Mujer clave en la lucha contra el hambre

Mujer con su hijo

29 países alrededor del mundo tienen niveles de hambre alarmantes o extremadamente alarmantes, y 13 países han experimentado un incremento en sus niveles de hambre desde 1990. Pero esta situación podría cambiar si se da a las mujeres más poderes.

Según el Índice Global del Hambre, documento preparado anualmente por el Instituto Internacional de Investigación de Política Alimentaria (IFPRI, por sus siglas en inglés), una mejor educación y el acceso al mercado laboral ayudaría a las mujeres a alimentar mejor a sus hijos.

"Es muy simple", dice el documento, "si damos poderes a las mujeres, éstas pueden comprar comida para alimentar a sus hijos, los pueden llevar al médico, pueden hacer que los inmunicen", añade.

Según el índice, los países que tienen los problemas más severos de hambruna también tienen los niveles más altos de desigualdad entre sexos.

Progresos pobres

El Índice Global del Hambre señala que han habido mejoras en los índices generales de nutrición en algunas partes del mundo, incluyendo el sureste de Asia y Latinoamérica.

No obstante, subraya que el bajo status social de la mujer en países muy poblados del sur de Asia ha contribuido a la desnutrición de sus niños.

En contraste, el documento culpa a la inestabilidad política y al SIDA por los altos niveles de desnutrición en África.

El documento dice que, en general, a pesar de las diferencias regionales, el progreso a la hora de reducir los niveles del hambre en el mundo permanecen bajos.

Desde 1990, el marcador global de hambre ha disminuido en menos de un 25%.

El índice clasifica el hambre país por país tomando en cuenta tres indicadores: la desnutrición infantil, los índices de mortalidad infantil y la proporción de personas que sufren un consumo de calorías deficiente.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.