Mundial 2010: ¡ojo con los africanos!

El año 2010 marcará la primera vez que un país africano será sede del Campeonato Mundial de Fútbol, la cita más importante del deporte a realizarse en el continente más pobre y subdesarrollado.

Image caption Los seis países africanos que competirán cuentan con una ventaja que ninguna de las selecciones que llegan como favoritas tendrá: el apoyo de todo un continente.

Luego de 80 años de historia, en los que Brasil, Italia, Alemania, Uruguay, Inglaterra, Argentina y Francia han sido los ganadores excluyentes de los mundiales, cabe preguntarse si esta vez Sudáfrica será el trampolín para que Camerún, Costa de Marfil, Nigeria, Argelia, Ghana o Sudáfrica se alce con la codiciada estatuilla de oro.

Para el ex delantero sudafricano Shaun Bartlett, "ganar la Copa del Mundo sería uno de los momentos de mayor orgullo para ese país y para nuestro continente en su totalidad.

"Cada nación africana tiene sus problemas internos, pero el fútbol puede hacer maravillas en los pueblos y naciones, porque es un incentivo enorme", le dijo Bartlett a la BBC.

Nadie dice que vaya a suceder, pero la marejada de opiniones que han aparecido sugieren que Sudáfrica 2010 es la mejor oportunidad que se le haya presentado a los equipos clasificados del continente, como observa el periodista deportivo de la BBC David Ornstein.

El mismo Pelé, la leyenda brasileña del fútbol, predijo en 1977 que un país africano vería el triunfo hacia fines del siglo XX, y cree sinceramente que esto puede cumplirse en 2010.

Arengando por África

Los seis países africanos que competirán cuentan con una ventaja que ninguna de las selecciones que llegan como favoritas -las campeonas más España y Holanda- tendrá: el apoyo de todo un continente.

Como dijo el ex capitán de Nigeria Sunday Oliseh: "La idea de que uno de los nuestros gane la Copa del Mundo no está tan lejana (...) Cuando Nigeria participó en las Olimpíadas de 1996 (en Atlanta), nosotros no estábamos jugando como nigerianos, sino como africanos, porque teníamos a cada país de África apoyándonos.

"Tenemos esta ventaja psicológica y, si una nación africana llega a las semifinales en 2010, yo no querría estar en el equipo que le juegue en contra", agregó.

Si se observan las estadísticas, todos los campeones -excepto cinco- salieron de países del mismo continente del país anfitrión.

Incluso, casi no hay dudas de que el hecho de ser anfitrión ayudó a Corea del Sur a llegar a las semifinales en 2002.

Progreso

Más allá del localismo, el optimismo aumenta si se tiene en consideración que en términos de número, calidad y experiencia, éste es el grupo de seleccionados africanos más fuerte que competirá en un mundial.

Image caption Costa de Marfil es tal vez el equipo africano con jugadores más talentosos.

Camerún, Costa de Marfil, Nigeria, Argelia y Ghana conforman un quinteto de temer, mientras que Sudáfrica estará desesperado por no hacer un papelón en su propia casa.

Costa de Marfil tiene, tal vez, los jugadores más talentosos con Didier Drogba a la cabeza; pero mucho se espera también de Ghana luego de su debut impresionante en 2006, y de Camerún, por su récord de llegar seis veces a las finales en copas africanas, además de estar ahora revitalizado bajo la conducción de Paul Le Guen.

Mientras que Nigeria, Algeria y Sudáfrica -los únicos del continente en ser cabeza de serie-, si bien menos poderosos, son igualmente capaces de llegar a las fases definitorias.

Los equipos africanos han ido ganando presencia en los mundiales desde que Zaire participó en Alemania 1974, y peso, con Camerún llegando a las semifinales en Italia 1990 y Senegal en Corea del Sur-Japón en 2002.

Además, sus equipos han crecido en madurez, experiencia y táctica.

Pero, por sobre todo, los jugadores tienen desde hace varios años la posibilidad de estar en equipos de alta competición en Europa, donde juegan todas las semanas.

Muchos de ellos se consagran en los torneos locales, como Samuel Eto'o y Yaya Toure que ganaron la Liga de Campeones con el FC Barcelona, y Drogba y Michael Essien que alcanzaron la anterior final con el Chelsea de Londres.

Contras

¿La debilidad?

Los arqueros. Según el ex delantero sudafricano Shaun Bartlett, a veces son "catastróficos" y tienden "a recibir goles al final del partido porque no pueden concentrarse los 90 minutos".

Además, como observó en su momento el ex director técnico de la selección argentina campeona en México '86, Carlos Bilardo, en África los niños juegan en las calles pero sin arcos, lo que explica un poco la falta de oficio de los arqueros y los pocos goles que convierten los equipos africanos.

Otro punto a considerar es la altura de Johannesburgo, una de las ciudades anfitrionas, que está a 1.700 metros sobre el nivel del mar, factor que podría favorecer a los africanos.

Sin embargo, ésta será la primera copa que se juega en invierno desde Argentina 1978, por lo que las frías temperaturas no serían un punto a favor, y contrastarían con el clima caluroso y tropical de Angola durante la Copa de Naciones.

Esto aumenta la necesidad de una buena organización, algo de lo que han carecido los equipos africanos.

Por ejemplo, a Camerún le tomó dos días en llegar a su base en 2002 y fue el útlimo equipo en arribar a Corea del Sur.

Bartlett agregó que también habrá uno o dos equipos peleando por dinero justo cuando comience el torneo. "La organización es un problema enorme", acotó.

Hasta ahora, las naciones africanas han intentado ir más allá de sus fuerzas y su progreso ha sido obstaculizado por la pobreza y la falta de recursos.

Por lo que Sudáfrica 2010 es la gran prueba a sortear para ver si pueden entrar en la historia de los grandes equipos de fútbol.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.