de gobernar durante un segundo mandato.

"El presidente Ahmadinejad no nos está molestando con el tema del velo durante las elecciones. Pero si gana, será terrible", comentó durante la campaña electoral una joven iraní citada por la reportera de la BBC Lyse Doucet.

Las últimas medidas del gobierno iraní -presidido por Mahmud Ahmaninejad en su segundo mandato- parecen confirmar esas palabras.

Algunos corresponsales extranjeros en el país asiático comentaron que, anteriormente, este tipo de campañas sólo tenían lugar durante el verano. Este año, en cambio, la represión –que incluyó a los pantalones ajustados para mujeres- se podría prolongar durante el invierno.

Ley estricta

"La utilización de maniquíes que expongan las curvas corporales y con las cabezas sin cubrir por el hiyab (velo musulmán) está prohibida en las tiendas", aseguró la policía en una declaración citada por la agencia de noticias iraní Irna.

Habitualmente, los iraníes que violan el código de vestuario por primera vez reciben una advertencia formal, mientras que los reincidentes pueden enfrentarse a un juicio y a "clases de orientación".

"Ha habido denuncias del uso de maniquíes inapropiados en los escaparates en un intento de atraer clientes y esto es una fuente de insatisfacción social", aseguró el diario iraní Arman, citado por la agencia de noticias Reuters.

El comunicado de la policía también apuntó que "mostrar ropa interior en los escaparates" está considerado delito.

Cambio generacional

Bajo el estricto código de indumentaria adoptado tras la revolución islámica de 1979, las mujeres tienen la obligación de llevar el pañuelo islámico y las corbatas al estilo occidental están prohibidas.

A pesar de estas normas, en los últimos años la corbata ha vuelto a verse en las calles de Teherán, especialmente en los barrios adinerados del norte.

Por otro lado, el cambio generacional que se ha dado en los últimos años llevó a muchas mujeres a cubrirse sólo una parte de la cabeza, en muchas ocasiones con pañuelos coloridos.

"Durante muchos años, las reglas sobre la vestimenta no eran una prioridad para las mujeres iraníes, que concentraban sus esfuerzos en otros temas. Sin embargo, el 70% de la población de Irán tiene menos de 30 años", indicó Lyse Doucet.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.