Católicos y ortodoxos, juntos en Galilea

El Papa Benedicto XVI con el Patriarca Ortodoxo Theofilos
Image caption Los católicos celebran la Navidad el 25 de diciembre, y los ortodoxos el 7 de enero.

Por primera vez, casi todos los árabes cristianos de Galilea -tanto los católicos como los ortodoxos- celebran juntos.

A pesar del pequeño tamaño de su comunidad (hay sólo 140.000 en Israel, de una población de más de 7 millones), los cristianos de Tierra Santa están sumamente divididos en distintas denominaciones y sub-grupos.

Pero esta Navidad están dando un paso hacia una mayor unidad: los ortodoxos, en lugar de esperar, como siempre, al 7 de enero, también lo celebrarán este 25 de diciembre.

Lo que no se une-y nadie se lo plantea siquiera- es el rito y la liturgia. Cada uno, aunque en la misma fecha, rezará en su Iglesia.

“A cambio” de ello, se pide a los católicos celebrar la Pascua con los ortodoxos, aunque este año y el próximo, en forma natural, las fechas coinciden.

Aprendiendo de las aldeas

En realidad, la práctica comenzó hace muchos años en aldeas pequeñas de la zona, en las que hay también habitantes cristianos.

Se dio primero en Kfar Kana, luego en sitios como Rama y Reine.

Sin embargo, esta vez se sumaron grandes ciudades como Haifa y Shfaram, y otras aldeas como Kfar Yasif, con lo cual la mayoría -aunque no todos- de la población cristiana de la zona, estará unida en la fecha.

El cambio no es producto de una orden de la jerarquía eclesiástica, sino muy por el contrario, consecuencia de presiones “de abajo”, de las propias comunidades. A veces, chocan inclusive por ello con el clero.

Posturas oficiales

Image caption La greco-católica es la mayor comunidad cristiana de Israel.

El arzobispo Elias Chacour, jefe de la mayor comunidad cristiana de Israel, la greco-católica, está categóricamente a favor.

“La posición de nuestra Iglesia es que oramos todos los días por la unidad de los cristianos y quisiéramos celebrar juntos todas las fiestas religiosas”, le dijo a BBC Mundo.

“Autorizamos a nuestros párrocos a festejar con la iglesia ortodoxa, siempre y cuando ellos lo deseen. Si ellos no están dispuestos, los respetamos, y oraremos por una mayor apertura”.

El centro de los greco-católicos está en Haifa y la ciudad se ha sumado a la iniciativa lanzada por las comunidades mismas en el terreno.

Del lado ortodoxo griego -la segunda comunidad en importancia numérica en Israel– la respuesta no parece tan clara.

De hecho sí suena a tajante, cuando BBC Mundo consulta personalmente a su máxima autoridad, el patriarca Theófilos, quien habla de “algo unilateral de gente que está causando problemas en el terreno” y aclara que “yo celebraré Navidad el 7 de enero, como siempre”.

Confusión

Pero la confusión surge al hablar con los demás.

Yusuf Khoury , que encabeza el liderazgo de la comunidad ortodoxa griega en Haifa, afirma que el patriarca Theófilos “hace la vista gorda”.

“Tiene muchos problemas... Nos permitió celebrar desde un punto de vista comunitario, pero pidió que el 7 de enero también haya una misa”, dijo.

De todos modos, Khoury tiene claro: .

Al comentarles a los católicos de rito latino lo que dijo el patriarca Theófilos, la respuesta fue inequívoca.

“Si realmente mandó esa carta, no creo que los párrocos la hayan leído”, nos dijo Wadie Abu Nassar, una de las figuras más conocidas de los católicos de Galilea, que en el pasado fue portavoz del Patriarca Latino de Jerusalem.

“El patriarca dice que se opone, pero no se atreverá a decírselo a los fieles. Los clérigos pueden decir lo que quieran, pero los fieles cristianos, que se sienten una minoría dentro de una minoría, sienten que es ridículo que cada uno celebre en otra fecha”, añadió.

Los tiempos cambian

La realidad en el terreno parece mucho más fuerte que las divisiones originadas en discusiones teológicas y políticas.

Años atrás, no había familias “mixtas”. “Los católicos jamás se casaban con ortodoxos”, recordó Wadie Abu Nassar.

"Pero eso ya no es así, en absoluto, y hay muchas familias mezcladas”, agregó.

El jefe de la comunidad ortodoxa griega en la aldea Reine, Farah Faranse, dijo: "Yo soy ortodoxo, pero mis hijos están casados con católicas...¿Por qué no festejar todos juntos?”.

Cuenta orgulloso que él tuvo la idea, hace casi 20 años, de comenzar a celebrar unidos.

“Nuestras fechas separadas hasta causaban confusión entre los musulmanes, que nos preguntaban si acaso no tenemos claro cuándo nació Jesús”, explicó.

Más accesible

Su vecino, el padre Elias Odeh, párroco católico de Reine, también está feliz de poder hablar de su aldea como una de las pioneras en la celebración conjunta.

“En Nochebuena, nos reunimos todos en un lado, para recibir los saludos de la gente, aunque luego, cada uno va a orar en su iglesia”.

El lugar elegido es la iglesia católica del lugar “simplemente porque es más accesible para gente mayor, menos escaleras y menos distancia para caminar”.

Nazaret no se suma

Lo que empaña en cierta medida el logro de católicos y ortodoxos, es el hecho que justamente Nazaret, queda fuera.

“El problema es que a Nazaret, así como al Santo Sepulcro en Jerusalén y a la Basílica de la Natividad en Belén, llegan peregrinos del mundo entero”, le explica a la BBC el padre Amjad.

“Y no se puede , cuando llegan los ortodoxos de Rusia u otros países para el 7 de enero decirles que perdonen, que ya se festejó el 25 de diciembre”.

Contenido relacionado