Última actualización: lunes, 26 de octubre de 2009 - 12:39 GMT

Equinoterapia, ayuda en cuatro patas

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

"Cuando estás en la silla de ruedas, ves el mundo de abajo hacia arriba. En el caballo lo ves de arriba hacia abajo (…) La experiencia es maravillosa".

Así describe Jordan, un joven de 18 años, lo que experimenta cada vez que monta el animal como parte de sus sesiones regulares de equinoterapia.

Jordan nació con espina bífida. Montar a caballo lo ayuda a controlar mejor su cuerpo y estimula su movilidad. Además de darle una "gran alegría": como él mismo dice, el caballo camina por él.

Gabriela (16) no puede expresarse con la soltura de Jordan, debido a que una complicación derivada de mala praxis médica le ocasionó un daño cerebral irreversible.

Tampoco Estefani (11), afectada por el síndrome de Down, pero el brillo de sus ojos y sus alaridos incontenibles delatan la emoción y el miedo al momento de montar al "Cuñado", un formidable cuadrúpedo de pelaje castaño y mansa disposición.

Ellos y otros tantos niños reunidos una tarde soleada en la caballeriza de la policía montada de Vargas, una entidad costeña situada a una media hora de la capital venezolana, obtienen mucho más de lo que está a la vista de esta singular terapia complementaria.

En qué consiste

Quizás menos conocida que la técnica con delfines, la equinoterapia está siendo utilizada desde fines del siglo XIX para el tratamiento de algunas afecciones físicas y neurológicas.

Sesiones de equinoterapia en Vargas

Jordan nació con espina bífida y montar le produce "una gran alegría".

En América Latina, Brasil y Argentina se cuentan entre los principales países con tradición en la materia. En Venezuela se trata de una experiencia nueva: hace cuatro años se abrió el primer centro, ubicado en el Fuerte militar Tiuna, y ahora los uniformados de Vargas lanzaron un programa piloto para ayudar a niños de escasos recursos de su comunidad.

"La temperatura del caballo tiene una acción terapéutica, y el movimiento tridimensional que viene dado por el patrón de marcha ocasiona cambios notables en el tono muscular", le explica a BBC Mundo Janet Graterol, especialista a cargo de los dos programas.

"Montar mejora el control del tronco. Pero además tiene un elemento de contacto con el animal, contacto con la realidad, el tener consciencia del otro, e incluso un valor recreativo", añade Graterol, quien precisa que se trata de un tratamiento suplementario a la medicina tradicional.

Por eso, la equinoterapia es utilizada en una amplia variedad de casos, desde la parálisis, el autismo o el síndrome de Down hasta la drogadicción o la esquizofrenia.

El cielo es el límite

Dependiendo de la condición, el niño puede incorporarse a una terapia pasiva, en la que va acostado sobre el animal o acompañado de un especialista, o de forma independiente. Pero en toda circunstancia el contacto es directo, e incluye rituales de saludo y agradecimiento al caballo.

Sesiones de equinoterapia en Vargas

La práctica puede llevar al joven discapacitado a niveles avanzados de competición olímpica.

En algunos casos, la práctica puede llevar al joven a niveles avanzados de competición olímpica, en las modalidades paraecuestre (para niños con discapacidad motora) o paralímpica (con discapacidad cognitiva).

"Amputaciones o parálisis cerebral son condiciones que no son limitantes. Se trata de las ganas que ellos tengan de aprender", dice Graterol.

"Yo estaba entusiasmada, porque conozco a un niño, el hijo de una prima mía, que no caminaba, y con la equinoterapia comenzó a dar pasos y con el tiempo anda solo", cuenta Aracelis Colmenares, que acudió con su hijo por primera vez a una sesión con los caballos.

Mientras, otras madres emocionadas esperan en una esquina ver pasar a sus noveles y flamantes jinetes con el aplauso en la punta de los dedos, al tiempo que piden apoyo oficial para este tipo de iniciativa.

Integración comunitaria

Bajo la sombra de un potrero, "Revolucionario", el más joven de los 16 ejemplares al servicio de la policía municipal, relincha pidiéndole a los niños una zanahoria. Un oficial uniformado distribuye el vegetal naranja y orienta a los emocionados pequeños sobre la mejor manera de ofrecer el manjar sin exponerse a un mordisco.

Los policías son la otra mitad del proyecto, convertidos en terapeutas ad hoc, tras 80 horas de entrenamiento especializado.

"A la Brigada venían madres que se nos presentaban con niños que tenían discapacidades. Fuimos a Fuerte Tiuna y nos organizamos", señala el comisario Alirio Pérez, jefe de la división montada.

"Tenemos los caballos y el terreno. Estamos en conversaciones para mejorar la infraestructura. Tenemos una motivación y entusiasmo muy especiales para llevar adelante este trabajo", añade.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.